Cómo permanecer en una dieta de alimentos crudos

Si has tomado la decisión de que una dieta de alimentos crudos es la adecuada para ti, has hecho el compromiso de mejorar tu salud a través de una nutrición apropiada. Desafortunadamente, muchas personas se encuentran con que sólo pueden mantener la dieta de alimentos crudos durante un período corto de tiempo. Debido a que es un cambio muy drástico y porque es difícil evitar todas las tentaciones presentes todos los días, muchas personas se enfrentan a una lucha para poder mantener el compromiso con su salud. Si has intentando hacer una dieta de alimentos crudos y has decidido que te gustaría continuar con ella en el largo plazo, haciendo de ella un estilo de vida, a continuación hay algunos pasos sencillos que puedes seguir para ayudarte a mantenerte en el camino y evitar comer de nuevo alimentos que consumías anteriormente.

Evita la tentación de regresar a la comida cocinada

  1. Procura mantener las tentaciones lejos. Cuando vayas al supermercado a comprar tus verduras y frutas frescas, no te acerques a los alimentos que te tientan. Si te encuentras a ti mismo comiendo muchos chocolates, mantente lejos del pasillo de dulces. Eres menos propenso a caer en esas tentaciones cuando no las tienes enfrente.
    • Si puedes, procura evitar los comerciales y otros anuncios de comidas no saludables a menos que ya estés acostumbrado a tu nuevo estilo de vida. Las señales visuales son especialmente difíciles de resistir, así que ten cuidado con la televisión y los anuncios en línea.
  2. Recuérdate a ti mismo las consecuencias de caer en la tentación. Si caes en ella, tendrá efectos negativos exponenciales en tu cuerpo y perderás todo lo que has ganado hasta ahora. Una dieta de alimentos crudos es especialmente buena para tu cuerpo y aunque disfrutes de los alimentos cocinados o procesados, comerlos no valdrá la hinchazón, los gases y otros resultados desagradables que comerlos te provocará. Tu salud no es lo único que pagará el precio, sino que es probable que tengas consecuencias emocionales cuando te des cuenta de que no has tenido la suficiente fuerza de voluntad.
  3. Lleva un diario de los alimentos que has comido. Si te caes y comes algo que no está clasificado como alimento crudo, escribe sobre lo mal que te sentiste después de haberlo comido. Incluye tanto los síntomas físicos como los efectos emocionales. Revisa el diario la siguiente vez que te den ganas de hacer trampa. Esto puede ser muy útil para mantenerte en el buen camino ya que te recuerda el lado negativo de caer en la tentación.
  4. Procura comer entre comidas alimentos crudos en lugar de la comida chatarra que se te antoja. Un poco de fruta es un gran sustituto para los dulces. Cuando te sientas tentando por algún alimento azucarado y procesado, opta por comer un puño de bayas, las cuales son una de las fuentes de frutas más saludables disponibles. Los frutos secos también son un gran sustituto para tu antojo de algo grasoso (evita los cacahuetes ya que es probable que no puedas dejar de comerlos), mientras que los tomates satisfacen el antojo de algo salado que podría ocasionar que comas alimentos procesados.

Haz una rutina que te funcione bien

  1. Abstente de comer en exceso. Es importante comer a la misma hora todos los días y desarrollar un horario de comida consistente. Esto establece un reloj interno que dicta cuando tienes hambre y con esto disminuirán las probabilidades de tener antojos porque vas a mantener a tu cuerpo satisfecho y lleno de manera consistente.
    • Cuando estés comiendo, procura evitar cualquier tipo de distracción. Esto te ayudará a consumir la comida a un buen ritmo. Si te distraes, tenderás a comer más rápido y tal vez ni siquiera te des cuenta de que lo estás haciendo. Cuando esto sucede, es probable que no sepas cuando estás satisfecho y continúes comiendo más de lo necesario. Si comes sin distracciones puede ayudarte a satisfacerte con alimentos crudos y mantenerte lleno por más tiempo. Esto te hace menos propenso a comer alimentos que no son crudos además de los que ya consumiste.
  2. Hazte amigo de otras personas que también estén en una dieta de alimentos crudos. Puedes conocer personas en tu área que también lleven esta dieta si te unes a un grupo de apoyo local. Si no hay grupos de apoyo cerca de ti, considera el iniciar uno. Tener a varias personas en quienes apoyarte durante el período de ajuste puede hacer una gran diferencia en tu habilidad de mantenerte en el buen camino. Las personas que comparten la misma meta te ayudarán a mantenerla y también te ofrecerán un ejemplo excelente al mostrarte los beneficios de lo que estás haciendo.
  3. Lleva una rutina de ejercicio. Todos saben que el ejercicio es una excelente manera de mantenerte saludable, pero también tiene otros beneficios. Hacer ejercicio mantiene la energía positiva a tu alrededor y también te ayuda a evitar los antojos de la comida chatarra. Cualquier tipo de ejercicio que involucre la meditación es benéfico y te ayudará a mantenerte en el camino porque el factor espiritual de ejercicio te ayuda a mantenerte enfocado en tus metas.

Enfócate en lo positivo

  1. Felicítate a ti mismo por lo que estás haciendo. Cómprate algo pequeño cada vez que te mantengas en el buen camino durante cierta cantidad de tiempo. Incluso si es algún tipo de fruta exótica o algún aperitivo natural que normalmente no comprarías, esto es una gran manera de premiarte por serle fiel a tus metas. Otras maneras para premiarte son darte premios que no sean alimentos como visitar a un centro de meditación, ir a ver una película independiente o comprarte algo de ropa.
  2. Evita ser muy duro contigo mismo. No te azotes si caes en la tentación. Si comes algo que no debiste de haber comido, procura no hacer un gran problema al respecto. Enfócate en la meta a largo plazo y reconoce lo que has hecho hasta ahora gracias a tus esfuerzos. Acepta que eres humano y que los errores van a pasar ocasionalmente. Es muy difícil lidiar con los antojos, especialmente en las primeras etapas de tu dieta. Esta es una de las razones por las cuales el grupo de apoyo puede ser una gran ayuda. Asegúrate de aprender de tus errores y avanzar. Estancarte en tus debilidades no te ayudará y sólo hará que tengas una actitud negativa hacia la meta que intentas lograr.

Consejos

  • Recuerda los beneficios en la salud que la dieta de alimentos crudos no sólo son ocasionados por comer alimentos crudos, sino por dejar de comer alimentos fritos, horneados y comida chatarra. Reducir la ingesta de alimentos procesados siempre es bueno para tu salud.
  • Una gran manera de darte a ti mismo un premio de vez en cuando es prepararte un licuado. Los licuados pueden ser deliciosos y te hacen sentir como si estuvieras haciendo trampa, pero sigues en el buen camino ya que son de frutas crudas y saludables.
  • Procura beber tés herbales buenos como el de menta o de manzanilla para sustituir tus antojos por algo caliente durante los meses invernales.
  • Debes de también tener en cuenta que debes ser consciente de lo que comes y de la manera en que lo preparas. Las verduras pueden perder sus nutrientes al ser cocidas, pero también pueden perder gran parte de su valor nutricional si están mucho tiempo en tu cocina o en tu refrigerador. Los nutrientes también se pierden cuando las verduras y las frutas son deshidratadas, congeladas, mojadas o si haces jugo con ellas. Y es algo triste el hecho de que podrías seguir teniendo problemas con algunos nutrientes, dependiendo de tu dieta, ya que se absorben más fácilmente si se cocinan. Si seguido se te antoja una comida en particular, podría ser un indicador de que algo está faltando en tu dieta y que tus necesidades nutricionales no están siendo satisfechas, así que lleva un registro de tu dieta y de tu salud.

Advertencias

  • Los alimentos crudos pueden contener muchas bacterias, así que es importante que te asegures de que la comida sea higiénica.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página