Cómo dejar de romper promesas

Las promesas pueden ser confusas. Es muy fácil hacer una promesa, pero no es tan fácil mantenerla. No obstante, la persona a la que le has hecho la promesa confía en que mantengas tu palabra así que deberías hacerlo. Si tienes problemas a la hora de mantener tus promesas, no te preocupes más: te "prometemos" que este artículo te funcionará...

Pasos

  1. Piensa antes de hablar. Esto es una cosa difícil de hacer para mucha gente. Parece muy fácil pero es bastante complicado. A veces dices algo sin pensarlo seriamente y para cuando te quieres dar cuenta de que no deberías haberlo dicho, la persona a la que se lo has dicho se lo ha tomado enserio o confía en lo que has dicho. Para evitar esta situación e intentar evitar hacer promesas imposibles, no abras la boca si no lo has pensado dos veces.
  2. Piensa en la persona a la que estás hablando. Si la persona a la que estás hablando es vulnerable piensa con cuidado hacerle una promesa. La gente de este tipo tiende a tomarse las promesas muy a pecho y les dan muchas esperanzas. Sería una mala idea romper una promesa a este tipo de persona. Por otro lado, si la persona a la que le has hecho la promesa es emocionalmente fuerte e independiente, puedes relajarte un poco.
  3. Considera qué puedes hacer y qué no. A veces prometemos algo a alguien porque nos gustaría hacer algo por ellos, no porque realmente podamos. Piensa esto con mucho, mucho cuidado. Si prometes algo, asegúrate de que lo podrás cumplir sin problemas o sin opción a fracasar. Normalmente esto puede ser la mayor causa para las promesas rotas.
  4. Tómate las promesas en serio. Si has hecho una promesa, piensa en ella. Considera qué puedes hacer, cómo puedes conseguirlo y el impacto que tendrá en la gente. Este paso está ligado con el primero y es extremadamente importante. Si no te tomas tus promesas en serio, acabarás rompiéndolas y haciendo daño a otras personas.
  5. Haz un esfuerzo. Si la respuesta no te viene enseguida, no te des por vencido. Haz lo que puedas hacer para cumplir y mantener tu promesa. Esto te asegurará que mantengas las promesas y te ganes la confianza de los que te rodean. Puede que la solución no sea obvia, pero siempre está ahí.

Consejos

  • Nunca hagas una promesa que no puedas mantener.
  • Intenta no hacer muchas promesas a la vez porque puede que se comprometan unas con otras o se convierta en un problema.
  • Pon esfuerzo en tus promesas y no te des por vencido rápidamente.

Advertencias

  • Algunas promesas, no importa cuánto queramos cumplirlas, son imposibles. Es triste pero cierto.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página