Cómo perdonar a alguien sin usar la religión

Si no eres una persona religiosa, podría ser difícil que entiendas por qué debes perdonar a alguien que te haya lastimado. Es posible que supongas que perdonar a alguien es dejar que la persona se libre de su culpa. En realidad, el perdón se trata de librarte de tus cargas y de tomar la decisión de seguir adelante sin rencor en tu corazón. Aprende a perdonar a alguien sin usar los principios religiosos. Algún día, te alegrarás de haberlo hecho.

Aceptar tus sentimientos

  1. Reconoce cómo te sientes y permítete sentirlo. Cuando un ser querido nos defrauda, tratamos con frecuencia de reprimir las emociones que se provocan. Sentimos vergüenza de hacernos vulnerables. Quizás nos sentimos enojados con la otra persona por traicionarnos. Identifica la emoción que sientes y ten en cuenta que está bien sentirla.
    • Algunas investigaciones han demostrado que tener emociones negativas es tan saludable como tener emociones positivas cuando se trata de entender las complejidades de la vida.
    • Para aceptar tus emociones, respira lenta y profundamente. Inhala por la nariz y exhala por la boca mientras piensas en cómo te sientes. ¿Cómo llamarías a esta emoción? ¿Cómo se siente en tu cuerpo? Si tuvieras que pintarla, ¿cómo luciría el paisaje?
    • Otra forma de aceptar las emociones negativas es imaginar que flotan sobre tu cabeza como las nubes. Al igual que el clima, esto te recordará que los estados emocionales negativos también vienen y van. Este sentimiento desagradable no durará para siempre.
  2. Asume tu responsabilidad. Esto puede ser difícil de hacer, pero para poder seguir adelante, debes estar dispuesto a aceptar una parte de la responsabilidad por lo que sientes. Por supuesto, no le pediste a la persona que te lastimara ni que te traicionara, ni tampoco lo merecías. Sin embargo, eres responsable por la forma en que reaccionas ante las circunstancias. Cuando aceptas esa responsabilidad, también puedes aceptar el entendimiento de que puedes aprender la lección y seguir adelante.
  3. Esfuérzate por demostrar empatía. Todos los seres humanos cometen errores porque son seres imperfectos. Desarrollar empatía significa ponerte en los zapatos de la otra persona y reconocer su experiencia emocional de la situación. Hazte estas preguntas para esforzarte por demostrar empatía:
    • ¿Alguna vez has cometido un error que lastimó a alguien?
    • ¿Por qué crees que esta persona te lastimó? ¿Fue intencional o por accidente?
    • ¿Cómo podría sentirse esta persona por haberte lastimado?
    • ¿Te gustaría que alguien más te perdonara en una situación similar?
  4. Ten en cuenta lo que significa el perdón. Con frecuencia, las personas no se deciden a ofrecer su perdón porque no entienden a quién beneficia. Aunque la otra persona podría sentirse satisfecha porque la perdonaste, en realidad lo haces por ti. Se trata de cambiar el pensamiento de rencor por un pensamiento de buena voluntad hacia la otra persona. Estos son algunos otros mitos comunes sobre el perdón.
    • Perdonar significa que debo reparar la relación. Aunque sin duda podrías optar por reparar la relación, el perdón no requiere que lo hagas. Simplemente se trata de eliminar el anhelo de venganza o de mala voluntad de tu corazón en contra de la otra persona.
    • Perdonar significa que debo olvidar. No, para perdonar es necesario que reconozcas lo que pasó, midas las consecuencias y decidas la forma en que quieres seguir adelante. Sabrás que has perdonado cuando puedas pensar en lo que pasó y no sientas resentimiento.
    • Perdonar significa que estoy justificando la ofensa. Al perdonar a alguien, no demuestras que está bien lastimar a los demás. Tampoco demuestras que no te duele que te traicionen. El perdón no es sinónimo de minimizar o justificar.
  5. Evita tener pensamientos obsesivos. Si en verdad quieres seguir adelante, no tienes que seguir pensando de forma obsesiva en la traición. Pensar en lo que pasó y en lo que podrías haber hecho solamente puede intensificar tus emociones negativas. Los pensamientos obsesivos pueden incluso causarte una depresión. Para superar los pensamientos obsesivos, haz lo siguiente:
    • Tomar medidas podría reducir la necesidad de tener pensamientos obsesivos. Toma un lápiz y un papel y trata de buscar soluciones a los problemas de la situación. ¿Cómo puedes minimizar la posibilidad de que te traicionen de esta forma en el futuro? ¿Qué errores cometiste? ¿Cómo puedes corregir esos errores? Haz un plan para realizar esos cambios.
    • Vuelve a evaluar tu análisis del evento. Algunas veces, salimos lastimados porque teníamos unas expectativas demasiado altas de los demás o porque exageramos sus defectos. ¿La situación en realidad fue tan mala como la mirabas?
    • Aumenta tu autoestima. Cuando nos traicionan, la seguridad disminuye. Acércate a un amigo o ser querido que te conozca bien y pídele que te ayude a identificar tus fortalezas y talentos. El hecho de que te traicionen no te quita tu valor como ser humano. Enfócate en las cosas que haces bien.

Dejar atrás la traición

  1. Enfréntate a la persona y expresa tu perdón. Si decides reconciliarte con la persona que te lastimó, tendrás que reunirte con la persona cara a cara en algún momento.
    • Acércate a la otra persona y acuerda con ella un momento conveniente para reunirse.
    • Comparte tus sentimientos y la forma en que te lastimó la otra persona. Usa oraciones en primera persona porque minimizan la culpa y te permiten apropiarte de tus sentimientos. Por ejemplo, podrías decir: "Me sentí traicionado después de que me mentiste, pero he decidido perdonarte".
    • Haz algunas propuestas de cambios si quieres. Agrégalos a la oración anterior: "Agradecería que ambos fuéramos abiertos y honestos con el otro de aquí en adelante".
    • Dale la oportunidad a la otra persona de que hable y quizás que se disculpe.
    • Algunas investigaciones demuestran que cuando existen cambios y perdón después de una traición y el infractor y la víctima resuelven los problemas juntos de una forma constructiva, ambos tienen una mayor probabilidad de ver algunas mejoras en la calidad de la relación.
  2. Escribe una carta. Si la traición fue tan terrible que no puedes imaginar volver a ver a esta persona de frente o si la persona murió o ya no está cerca para poder verse cara a cara, escribir una carta puede ser una forma excelente de expresar tu perdón y concluir el asunto.
    • Anota tus pensamientos y sentimientos más profundos y verdaderos con respecto a la traición. Evita atribuirle cualidades diabólicas a la otra persona; en lugar de eso, esfuérzate por sentir una empatía y pensar que sus acciones son propias de un ser humano. Explora lo que significa para ambos perdonar a esta persona en la carta.
  3. Ten en cuenta la forma en que te ayudó a madurar esta situación dolorosa. Aunque no quieras admitirlo, maduras con las experiencias, tanto buenas como malas. Dedica un tiempo para reflexionar sobre lo que aprendiste de esta experiencia y la forma en que puedes aplicar ese conocimiento a las situaciones similares de la vida.

Consejos

  • Recuerda que el perdón es un acto interno. La decisión de perdonar es personal y significa olvidar la ira que sientes por otras personas a causa de las cosas que hicieron para lastimarte.
  • Cuéntale la situación a otro amigo o familiar. Esta persona puede ayudarte a superar la situación y a lidiar con los sentimientos difíciles.
  • Ten en cuenta que todos tenemos la capacidad de elegir con quién tener una relación. Si tienes problemas con alguien, pasa algún tiempo lejos de esa persona. Es posible que te des cuenta de que no vale la pena pasar tiempo con esa persona. Busca nuevos amigos y personas que te valoren en sus vidas.
  • Trate de entender y darte cuenta de las verdaderas motivaciones del infractor.

Advertencias

  • Nadie puede obligarte a perdonar, pero con frecuencia puedes sentirte presionado para hacerlo. Debes perdonar según tu propio ritmo. Al apresurar este proceso, el resentimiento persistirá.
  • Date cuenta de que el hecho de confrontar a la persona podría no causar ningún cambio. Si alguien te lastima con intención, es poco probable que acepte la responsabilidad o haga los cambios necesarios, sobre todo si es un abusador. Debes estar consciente de que podría aprovechar la oportunidad para tratar de echarte la culpa de la situación. Esto es más común entre los cónyuges infieles (por ejemplo: "Es tu culpa que te haya engañado; si no pasaras tanto tiempo en el trabajo...").
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página