Cómo mejorar tu vida sexual

El sexo es más que una liberación física; es una forma de conectar íntimamente con otro ser humano. Pero, a veces, las distracciones pueden interferir con tu habilidad para conectar con tu pareja. Tal vez sean el trabajo, la escuela o los hijos los que dominen tu tiempo. Sea cual sea la distracción, el sexo es lo que a menudo termina dejándose de lado en una relación. Sin embargo, no tienes que dejar que la vida se interponga en el sexo que quieras tener. Mantener tu vida sexual fresca y emocionante es fácil si te comunicas y hacen un esfuerzo como pareja para animar un poco las cosas y divertirse en el dormitorio (y en otros lugares).

Animar las cosas

  1. Explora tu propio cuerpo. Para sentirte cómodo e íntimo con una pareja, siéntete cómodo e íntimo contigo mismo. Esto incluye estar conectado con tu cuerpo y tus sentimientos. Siéntete libre de experimentar y expresar cómo te sientes. Aprende cómo te gusta que te toquen, lo que te excita y cómo reacciona tu cuerpo a diferentes estímulos. También puedes explorar tu cuerpo con tu pareja.
    • Usar un vibrador puede ayudar a una mujer a explorar sus propias reacciones sexuales y puede mostrarle a su pareja lo que disfruta.
  2. Relájate antes del sexo. Utiliza algunas técnicas de relajación antes de intimar con tu pareja. Esto te ayudará a quitarle el enfoque al desempeño. Trata de disfrutar cada momento de la experiencia. Respira hondo unas cuantas veces y relaja conscientemente los músculos tensos.
    • Relájate con tu pareja. Respiren hondo juntos y entren en un espacio físico y emocional relajado.
    • Si tienes dificultades con la ansiedad por el desempeño, dale un vistazo al artículo "Cómo lidiar con una ansiedad relacionada con el rendimiento sexual".
  3. Concéntrate en el juego previo. A veces el sexo puede empezar a parecer que sigue un guion, como si te movieras rápidamente de A a B a C. Baja la velocidad y enfócate en la sensualidad antes de entrar de lleno en el sexo. El juego previo se trata de excitar a ambos equitativamente.
    • Intercambien masajes antes de tener sexo y pasen una cantidad determinada de tiempo explorando mutuamente sus cuerpos antes de permitirse seguir adelante. Hagan que la parte táctil del sexo sea lo más larga y lujosa posible. Pongan música suave y dedíquenle toda una noche. Tómense su tiempo.
    • Enfócate en satisfacer a tu pareja y darle emoción. Luego, deléitate en el placer cuando se te devuelva.
    • Muchas mujeres se benefician más de la estimulación clitoriana durante el juego previo.
  4. Tómate tu tiempo. No abordes el sexo como algo que haya que hacer y luego terminar. Bajen la velocidad y disfruten de cada aspecto del sexo. Experimenta el placer de ser tocado y devuélveselo a tu pareja. Disfruta de tocar y que te toquen. Practiquen el tacto no sexual antes de pasar al tacto sexual. Disfruta de la sensación del cuerpo de tu pareja y tómalo con calma.
    • Practica el enfoque sensible. Este ejercicio ayuda a desarrollar confianza e intimidad a lo largo de un periodo gradual de tiempo (20 a 40 minutos) y ayuda a aliviar la ansiedad por el desempeño. Por turnos, practica el tacto creciente con tu pareja. Empieza por el tacto no sexual, tocando el torso, los brazos, las piernas. Luego incluye el tacto cada vez más sexual, alrededor de los senos y los pezones y el área de la entrepierna pero sin tocar los genitales. Finalmente, practiquen un tacto más sexual, incluyendo el tacto o la estimulación ligera de los genitales. Pueden optar por tener sexo después de esto.
  5. Sé espontáneo. Una de las formas más comunes en las que una vida sexual puede volverse mundana es que se convierte en una rutina. Quizás siempre tenían sexo solo en las mañanas o solo en días particulares en los que tenían un día libre del trabajo, la escuela o los hijos. Animen un poco las cosas teniendo sexo en momentos inesperados, de formas inesperadas o en lugares inesperados. Además, no tengas miedo de masturbarte. La masturbación puede ser una parte saludable de una relación.
  6. Explora tu lado fetichista. Si introducir juguetes y disfraces al dormitorio les parece excitante y divertido a ambos, háganlo. Sé lo más fetichista que quieras ser. Con tal que su relación ponga la honestidad y la comunicación primero, no hay una forma equivocada de tener sexo.
    • Aumenta la fantasía con el juego de roles. Ambos pueden disfrazarse y llamarse por nombres diferentes.
    • Las vendas para los ojos son formas fáciles de hacer que el sexo se enfoque de pronto en el tacto y sea diferente. Si te gusta la privación sensorial, ve por ese camino.
    • A algunas parejas en relaciones de largo plazo les gusta revivir las etapas tempranas de su relación, cuando no podían tener suficiente el uno del otro. Planifiquen encontrarse por separado en un bar que solían frecuentar y finjan que no se conocen. Sigan todos los pasos de una primera cita a ciegas y finjan que no saben nada de los gustos sexuales del otro. Sigan a partir de ahí.

Hablar con tu pareja

  1. Dile a tu pareja lo que te gusta. La forma más segura, inteligente y rápida de mejorar tu vida sexual es comunicarte abiertamente con tu pareja. Dile a tu pareja lo que te excita y lo que no. Discute tus limitaciones y tus ambiciones para su vida sexual. Dile a tu pareja cualquier cosa que tenga que saber para hacer que su vida sexual sea lo más placentera posible.
    • No te enfoques en lo que tu pareja haga mal. En cambio, enfócate en expresar tus deseos. Usa declaraciones que usen la primera persona, como "me gusta cuando me tocas así" o "me sentiría más cómodo si esperáramos para eso".
    • Si te parece difícil o vergonzoso hablar sobre el sexo con tu pareja, hagan escrituras libres simultáneas y compartan su escritura el uno con el otro o apaguen las luces y hablen en la oscuridad.
    • Hablar desarrolla confianza e intimidad. Si bien puede parecer más excitante ir al grano, hablar en las etapas tempranas de la relación te ayudará a evitar la incomodidad y desarrollar la confianza necesaria para facilitar una vida sexual saludable.
    • No hagas nada para lo que no estés listo. Háblalo primero.
  2. Sé específico. Al hablar sobre el sexo, a menudo nos avergonzamos y no llegamos a hablar tan específicamente como sería útil. Trata de ser lo más específico posible de forma que tu pareja no tenga que trabajar para decodificar tus mensajes.
    • En lugar de decir "me gustaría que tuviéramos más sexo" o "me gustaría que tuviéramos sexo diferente", dile a tu pareja cuánto te gusta estar con ella y cómo quieres trabajar para desarrollar su intimidad el uno con el otro. Luego, discute las cosas específicas que te gustaría que hicieran juntos o las cosas específicas que te gustaría cambiar.
    • No finjas nada. Esto daña la confianza y la intimidad en la relación. En cambio, hazle saber tus deseos a tu pareja y sé honesto sobre lo que funciona y lo que no.
  3. Sé honesto sobre los cambios en tu cuerpo. Tanto los hombres como las mujeres experimentan cambios físicos que pueden afectar sus vidas sexuales.
    • Si la menopausia está cambiando tu libido, dilo. Es mejor a que tu pareja piense que no estás interesada.
    • Si estás experimentando disfunción eréctil, habla con tu pareja y con tu doctor. Este problema a menudo se trata fácilmente y no es nada de lo que avergonzarse.
  4. Participen en actividades mutuamente placenteras. Tal vez para ti no tiene importancia el tener una libido más alta que la de tu pareja pero quizás no tengan sexo que sea interesante para ella. Discutan lo que le gusta a cada uno de lo que el otro hace. Luego, discutan las cosas que les gustaría introducir que podrían ser nuevas o diferentes. El objetivo es asegurar la satisfacción de ambas partes en un placer mutuo.
    • Aborda esta discusión con una actitud no crítica y no tengas miedo de la vergüenza. Siéntete seguro discutiendo la sexualidad con tu pareja.
  5. Compartan fantasías. Habla sobre las cosas sobre las que fantaseas, las cosas que te excitan. Anótalas si te sientes avergonzado y luego discútelas con tu pareja. Si algo viene a colación en una conversación, como cuando estés viendo televisión o leyendo una revista, pregunta "¿Qué opinas sobre eso?". Sé honesto y abierto con tu pareja. Compartir fantasías puede ser refrescante en tu vida sexual.
    • El cerebro es tu órgano sexual más sensible. Discutir fantasías no necesariamente significa que vayas a representarlas en la vida real pero, en una relación confiada y abierta, discutir las fantasías de todo tipo puede ser una puerta abierta para explorar tu lado sexual y mantener tu vida sexual fresca, espontánea y divertida.
  6. Conecta con tu pareja. Antes de conectar sexualmente, traten de conectar de formas diferentes. Estas formas pueden diferir de pareja a pareja, así que es importante conectar de formas significativas como pareja. Busquen las formas en las que conecten de forma significativa y luego participen en estas interacciones antes del sexo. La intimidad puede incluir la conexión intelectual, experiencial y emocional. Debes desarrollar una sensación de intimidad y confianza como base.
    • Conecten emocionalmente por medio de una conversación con mucho corazón, compartiendo sus sentimientos y practicando la empatía.
    • Conecten intelectualmente discutiendo un tema que a ambos les importe.
    • Conecta físicamente con tu pareja sentándose frente a frente y mirándose a los ojos. Puede parecer tonto o puedes empezar a sentirte vulnerable, pero continúa haciéndolo y mantén esta intimidad hasta que estés listo para seguir adelante.

Hacer un tiempo para la intimidad

  1. Haz un tiempo para el sexo. Puedes pensar que programar un tiempo para el sexo no es romántico o que el sexo es mejor cuando es espontáneo, pero dale una oportunidad. Si siempre estás "muy ocupado", esta es una forma de determinar tus prioridades.
    • Planifica un día cada semana en el que te comprometas a tener sexo con tu pareja. A lo largo del día, desarrolla el entusiasmo y la tensión. Conviértelo en algo que tú y tu pareja esperen con ansias.
  2. Váyanse de vacaciones juntos. Incluso un corto fin de semana fuera puede aliviar la carga de la vida diaria. A veces, el trabajo, la escuela o los hijos presentan demasiadas distracciones que interfieren con tu libido. Despréndete de la rutina eliminando las distracciones y permitiendo que tu enfoque esté en tu pareja y tu relación.
    • Si es necesario, busca una niñera (o un cuidador de mascotas) y tomen unas pequeñas vacaciones. Puede ser tan simple como acampar en el bosque o ir a un pequeño motel cerca de su casa.
    • ¿Tu presupuesto no te permite viajar? Váyanse de vacaciones en casa apagando la computadora, los celulares y la televisión y haciendo un esfuerzo por conectar como pareja.
  3. Crea un espacio hermoso. Enciende algunas velas, invierte en algunas sábanas de seda y convierte tu dormitorio en un santuario para los dos. Crea asociaciones positivas en el dormitorio y deshazte de cualquier cosa que no parezca seductora: los montones de ropa sucia, los papeles del trabajo o los juguetes de los niños.
  4. Inicia el sexo con tu pareja. Si has sido pasivo en el preámbulo a sus sesiones íntimas, toma el mando para variar. Si sientes que siempre eres el que inicia el sexo, habla con tu pareja al respecto y dile que no quieres sentirte como el fanático del sexo en la relación. Asegúrate de que todo esté en discusión y de que ambos estén satisfechos con la forma como las cosas progresen.
  5. Practica la intimidad emocional así como la intimidad física. Tu vida sexual tiene que ver con más que con lo que sucede entre las sábanas. Si no son emocionalmente cercanos el uno al otro, si no pasan tiempo juntos ni se comprenden, el sexo sufrirá y también lo hará su relación. Tienen que hablar y tienen que pasar tiempo el uno con el otro, cuidando de cada aspecto de su relación.
    • Siéntete lo suficientemente cómodo con tu pareja como para compartir tus esperanzas, miedos, sueños y deseos. Experimenta la vulnerabilidad abriéndote y siendo aceptado por tu pareja.
  6. Visiten a un terapeuta. Si tus miedos a la intimidad o tu ansiedad impactan en gran medida a tu relación, considera visitar a un terapeuta. Un terapeuta puede ayudarte a explorar formas de experimentar intimidad con tu pareja, resolver la ansiedad y comunicarte más efectivamente. Pueden visitar a un terapeuta como pareja o puedes hacerlo individualmente, o ambas cosas.
    • Un terapeuta puede ayudar a resolver problemas que pueden interferir con la intimidad, como el abuso sexual en el pasado y los problemas emocionales, y puede ayudar a fomentar actitudes seguras y positivas hacia el sexo.
    • Para obtener mayor información, puedes buscar en Google o cualquier otro motor de búsqueda "cómo encontrar un terapeuta sexual".

Consejos

  • No permitas que los mitos sobre la vida sexual de los demás se interpongan en lo que sucede en la tuya.
  • Sé consciente de que el sexo no tiene que ver solo con los orgasmos.
  • Si estás considerando usar productos para mejorar tu vida sexual, particularmente las pastillas, las cremas y los aerosoles, investiga primero su seguridad y efectividad.
  • Recuerda que el sexo no tiene que ver solo con satisfacer a tu pareja. No tengas sexo porque parezca un deber. Es para el placer de ambos.

Advertencias

  • La pornografía no es una guía a la que recurrir en cuanto a lo que las mujeres quieren al tener sexo. Asegúrate de preguntarle a tu pareja lo que le gusta y lo que no.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página