Cómo ser una mamá con clase

En general, mantener la clase puede ser un desafío. Los hombres y mujeres ocupados o simplemente perezosos, habitualmente no tienen el tiempo ni el dinero para guardar las apariencias. Y a las madres que no trabajan también les cuesta encontrar la motivación para verse bien cuando no salen del hogar muy a menudo. Y ¿por qué no salen tan seguido?, te preguntarás. Pues no importa el motivo, aquí hay algunos consejos para mantener la clase después de convertirte en mamá. Si tu esposo llega a casa después de un largo día de trabajo, seguramente querrás verte presentable.

Pasos

  1. Mantén una buena higiene. Este paso es esencial para todas las personas, simplemente como una cortesía para los demás. No es solo cuestión de clase, sino también para un buen cuidado de tus dientes, por ejemplo. Claro que, siempre puedes usar una prótesis dental.
    1. A las mamás primerizas les cuesta mucho encontrar tiempo para la ducha diaria cuando están ocupadas haciendo un millón de cosas a la vez mientras el bebé duerme la siesta, pero intenta hacer de esto una prioridad. Te sentirás más fresca después de ducharte y esto te ayudará a hacer todas las cosas en tu lista.
    2. Lávate el rostro con un jabón especial como Neutrogena, utiliza champú y acondicionador de buena marca como Pantene y recuerda depilar tus axilas.
    3. Si tienes tiempo, intenta depilar también tus piernas y el área del bikini. No te preocupes si solo puedes afeitar estas zonas una vez a la semana. ¡Es mejor que no hacerlo nunca! Bueno, algunas mujeres no creen en la depilación y, si eso te hace sentir como una mujer con clase, pues ¡adelante!
  2. Escoge un corte de cabello simple pero elegante. Algunas mujeres no tienen más opción que renunciar a su estilo de cabello glamoroso una vez que se embarazan. Aunque tu look desordenado funcionaba en el pasado, trata de no despreocupar tu peinado por completo. Un corte y una sesión de tinturado en la peluquería pueden costar mucho dinero, y generalmente no es bueno teñirse el pelo mientras estás embarazada (a menos que no te importe lo que llevas en la panza). Luego, después de 9 meses de dejar crecer tus raíces, simplemente no tienes el dinero como para volver a tener un estilo. Para algunas mujeres, llevar el cabello corto y desordenado es un buen look. Miley Cirus prácticamente se rasuró la cabeza y aún aparece en la revista Elle. Miley = glamour.
    1. Trata de convertir tu antiguo estilo en un estilo amigable para la mamá en la que te has convertido. Si piensas en "mamá" y en "clase", imagina a Kate Gosselin. Ella sí que tiene clase ¿verdad?
    2. Si te gusta el cabello corto, prueba con una melena. Si te gusta el cabello largo, prueba con un corte de dos capas. Con estos estilos, nadie notará si pasa un tiempo sin que vayas a la peluquería.
    3. Si tienes el cabello largo, prueba una partidura al medio con una cola de caballo baja atada con un elástico de color claro, en vez de la clásica "cola de caballo para el gimnasio". Este estilo es igual de práctico pero luce más producido. Tiñe tu cabello de tu color natural o de algún color que puedas mantener en casa. Si todo lo demás falla, usa un sombrero o algo. Eso es algo que solo comprarás una vez.
    4. Si ya no tienes dinero para ir a depilarte las cejas con cera, prueba mantenerlas con una pinza, al menos mientras lograr ir nuevamente a depilarlas. Por otro lado, ser una mamá con clase también significa tener tu propio estilo y la suficiente confianza. Si odias depilarte las dejas porque simplemente ya no te importa, acéptalo con confianza.
  3. Usa un maquillaje simple, pero no lo dejes del todo de lado. Usa algún humectante de marca como Neutrogena. Asegúrate de que el humectante contenga filtro solar, o compra uno por separado. En los días en que tengas menos tiempo para arreglarte, solo riza tus pestañas y aplica algo de rímel. Si tienes algo más de tiempo, usa delineador y sombra de ojos. Prefiere los colores neutros como rosado y café.
  4. Escoge prendas de vestir que no requieran mucho mantenimiento. Busca suéteres y chaquetas que puedas lavar en casa en el invierno. Busca blusas tejidas que vayan con tu cuerpo y pantalones capri para el verano. Las botas de cuero de tacón bajo siempre van bien con los pantalones de mezclilla o de vestir, y los zapatos tipo ballerina quedan muy bien con los pantalones de mezclilla y los capri. Solo asegúrate de no usar zapatillas deportivas a menos que vayas a caminar o a hacer ejercicio.
  5. Busca algunas joyas simples para usar regularmente. A los bebés les encanta tirar de los collares y los aros, pero eso no significa que debas renunciar a las joyas por completo. Usa joyas "en otros lugares". Eso te hará sentir sexy y con clase.
    • Escoge algunos otros artículos "a prueba de bebé" que puedas usar. Los aros de perla van bien con casi todo, así como los de diamante. Claro que no es necesario que compres joyas reales, puedes usar perlas artificiales y brillantes de circonio, que puedes encontrar a mejor precio. Si tu anillo de bodas ya no te cabe en el dedo luego del embarazo y ya han pasado un par de meses, llévalo a la joyería para cambiar su talla.
  6. Hazte una manicura y una pedicura regularmente. No es necesario que vayas al salón de belleza cada dos semanas para que tus manos y pies luzcan bien.
    1. Recorta tus uñas, retira las cutículas y aplica un esmalte de uñas todo en uno.
    2. Usa guantes de limpieza al lavar los platos para no arruinar tu manicura. Si te cuesta demasiado mantener la manicura, evita el esmalte de uñas. Las uñas limpias lucen mejor que con esmalte descascarado
  7. Haz ejercicio, si lo deseas. Saca a pasear a tu bebé durante el día si no trabajas, o ve a caminar con tu familia luego del trabajo. Busca ejercicios para hacer en casa, como la rutina de 30 días de Jillian Michael, aún si nunca has hecho ejercicio en tu vida; será suficiente. Si tienes televisión por cable, quizás puedas seguir algunas rutinas de ejercicio en los canales deportivos. Estas rutinas suelen ser cortas como para que las aproveches mientras tu bebé duerme y lo suficientemente intensas como para que puedas ver los resultados. Si aún intentas perder el peso de embarazo, considera algún contador de calorías en línea como myfitnesspal.com o myfooddiary.com. Estos sitios son excelentes para ayudarte a controlar tu dieta.
  8. Mantén una sonrisa blanca y saludable (son ingredientes clave para tener clase). Asegúrate de ir al dentista regularmente y prueba con algún producto casero para blanquear los dientes.
  9. Mantén la calma y sé amable. A nadie le gusta una mujer demasiado emocional que hable mucho solo porque se siente cansada y gruñona. El cansancio y el estrés sacan lo peor de uno, intenta ignorarlos. Trata de salir sola de tu casa al menos una vez a la semana. Busca algún grupo de apoyo para madres. No te dejes abrumar hasta el punto de desahogarte con tus seres queridos o con extraños.
  10. Por otro lado, si no te preocupan demasiado estas cosas, igualmente puedes ser una mamá con clase. Solo grita "tengo clase, maldición" cada vez que explotes en frente de alguien, y verás que te dejan tranquila. Te lo aseguro.

Advertencias

  • No blanquees demasiado tus dientes.
  • Consulta con tu doctor antes de comenzar una rutina de ejercicios, especialmente si diste a luz hace poco tiempo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página