Cómo pedir dulces en Halloween

Halloween es la ocasión para disfrazarte de tu personaje favorito y salir a pedir dulces. Aquí tienes algunos consejos para que la experiencia sea lo mejor posible.

Pasos

  1. Convence a algunos amigos para que vayan contigo.
  2. Ve a una puerta. Si no hay luces encendidas, sáltate la casa en cuestión. Eso significa que no hay nadie, o ningún dulce que repartir.
  3. Di "truco o trato" con una sonrisa agradable. Entonces te darán un dulce.
  4. Después debes responder "¡Muchas gracias y feliz Halloween!". Si no lo haces puedes parecer un avaricioso.
  5. Si no hay nadie en casa, pero sí un cuenco con dulces, llévate algunos, pero no muchos.
  6. Si te dejan escoger el dulce, asegúrate de que te guste. Si no hay ningún dulce que te guste en el cuenco, llévate algo para intercambiarlo después.
  7. Ve a la siguiente casa y repite los pasos del 3 al 7 hasta cubrir todo el vecindario o hasta que te canses.
  8. Vete a casa, tira todos los caramelos al suelo, cuéntalos y ¡disfruta!
  9. Espera hasta el año que viene, con sueños de dulce caramelo...

Consejos

  • NUNCA rechaces un dulce gratis, aunque no te guste. Si te dan un dulce que no te gusta, cámbialo con tus amigos o regálalo.
  • Escoge un calzado cómodo, aunque no combine con tu disfraz. Tendrás que andar mucho tiempo con él, y no querrás tener ampollas el 1 de noviembre.
  • Una manera fácil de doblar tu botín de dulces es pasar dos veces por el vecindario, una con una máscara, y otra con la cara pintada u otra máscara distinta. Mientras haya mucha gente fuera, nadie se dará cuenta. Si hay poca gente, ponte un abrigo u otra cosa para cambiar de aspecto. Si te pillan, pide disculpas y ofrécete a devolver el caramelo. Sin embargo, a la mayoría de la gente no le importará.
  • NUNCA salgas sin algún disfraz de cualquier tipo. Aunque solo sea pintarte la cara como un monstruo o ponerte una sábana con agujeros, haz ALGO para demostrar que te esfuerzas. Algunos adultos no te darán nada si no te disfrazas.
  • Da siempre las gracias. Además de ser de buena educación, puede que te lleves un dulce extra.
  • Si es posible, planifica un lugar para ir dejando los dulces. Si les lleva alguno de sus padres en coche o si vives en el vecindario, puedes guardar las bolsas llenas en el coche o en la casa. No hay nada más cansado que cargar con una funda de almohada llena hasta reventar o, dios no lo quiera, rota. No la dejes bajo un arbusto o escondida en un árbol para recogerla más tarde. Además de que alguien podría encontrarla o de puede ser difícil de recuperar en la oscuridad, se pueden meter dentro insectos o animales.
  • Otro consejo para los participante más mayores: Lleva contigo a un sobrino o hermanito pequeño, o al niño de quien cuides. Puedes conseguir dulces gratis con ellos, y si alguien popular te descubre, ya tienes la excusa perfecta preparada. "Sí, me han arrastrado a esto..."
  • Si eres más mayor, prueba a salir por la noche más tarde cuando los niños pequeños estén en casa. La mayoría de adultos quieren librarse de los dulces que les sobren antes de que acabe la noche, y te darán todo lo que les quede.
  • Si planeas quedarte hasta tarde pidiendo dulces, lleva barras luminosas o linternas.
  • No te dejes llevar demasiado y pases mucho tiempo fuera.
  • Puede ser muy útil que planifiques tu ruta de antemano. Haz una prueba. Camina por las calles por las que planeas pedir dulces. Mira cuánto tardas, y añade 2 o 3 minutos para llegar a cada puerta, llamar, etc. Así podrás hacerte una idea bastante exacta de cuánto durará tu ruta y lo que puedes cansarte. Lo último que necesitas es planificar una ruta enorme y acabar agotado.
  • Si es posible, ve a un vecindario de gente rica. Busca viviendas cerca de lagos, campos de golf, etc.
  • Si vas a ir de noche con una linterna, no la dirijas directamente sobre los coches ni los conductores. Una ráfaga de luz imprevista a los ojos de un conductor puede distorsionar su visión y terminar provocando un choque.
  • Cuanto mejor sea tu disfraz, más dulces puedes conseguir.
  • Es mejor que dejes de pedir dulces sobre las 9 de la noche.
  • Si en una de las casas dan dulces especialmente buenos, apúntalo y díselo a tus amigos. ¡Comparte la riqueza!
  • Inspecciona siempre los dulces antes de comértelos.

Advertencias

  • Sigue las normas de seguridad habituales, como mantener la visibilidad, comprobar el tráfico, etc.
  • Haz que tus padres (o tú mismo) inspeccionen los dulces antes de comértelos. Puede que el envoltorio esté un poco abiero o que haya cosas dentro.
  • ¡Lleva un teléfono móvil o celular! Si no quieres que el tono de llamada te estropee la noche, ponlo en vibración. Si alguien se pierde o hay algún problema, un teléfono es inestimable.
  • Asegúrate de tener un punto de encuentro preparado por si alguien se pierde, preferiblemente la casa de alguien. Si vas con un hermano pequeño o con cualquiera con un disfraz muy popular y genérico que pudiera perderse fácilmente entre la multitud, podría ser de vital importancia.
  • Ve con al menos otra persona. No solo es más seguro, también es más divertido.
  • No comas dulces caseros a no ser que conozcas personalmente a quien te los dé, como un miembro de tu familia. No aceptes cosas de gente a la que solo conozcas de vista. Si no sabes de dónde han salido los dulces ni conoces a la persona como si fuera de tu familia, tíralo.
  • No te comas todos los dulces de una vez. Mejor que te duren unos cuantos días, ¿no? Además, tus padres se podrían enfadar.
  • Camina por la acera, no por la mitad de la carretera, y no deslumbres a los conductores ni a los coches con tu linterna.

Cosas que necesitarás

  • Un disfraz.
  • Una funda de almohada.
  • Una máscara extra.
  • Calzado cómodo, como zapatillas de deporte.
  • Teléfono.
  • Amigos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página