Cómo hacer una pipa de agua a gravedad

La pipa de gravedad (también conocida como pipa de balde) es una excelente forma de llevar tabaco o cualquier humo hacia tus pulmones. Puede parecer difícil al principio, pero es muy sencillo de hacer en verdad. Estos pasos te mostrarán dos métodos para poder hacer variantes de la misma pipa, las cuales pueden hacerse utilizando una serie de materiales muy básicos.

La cascada de vacío (no precisa balde)

  1. Consigue una botella de plástico. Una botella de alguna bebida no alcohólica de 2 litros es ideal. Sírvele a todos los que estén contigo un buen vaso con soda, te lo agradecerán luego cuando tengan la boca seca, y vas a precisar que la botella esté vacía.
    • Por el nuevo diseño de la botella de Coca, la tapa es más difícil de utilizar ya que es mas dura. Si vas a utilizar una botella de Coca, trata de conseguir una tapa diferente.
  2. Haz un agujero en la botella. Puedes utilizar un taladro o simplemente acerca tu encendedor al plástico (a un lado, cerca de la base). Cuando el plástico se ablande, clávale la tijera para hacer un hoyo. Gira las tijeras 360 grados para agrandar el hoyo.
    • Que el agujero tenga el tamaño preciso para que puedas taparlo con el dedo pulgar. Si es demasiado chico el flujo de aire que entre será muy pequeño; y si es demasiado grande como para taparlo con tu dedo índice, consigue una botella nueva.
      • Como alternativa, también puedes utilizar una botella de vidrio. Para ello deberás utilizar un taladro con una mecha para vidrio, pero la idea es la misma.
  3. Haz un agujero en la tapa de la botella. Utiliza el encendedor para ablandar el plástico, si lo precisas. Cuando ya hayas hecho el agujero, gira las tijeras para agrandarlo.
    • Un pequeño cuchillo de pesca es lo mejor porque, generalmente, porque puedes clavarlo a través de la tapa hasta que haga tope con la mesa, el tajo que hace tiene el diámetro perfecto para nuestros fines. Cuando ya lo hayas clavado, lentamente pero con firmeza haz girar el cuchillo para darle forma circular. De todos modos, las tijeras o el taladro también sirven.
  4. Haz el recipiente. Hay varias formas de hacerlo: con papel aluminio o con lata de aluminio.
    • Método con papel aluminio: recorta un pequeño trozo cuadrado de aluminio y ubícalo sobre la tapa de la botella.
      • Empújalo hacia abajo con tu dedo para que se abolle sobre el agujero que acabas de hacer.
      • Arruga el papel de aluminio sobre los bordes de la tapa para que se agarre con firmeza.
      • Finalmente, con una aguja hazle pequeñas perforaciones en la parte del agujero de la tapa. Que sean suficientemente pequeños como para que no se caiga lo que pongas para quemar.
    • Método con lata de aluminio: con cuidado recorta una pieza rectangular de una lata de aluminio. Probablemente sea mejor si la lata está vacía cuando lo haces.
      • Dobla el rectángulo en forma de embudo. Que la boca superior del embudo sea lo suficientemente grande como para poner el tabaco, y la boca inferior lo suficientemente pequeña como para que no caiga ni un poco.
      • Inserta el embudo en la tapa de la botella. La tapa tiene que estar más o menos a la mitad del embudo, para que la parte superior se pueda utilizar cómodamente y la parte inferior entre en la botella cuando vuelvas a colocar la tapa.
      • Con algún pegamento fija el embudo a la tapa y asegúrate de que esté bien sellado.
  5. Cubre el hoyo en la base de la botella con tu pulgar. Asegúrate de que este bien tapado y llena la botella con agua.
    • Llena el embudo con tabaco y enrosca la tapa a la botella.
    • Enciende el tabaco en el cuenco y quita tu dedo del agujero de la base. Mientras el agua sale, el vacío succionará aire a través del tabaco, hacia la botella llenándola de humo.
    • Cuando el agua haya salido completamente, desenrosca la tapa e inhala.
    • Si tienes un embudo y un recipiente para recuperar el agua, puedes reciclar el agua tantas veces como quieras (puedes hacer un embudo utilizando una lata de soda de la misma forma que se describe mas arriba, pero más grande). Este es un método muy portátil y bueno para usar en cualquier lado donde normalmente fumarías.

La pipa de balde

  1. Córtale la base a la botella de plástico. Deberás usar una de 2 litros o más, siendo las de 3 litros las mejores.
    • Vacíala. Fíjate bien en el contorno de la botella antes de cortar. Suele haber un anillo cerca de la base, a unos 5 dedos de distancia. Es una excelente guía.
  2. Hazle un agujero en la tapa. Con una mecha de taladro de 3/8, haz un hoyo en el centro de la tapa de plástico. Si no tienes acceso a un taladro, puedes calentar el plástico con un encendedor para que se ablande y luego empujar con un pequeño tubo de metal para hacer una válvula de aire.
  3. Haz un cuenco. Utilizando un tubo de una llave de tubo, el cuenco de otra pipa de agua, o un embudo como el que se describe en el método de cascada para hacer tu cuenco.
  4. Consigue un balde. Es preferible que el balde sea lo suficientemente grande como para sumergir completamente el contenedor. Un balde de 10 litros es perfecto.
    • Llénalo con agua. Coloca el recipiente sin la tapa en el agua. La punta del contenedor debe quedar a una o dos pulgadas sobre la superficie del agua.
    • Carga el cuenco con la sustancia a fumar y luego enrosca la tapa. Asegúrate de poner el recipiente en el agua antes de enroscar la tapa, porque sino la hierva en el cuenco saldrá volando.
  5. Enciende la hierba. Mientras la enciendes, quita la botella del agua lentamente. La cámara se llenará de humo.
    • Una vez que el recipiente esté casi lleno y antes que la base salga del agua, prepárate: ¡exhala!
  6. ¡Ahora si! Desenrosca la tapa y ubica tu boca en la punta del recipiente y, sin inhalar, empuja la botella hacia abajo hasta tocar el fondo del balde. Esto forzará al humo a entrar en tus pulmones sin inhalar. Cuando la botella llegue al fondo, inhala el resto del humo y quita tu boca antes que el agua llegue a la punta del recipiente, cerca de tu boca.
    • Si inhalas mientras empujas la botella hacia abajo, es posible que no puedas ingresar todo el humo en tu cuerpo.

Consejos

  • Si empujas el recipiente hacia abajo mientras inhalas, el humo será empujado adentro tuyo, ingresando mucha mas cantidad.
  • Este diseño puede modificarse fácilmente para que el agua pueda usarse como filtro. Con un tubo de metal o algo parecido que pueda ajustarse desde el fondo del cuenco y que llegue hasta unos 5 cm de la base del recipiente. Esto también modificará la técnica para quitar el recipiente del agua, ya que la succión comenzará una vez que lo hayas levantado algunos centímetros, y el humo comenzará a hacer burbujas y a llenar la cámara. El humo será mucho más suave, fresco y disfrutable.
  • Se puede agregar hielo al agua para enfriar todavía más.
  • Una botella de refresco de 2 litros y una jarra de 1 galón son buenos instrumentos, ya que la botella entra perfecto en la jarra.
  • También se le puede realizar otro agujero a la botella por el cual succionar el humo restante una vez que hayas empujado la botella.

Advertencias

  • El papel de aluminio y la lata de aluminio es extremadamente insalubre y dañinos para tus pulmones. Un cuenco de metal o de vidrio es mucho mas saludable.
  • Sólo los mayores de 18 años pueden fumar.

Cosas que necesitarás

Método de cascada (no precisa balde)

  • Una botella de plástico (una de vidrio también sirve)
  • Un encendedor
  • Tijeras
  • Papel o lata de aluminio
  • Una aguja
  • Agua
  • Opcional: pegamento

Método de pipa de balde

  • Un balde o botella grande con la punta cortada.
  • Una botella más pequeña con tapa
  • Papel o lata de aluminio, o un cuenco de metal de otra pipa.
  • Agua
  • Encendedor o cerillos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página