Cómo construir un sitio web de comercio electrónico

En la era de Internet, el comercio electrónico está atrayendo a cada vez más clientes. Tener una tienda en línea se está convirtiendo en una parte crucial de cualquier plan de negocios, pero iniciar una puede parecer una tarea monumental. Este artículo te ofrece algunos pasos sencillos para poner en marcha tu tienda electrónica y que funcione en muy poco tiempo.

Pasos

  1. Decide qué vas a vender. Tienes que considerar una gama reducida de productos para capturar un nicho del mercado, pero no tanto como para que te resulte difícil encontrar clientes. Por ejemplo, si piensas vender libros, los raros y usados podrían ser una mejor opción. Por otro lado, si vendes solo historias de fantasmas mongoles del siglo XVII probablemente no llegarás demasiado lejos. Si realmente quieres una tienda en línea, probablemente pasarás mucho tiempo construyendo y organizando tu sitio web y especialmente promoviéndolo, así que elige algo en lo que estés interesado.
  2. Decide qué tipo de tienda necesitas. Debes decidir qué tipo de tienda requieres. Hay innumerables opciones entre las cuales escoger, así que antes de elegir una deberías tomarte un tiempo para decidir exactamente qué características quieres o no quieres en una tienda en línea. Hay tres tipos principales de sitios entre los que puedes escoger, estos son los siguientes:
    • Si buscas algo que requiera de poco mantenimiento y no quieres lidiar con el problema de abastecer y enviar tu propio inventario, hay muchos sitios web, como aStores de Amazon, que te permiten hacer una tienda web más especializada para vender sus productos por una comisión.
    • Si quieres entregar tu propio inventario y estás dispuesto a pagar una tarifa mensual, la opción más popular es Yahoo! Merchant Solutions. Tiene una gran cantidad de opciones y la tarifa más baja es de alrededor de $ 40 dólares al mes, más un costo inicial por apertura de $ 50 dólares y tarifas por transacción de alrededor del 1,5%. Si vas a pagar una tarifa mensual, asegúrate de investigar bien antes. Constata que el sitio sea fácil de usar y organizar, porque si más adelante decides que quieres mudar tu tienda, habrás perdido ese dinero. Además, cuando escojas un sitio con una tarifa por transacción, considera tus márgenes de ganancia, ya que estos servicios están basados en el precio total del artículo, no en tu ganancia neta.
    • Si deseas abastecer tu propio inventario y no quieres pagar una tarifa mensual, o prefieres tener algo de experiencia antes de comprometerte con un programa mensual, busca un sitio que sea 100% gratuito (es decir sin tarifas mensuales, por transacción o cargos ocultos) y que tenga opciones de ampliación. De esta manera, podrás crear e iniciar tu tienda, ganar algo de dinero y acostumbrarte al sitio antes de decidir si quieres o no pagar por opciones extras. Es una situación gana-gana, porque si decides que no quieres pagar, no tienes que hacerlo, y si decides que necesitas las opciones extras no tendrás que pasar por el gran dolor de cabeza que significa mudar tu tienda. Miiduu.com es un ejemplo de este tipo de sitios, ya que es completamente gratis para las tiendas estándar y las tiendas pro tienen un costo de alrededor de $ 30 dólares. La tienda estándar ofrece una gran variedad de características y es muy amistosa con el usuario, por lo que es una gran opción de inicio en el mundo del comercio electrónico.
  3. Construye tu tienda. Aquí comienza el trabajo. Tendrás que reunir todos los detalles, sentarte y subir toda la información necesaria. Todos los sitios mencionados en los pasos anteriores son fáciles de usar y no requieren demasiado conocimiento tecnológico. Antes que nada, sube todos los productos, opciones de pago, opciones de envío, impuestos aplicables, etc. Revisa toda la información varias veces, considera que no importa lo bien que se vea tu sitio si los clientes no pueden usarlo. Dicho lo anterior, también es extremadamente importante la apariencia de tu sitio. Obviamente, tendrás que asegurarte de que sea profesional y estéticamente agradable, pero también querrás constatar que sea sencillo navegar y que los clientes puedan encontrar los productos. Debes organizar todos tus productos en categorías y subcategorías intuitivas. Si tu sitio de hospedaje tiene opciones de "productos destacados" o "productos más vendidos", también tendrás que configurarlas. Durante el periodo de configuración, deberás visitar la página principal de tu tienda a menudo e intentar navegar por el sitio frecuentemente; también te resultará útil pedirles a tus amigos y familiares que lo usen a fin de detectar problemas en tu diseño o proceso de compra.
  4. Promueve tu tienda. Hay muchas tiendas en Internet, así que asegúrate de promover, promover, promover. Una tienda en línea no es como una tienda física, por donde pasará la gente en su camino a hacer otras cosas aun cuando no te estés promocionando. Tendrás que asegurarte de usar muchas palabras claves en los textos de tu tienda y de crear vínculos de retroceso (enlaces a tu tienda desde otros sitios) a fin de aumentar el tráfico y ascender en los puestos de los motores de búsqueda. Primero debes investigar palabras claves buscándolas en Google o Yahoo! o en el motor de búsqueda de tu preferencia, para revisar la popularidad de cada una de ellas. Si la palabra obtiene un millón de resultados en 25 segundos, te resultará muy difícil ascender en la posición de resultados y lograr que tu tienda se vea. Al mismo tiempo, si obtienes 4 resultados, lo más probable es que no logres demasiadas ventas con ella, así que lo mejor será que escojas palabras claves intermedias. Una vez que las elijas, ¡asegúrate de usarlas! Bloguear es una gran manera de lograrlo, especialmente si publicas comentarios relevantes e interesantes y no solo publicidad. Por ejemplo, si tienes una tienda de libros raros y usados, podrías tener un blog en el que hables de pasajes, fragmentos o artículos interesantes sobre los libros, todo con enlaces a tu tienda. Asegúrate de usar las palabras claves que elegiste con frecuencia en tu blog. También querrás tener tantos suscriptores como te sea posible e intentar que la mayor cantidad de personas regrese a tu sitio.
  5. Dale mantenimiento a tu sitio web. ¡Ahora que tu tienda está bien configurada y tiene un flujo constante de clientes, asegúrate de darle mantenimiento! Quieres que los clientes sigan regresando, así que actualiza tu inventario y productos destacados con regularidad. También querrás actualizar tus palabras claves para hacerlas más efectivas. A fin de hacerlo, inscríbete en un servicio como Google Analytics, así podrás ver qué buscó la gente para llegar a tu sitio web. ¡A partir de ese momento podrás ver cuáles palabras claves están funcionando y cuáles no y modificarlas de acuerdo a eso!

Advertencias

  • Cuando elijas un sitio de hospedaje, asegúrate de leer la letra pequeña, para saber exactamente cuánto te cobrarán (si aplica) y qué está incluido en el precio, así evitarás pagar tarifas ocultas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página