Cómo almacenar castañas

Las castañas son un placer del invierno y cuando están en oferta, puede ser difícil resistirse a comprar una buena cantidad. Las castañas son muy frágiles y necesitan un cuidado especial para evitar que se sequen o las afecten otros factores como la humedad y el moho. En este artículo encontrarás unos cuantos consejos simples para evitar que tus castañas se dañen.

Pasos

  1. Almacena las castañas recién compradas, sin pelar, a temperatura ambiente durante un tiempo máximo de una semana. Mantenlas en un lugar bien ventilado y seco.
  2. Almacena las castañas sin pelar en el refrigerador. Para mantener tus castañas de la mejor forma poco más de tiempo, colócalas en una bolsa de plástico y abre unos cuantos agujeros a la bolsa para que se ventilen. Si las mantienes de esta manera, las castañas se conservarán en la nevera durante dos o tres semanas. Colócalas en el recipiente de almacenamiento de verduras de la nevera.
  3. Ten en cuenta que una vez hayas pelado y tostado las castañas, no van a conservarse más de unos cuantos días en la nevera. En este caso, es mejor que las envuelvas en papel de aluminio u otro envoltorio o recipiente hermético, y las guardes en el congelador. Puedes conservar las castañas congeladas durante varios meses.

Consejos

  • Siempre anota la fecha en que almacenas los alimentos en el congelador.
  • Asegúrate de que las castañas estén limpias y se mantengan frescas y secas durante el almacenamiento. Esto asegurará una mayor conservación.

Cosas que necesitarás

  • Refrigerador y recipiente de almacenamiento
  • Congelador y recipiente de almacenamiento o envoltura hermética
  • Bolsa con agujeros
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página