Cómo ser comediante en vivo

Todos tenemos chistes que contar, y cada uno de nosotros tiene el potencial de ser el siguiente gran cómico con la correcta determinación y práctica.

Pasos

  1. Mantén un cuaderno siempre contigo. Toma notas de cualquier pensamiento divertido que se te ocurra o sucesos extraños que puedan hacer que te mueras de risa.
  2. Compra algún libro para aprender cómo escribir chistes, de lo contrario sonarás sin gracia.
  3. Entiende tu personalidad o actitud, ¿Cuál es tu intención cuando vas al escenario, vas serio o enojado? Deja que tu personalidad coincida con tu escritura.
  4. Trata de escribir algunos chistes. La mayoría de los buenos chistes vienen de la intersección de dos ideas no relacionadas, o de una observación que la mayoría de la gente no ve en los sucesos cotidianos.
  5. Escribe una pequeña rutina y realízala frente a un espejo, observa qué cosas te gustan cuando cuentas chistes y también las cosas que no te gustan. También puedes grabarte y observar  muletillas como “este” y “em”…
  6. Trabaja en privado y haz todo lo posible para que el material memorizado parezca espontáneo. Si usas una voz diferente al recitar un discurso memorizado, como cuando hablas en voz alta, trata de transformarlo en algo más coloquial.
  7. Escribe más chistes. Entre más escribas, todo será más fácil. Algunos días tendrás hasta cinco o seis chistes para escribir, y otros días solo tendrás uno. Debes de empezar a crear material de reserva.
  8. Encuentra un espectáculo cercano e inscríbete. Si puedes llama pronto para asegurar tu lugar, así no tendrás vuelta atrás. Toma el toro por los cuernos y hazlo.
  9. Finaliza tu rutina. Ejecútala unas cuantas veces; no debe ser muy larga: entre cinco y diez minutos. En tu primera vez, no te preocupes mucho por el tiempo. Cinco minutos es suficiente, y cuando el micrófono esté en tus manos, el tiempo ira más rápido de lo normal.
  10. Organiza una “red de seguridad social”. Llama a amigos que sabes que te apoyarán, y hazlos que vayan. De esta manera, inclusive si apestas, tendrás gente que se reirá de tus chistes.
  11. Ponte de pie. Deja el micrófono en el soporte si quieres, o tómalo. Es más recomendable tomarlo si es tu primera vez; la sensación del micrófono en la mano y la libertad de moverte mientras hablas te dará un poco más de control. Tómate tu tiempo, asegúrate de no hablar entre dientes ni muy rápido. Date a escuchar. Habla lo suficientemente alto para que aquellos en el fondo te puedan escuchar. Mantén el contacto visual con el público. Sonríe, pero no te rías de tus propios chistes. Prepárate para ovaciones e interrupciones.
  12. Nota cuándo terminar. Ya sea que hayas acabado tu rutina, o que acaban de hacer un largo aplauso por  tu  chiste, sabes que no puedes parar - ahora es el momento de agradecer al público por su atención y por el tiempo que se tomaron para conocer tu estilo. Tan simple como “ustedes han estado geniales gracias”, debe ser más que suficiente.
  13. Quédate a ver las otras rutinas. Tú ya has hecho lo tuyo, ahora ten la amabilidad de ver a los otros. Y más importante aún, existe la posibilidad de que otro cómico aparezca. Te darás cuenta que fuiste mejor que él (o ella), o puede que aprendas algo de él (o ella).
  14. Repite los pasos del 1 al12 (excepto el paso 2) hasta el infinito, si sientes que ser cómico es lo tuyo. ¡Buena suerte!

Consejos

  • Escribir chistes requiere práctica. Cuantos más chistes escribas, te volverás mejor al decirlos y al desarrollar tú propio estilo.
  • Mantén un “registro de chistes” en tu computadora. A veces es más rápido teclear un chiste que escribirlo.
  • No tengas miedo de explorar temas que sean un tabú para ti. Áreas que están fuera del alcance de los políticos están totalmente al alcance de los comediantes.
  • A veces comentar algo sobre un chiste que acabas de decir puede dar más risa que el propio chiste, pero usa esto con moderación.
  • Algunos reproductores de mp3 tienen grabadora de voz, y muchos no son costosos. Es más fácil grabar ideas sobre chistes mientras manejas. Y después reproducirlas y escribirlas cuando tengas tiempo.
  • A veces un chiste que puedes pensar que no es tan divertido, puede funcionar muy bien en el escenario; recuerda, la gente está lista para reírse de ti incluso antes de que digas algo.

Advertencias

  • La comedia es más apreciada en lugares donde la comedia no es algo raro. Espectáculos con temática de ficción y poesía por lo general no son muy bien aceptados.
  • Observa a las personas escribiendo mientras cuentas chistes. Pueden estar interesados en tu material, o puede que lo estén robando.
  • Puedes tener o no tener gracia.
  • No te rías de tus propios chistes.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página