Cómo afeitarse con acondicionador

Como el acondicionador está elaborado para suavizar el cabello, es un elemento que puede servir perfectamente como reemplazo de la crema de afeitar. Ya sea que te hayas quedado sin crema de afeitar o simplemente prefieras la sensación sedosa del acondicionador, ¡intenta afeitarte con él!

Hidratar el área que vas a afeitar

  1. Lava el área que vas a afeitar. Elimina todas las impurezas y suciedad que obstruyan tu afeitadora o ve la forma de no cortarte cuando te afeites.
  2. Hidrata tus vellos. Dúchate antes de afeitarte para asegurarte de tener suficiente tiempo para que tus vellos absorban el agua. De lo contrario, enjuaga el área que vas a afeitar y ponte una toalla húmeda y tibia por unos minutos, permitiéndole a tus vellos mojarse y debilitarse.
  3. Aplícate el acondicionador. Usa suficiente para cubrir toda el área que vas a afeitar. Para los vellos más gruesos, aplícate más en la medida en que sea necesario. Asegúrate de que las raíces absorban tanto como el resto de los vellos. Dale a tus vellos uno o dos minutos para absorberlo.
    • Averigua. El acondicionador sirve como un reemplazo adecuado de los productos de afeitar en caso de que sea necesario. Sin embargo, como no ha sido elaborado para este uso específico, es posible que no haya sido comprobado. Para el uso a largo plazo, compra para comparar productos. Revisa las etiquetas para ver cualquier advertencia, recomendación o ingredientes de señal de alerta como el lauril sulfato de sodio, que deshidrata la piel y elimina los aceites naturales. Para que estés más tranquilo, usa un producto sin toxinas hecho con ingredientes de hierbas naturales.
  4. Enjuágate las manos por completo. Elimina todo rastro de acondicionador. Asegúrate de agarrar fuerte y con firmeza tu afeitadora.

Afeitarte

  1. Selecciona la afeitadora adecuada. Usa una afeitadora de cinco hojas para disminuir la irritación. Revisa las hojas para ver si hay alguna mella o parte poco filuda. Cambia las hojas en caso de que sea necesario para asegurarte de conseguir un afeitado más liso. Enjuaga tu afeitadora con agua caliente para lubricar las hojas y eliminar cualquier impureza, suciedad o vello de las afeitadas anteriores .
    • Para el vello más grueso, usa la afeitadora de un hombre, que está elaborada específicamente para el vello grueso.
  2. Empieza con la parte más fácil de afeitar. No obstruyas tu afeitadora desde el inicio. Empieza en el lugar en el que tus vellos sean más delgados. Guarda las partes más gruesas para el final, lo cual les dará más tiempo a tus vellos para que absorban el acondicionador.
  3. Sigue la dirección del vello. Aféitate siguiendo la dirección del crecimiento del vello. Evita los cortes y los vellos encarnados que más probablemente ocurran cuando te afeitas en dirección opuesta al crecimiento del vello.
  4. Mantén tus afeitadas cortas. Aféitate solo un tramo corto por vez para no obstruir tu afeitadora. Enjuaga las hojas después de cada afeitada para eliminar los vellos, acondicionador y suciedad.
  5. Presiona ligeramente. No presiones la afeitadora fuerte en tu piel ni vellos, ya que te irritarás más y será más probable que te salgan bultos causados por el afeitado. Cambia las hojas si no puedes afeitarte sin presionar fuerte, ya que es probable que las hojas estén muy desgastadas.
  6. Aplícate más acondicionador en la medida de lo necesario. Cuando estés acercándote al final, agrega más acondicionador al vello más grueso si ya no queda mucho de la primera aplicación. Dale a tus vellos un minuto para absorber la nueva aplicación.

Enjuagarte y limpiarte

  1. Enjuaga la afeitadora cuando termines. Elimina todos los rastros de vellos y acondicionador. Sacude el exceso de agua agitando la afeitadora. Deja que se seque al aire libre colocándola boca arriba para que no repose en el agua que haya quedado abajo.
    • Si te afeitaste en la ducha, saca la afeitadora y déjala en un lugar en el que se quede seca hasta tu siguiente afeitada, ya que el agua desgasta las hojas con el paso del tiempo.
  2. Límpiate la piel. Enjuágate con agua tibia, eliminando todos los rastros del afeitado. Lávate con una espuma limpiadora facial o un jabón líquido corporal, de preferencia uno con aceite del árbol de té y hamamelis, que ayudarán a aliviar y curar la piel.
  3. Enjuágate. Usa agua tibia, ya que cerrará tus poros. Después, sécate con palmaditas con una toalla limpia y aplícate una loción o acondicionador después del afeitado.

Consejos

  • Usa otra afeitadora antes de que se desgaste. Usar una afeitadora nueva y afilada te brinda un afeitado más al ras y te asegura de no presionar demasiado tu piel para compensar en exceso a una afeitadora desgastada.
  • Si el área que vas a afeitar tiene vellos muy gruesos, aplícate acondicionador de antemano y deja que repose por 10 o más minutos.
  • Considera usar una afeitadora eléctrica con un dispensador de gel incorporado si tu piel se sigue irritando.
  • No te exfolies las piernas, ya que la piel de las piernas se exfolia cuando te afeitas.

Advertencias

  • No es necesario que uses acondicionadores de alta calidad para afeitarte; sin embargo, es más probable que los acondicionadores baratos contengan químicos más fuertes. Como el afeitado también elimina capas de piel además de vellos, utiliza productos de hierbas naturales para un uso más prolongado.

Cosas que necesitarás

  • acondicionador de cabello
  • afeitadora de varias hojas
  • loción
  • toalla
  • agua
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página