Cómo perforarte el labio tú mismo

Si vas a hacerlo tú mismo, es recomendable que primero aprendas a hacerlo. Aquí tienes algunos pasos que te ayudarán.

Pasos

  1. Usa el equipo apropiado. Sobre todo la aguja con la que te vas a perforar. Se pueden usar agujas de coser o agujas profesionales, pero asegúrate de limpiarlas bien.
  2. Limpia tu aguja. Es una parte muy importante. No sabes dónde ha estado esa aguja. Si es una aguja profesional embalada, seguramente ya haya sido limpiada así que no te preocupes por ella. El mejor método de limpieza para una aguja es hervirla en agua durante unos 10 minutos.
    • Asegúrate de limpiar también la joya que vayas a ponerte después. Aunque hayan tratado con cuidado el material antes de embalarlo, nunca se sabe. Hay que tener precauciones extra con estas cosas.
  3. Prepara el labio para ser perforado. Seca el interior de tu labio con una tela o pañuelo para no resbalarte. Primero haz una marca por donde quieras hacer el agujero para saber dónde poner la aguja. Asegúrate de que la habitación esté muy limpia y ten las herramientas al alcance de tu mano.
  4. Ponte guantes. Con los guantes puestos asegúrate de no tocar nada que no sea la aguja.
  5. Comienza desde el interior del labio. Ir a través del músculo interior es más fácil que intentar penetrar la piel desde fuera. Si te perforas desde fuera te harás más daño. Agarra el labio y asegúrate de atravesar al menos la mitad con el primer empujón. Ten en cuenta el ángulo de la aguja. En lugar de empujar la aguja, empuja el labio hacia adentro. Puedes hacerlo poniendo un dedo en la parte de fuera. La presión te hará sentir menos dolor y facilitará la tarea.
  6. Continúa. Si estás usando una aguja profesional, solo tendrás que empujar el pendiente a través del agujero mientras la sacas. Si no es así, estate preparado. Cuando saques la aguja la piel se cerrará porque el agujero está fresco y te costará encontrarlo. No pierdas de vista el agujero desde la parte interior, y en cuanto saques la aguja, mete el pendiente cuanto antes. Puede que necesites varios intentos para esto. Ten cuidado, ya que si tardas más de diez minutos el agujero estará curándose y te costará. Dejar la aguja dentro un rato ayudará a crear un espacio para el pendiente.
  7. Ve a enseñar tu nuevo pendiente a tus amigos. Pero no pares aquí. Asegúrate de limpiar bien la herida y no te saques el pendiente a menos que sea absolutamente necesario (por tus padres, colegio, trabajo, etc.) No te lo quites solo por que te apetece, podrías sufrir una infección. 
  8. Por unas tres semanas tendrás una herida en tu labio por el pendiente. Eso es bueno y muestra que tu cuerpo se está curando. Si empiezas a tener pus verde o amarillo es una mala señal. Es un signo de infección y tendrás que acudir a un centro médico. No te quites el pendiente porque sino la infección quedará dentro de tu piel. Mantén tu labio limpio y evita beber alcohol, fumar e ir a la piscina por unas semanas. El tiempo de cura aproximado es de dos meses, pero la mayoría se curan en mes y medio.  
  9. Listo.

Consejos

  • La seguridad es lo primero. En este caso, si vas a perforarte tú mismo debes asegurarte de tener las herramientas adecuadas. Nunca utilices una aguja sin esterilizar o una pistola perforadora. Si no están esterilizados, estarán cubiertos de bacterias haciendo que sea muy probable que se te infecte la herida.
  • Aunque los piercings tradicionales son bastante seguros de hacer (oreja, nariz, labio, etc.), nunca debes dejar de tener cuidado. Los piercing de labio son los menos propensos a infectarse gracias a las defensas de tu boca, pero aun y todo sigue habiendo un riesgo.
  • Usa una luz potente cuando examines tu labio antes de perforarlo, para ver si hay alguna vena que pueda causar mucho sangrado, o simplemente examina tu boca para ver las venas.
  • El enjuague bucal puede ser doloroso con tu pendiente, si quieres usarlo quizá sea mejor que lo diluyas un poco con agua.
  • Limpiar tu piercing después de cada comida es una buena manera de prevenir las infecciones.
  • Deberías usar un pendiente de titanio o acero ortopédico. El plástico es poroso y podría aumentar la infección.
  • No uses hielo, endurecerá tu piel y lo hará más doloroso.

Advertencias

  • Las actividades que pueden tener riesgo sólo deberían hacerse por un adulto o un profesional.
  • Nunca dejes que un amigo te haga el agujero. Es mejor hacerlo tú mismo.
  • Lo mejor es ir a un centro estético si te lo puedes permitir.

Cosas que necesitarás

  • Una aguja
  • Un pendiente
  • Elementos de limpieza
  • Guantes de goma
  • Un trozo de tela para limpiarte
  • Alcohol
  • Agua para cocer la aguja
  • Algo para agarrarte en caso de sufrir dolor
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página