Cómo explorar cavernas

La exploración de cavernas es un pasatiempo fantástico para los aventureros que no le temen a los espacios estrechos, las alturas, la oscuridad ni a los insectos. Aunque la forma más segura de aprenderlo es ir con los espeleólogos expertos y prestar mucha atención a lo que ellos realizan para conservar la seguridad, aquí encontrarás algunas pautas para que te inicies en esta actividad.

Pasos

  1. Ve acompañado. Aun si posees la experiencia, siempre explora con al menos dos personas más. En una emergencia, si alguno de los miembros del equipo se lesionara, una persona se quedaría acompañando al herido y la otra buscaría ayuda.
    • Si vas a iniciarte, hazlo con una visita guiada por un profesional que ya haya estado en esa cueva. Si puedes explorar una caverna que tenga visitas guiadas periódicas y esté dentro de un parque nacional, mucho mejor (por ejemplo, el parque nacional las Cavernas Carlsbad en Nuevo México, EE.UU.).
  2. Equípate. No contar con el equipo necesario hará que tu experiencia sea terrible y en algunos casos, significaría la diferencia entre la vida y la muerte.
    • Utiliza un casco con linterna frontal. Usa baterías nuevas y empaca dos fuentes de iluminación extras (con baterías nuevas también). ¡La linterna del celular no cuenta!
    • Utiliza pantalón y manga larga. La mayoría de las cuevas son bastante frescas. Esto es importante, ya que si estás en una cueva estrecha, evitarás rasguños o cortes en la piel debido al filo de las rocas. Toma en cuenta que las cuevas algunas veces tienen mucho lodo y las manchas que este deja en la ropa son difíciles de quitar. Podrías considerar usar una vestimenta especial (algún tipo de prenda de protección, por ejemplo).
    • Si vas a estar en lugares estrechos (por ejemplo, donde necesitarás gatear, arrastrarte, etc.), utiliza rodilleras, coderas y unos guantes.
    • Usa zapatos cerrados con suela antideslizante.
    • Empaca alimentos, agua y un kit pequeño de primeros auxilios. Viaja tan ligero y seguro como puedas y lleva contigo un bolsón práctico.
  3. Mira hacia atrás. A veces las cuevas parecen diferentes desde una dirección opuesta, por eso muchos exploradores inexpertos se pierden, aun estando cerca de la entrada, porque no pueden reconocer el pasaje que recorrieron. Voltea a ver periódicamente y graba en tu mente la imagen del entorno para que no te pierdas cuando busques la salida. Si necesitas marcar tu camino, utiliza cinta adhesiva de color brillante (piezas pequeñas de cinta fluorescente) y quítalas cuando estés saliendo de la cueva.
    • No sigas las flechas que aparecen pintadas o grabadas en las paredes, porque por lo general están equivocada, además se considera vandalismo.
    • No lleves un cordel asumiendo que te guiará de regreso a la entrada. Si la cueva es lo bastante grande como para que uno se pierda, entonces cargar demasiado cordel sería una gran molestia.
  4. Explora bajo tu propio riesgo. Si deseas descubrir partes de la cueva que no han sido documentadas todavía, asegúrate de saber qué es lo que haces. Los espeleólogos expertos pueden detectar los cambios en la temperatura, el viento y en la geología del lugar para saber a lo que se acercan y aun así toman riesgos letales. El túnel nuevo que excavaste podría llevarte a una caída resbalosa de 30 metros (100 pies) o quitar el soporte de un grupo de piedras que esté sobre tu cabeza (probablemente tu cuerpo servirá como su nuevo cimiento).
  5. Deja la cueva tal y como la encontraste. No dejes ninguna señal de que estuviste allí. Tocar las estructuras naturales en algunas cuevas puede detener su desarrollo. Esta es una de las razones por las cuales se considera buena idea utilizar guantes. Deja únicamente tus pisadas y lleva contigo solo los recuerdos.

Consejos

  • En ocasiones, la exploración de cuevas se conoce también como “espeleología”. Cuando investigues sobre el tema, utiliza ambos términos para obtener mejores resultados.
  • Cada cueva es diferente. Investiga sobre tu cueva y descubre qué es lo que hacen los lugareños (y también lo que algunos lamentablemente no hicieron) para mantenerte a salvo cuando vayas a explorarla.
  • Si tienes un mapa de la cueva, llévalo contigo. Oriéntate frecuentemente y lleva una brújula.

Advertencias

  • No te quites el casco mientras estés en movimiento. No está en tu cabeza para aparentar que perteneces a las páginas de la revista National Geographic. Solo un nanosegundo de contacto entre tu cabeza y la roca significaría que te saquen a rastras de la cueva con una contusión.
    • No explores cuevas si te aterrorizan los insectos (especialmente las arañas), los espacios estrechos (¿no te gustan las resonancias magnéticas?, tampoco te gustará explorar cavernas), las alturas (es probable que necesites estar de pie sobre una saliente solo con una cuerda para sostenerte, trepar diminutas escaleras o sostenerte de una soga en la oscuridad) o la oscuridad.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página