Cómo lidiar con los síntomas de la endometriosis en casa

La endometriosis es el crecimiento anormal del tejido endometrial (el cual pertenece al revestimiento del útero) hacia afuera de la cavidad uterina. Es más común entre las mujeres en edad reproductiva y parece ser hereditario. Es difícil lidiar con esta condición ya que puede producir dolor, malestar, sangrado y angustia emocional. El tratamiento médico profesional es importante pero también existen algunos pasos que puedes tomar en casa para luchar contra estos síntomas de una manera más efectiva. Comienza a leer el paso 1 para aprender más sobre el tema.

Controla tu dolor

  1. Tómale atención al momento en el que se presentan tus síntomas. Muchas mujeres se dan cuenta de que los síntomas de su endometriosis se agudizan durante sus periodos menstruales; otras notan que el dolor se presenta durante la ovulación o después de la actividad sexual. Una vez que tengas un patrón del tiempo del dolor, podrás anticiparte a él y manejar tus síntomas más efectivamente.
    • Si no reconoces el patrón de tiempo inmediatamente, lleva un diario durante algunos meses. Anota qué días experimentas más malestar y cualquier otra cosa que resulte relevante, como tu ciclo menstrual, tu actividad sexual y tu dieta diaria y ejercicios. Después de registrar esta información en un diario, el patrón va a emerger.
  2. Toma antiinflamatorios no esteroideos de venta libre (AINEs). El síntoma más angustiante de la endometriosis es el dolor y los cólicos que pueden presentarse en el abdomen y en la zona pélvica. Afortunadamente, muchas mujeres se dan cuenta de que el dolor de la endometriosis puede aliviarse con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno, naproxeno sódico y la aspirina. Los AINEs reducen la hinchazón y la inflamación y disminuyen la producción del cuerpo de prostaglandinas, las cuales son responsables de la sensación de dolor.
    • Si tu dolor se incrementa durante tu periodo menstrual, considera comenzar a tomar AINEs un día antes de que empiece tu periodo. Esta interrupción en la producción de prostaglandinas de tu cuerpo te hará sentir más cómoda.
    • Conversa con tu médico sobre el mejor régimen de AINEs para ti. En general, sin embargo, puedes tomar de 200 a 400 miligramos de ibuprofeno por vía oral cada cuatro o seis horas.
    • Puedes tomar 275 miligramos de naproxeno sódico cada seis u ocho horas, sin exceder los 1100 miligramos por día.
    • Otra alternativa es tomar de 300 a 325 miligramos de aspirina vía oral, tres o cuatro veces al día. Pero conversa sobre los riesgos de la aspirina con tu médico. La gente con ciertos problemas de salud no debe tomarla.
  3. Prueba el acetaminofeno. Si los AINEs te molestan el estómago o te provocan vómitos o diarrea, conversa con tu médico para reemplazarlos con acetaminofeno de venta libre (también se conoce como paracetamol).
    • La dosis típica de acetaminofeno es de 650 a 1000 miligramos cada cuatro o seis horas. No excedas los 4000 miligramos por día. No tomes más de lo que te recomiende tu médico ya que el acetaminofeno puede provocar daño hepático si se utiliza incorrectamente. Tomar bebidas alcohólicas incrementa el riesgo.
  4. Medita. Aunque la meditación no va a afectar tu endometriosis o los síntomas que ocasiona, puede ayudarte a lidiar con el dolor de una manera más efectiva. Los estudios demuestran que la gente que medita puede desarrollar un umbral del dolor más alto y un sentido más fuerte de paz interior y satisfacción.

Controla el sangrado excesivo

  1. Planifica por adelantado. El sangrado excesivo durante el periodo menstrual es un síntoma común de endometriosis. Se aconseja revisar las opciones de tratamiento con tu médico, pero también puedes prepararte con anticipación para tu periodo menstrual. Cada vez que sea posible, evita programar eventos o actividades exigentes y largas que coincidan con tu periodo. Limítate a las actividades que son absolutamente necesarias.
  2. Mantén las provisiones a la mano. Debes guardar una gran cantidad de productos de higiene adicionales en casa, en el auto, en tu oficina y donde sea que vayas a pasar una cantidad significativa de tiempo. Si tu sangrado tiende a bajar rápidamente, también debes considerar guardar un cambio de ropa en estos lugares.
  3. Pide ayuda. Pídele a tu pareja, a un ser querido, a tus hijos mayores, amigos y familiares que te ayuden cuando experimentes un sangrado abundante. Por ejemplo, tu pareja puede encargarse de algunas tareas; tus amigos pueden ayudarte a llevar a tus hijos a las actividades después de la escuela.
  4. Debes saber cuándo el problema necesita de atención médica. Si tu sangrado menstrual interfiere con tu vida diaria por más de unos cuantos días al mes o si estás perdiendo suficiente sangre para volverte anémica o sufres otros efectos secundarios, conversa con tu médico. Tal vez tengas que comenzar una terapia hormonal para lidiar con este problema.

Enfrenta los efectos psicológicos de la endometriosis

  1. Edúcate sobre el tema. El conocimiento es poder. La endometriosis puede resultar una enfermedad triste, frustrante y estresante, pero estarás más preparada para afrontar todos los retos que se te presentan si aprendes todo lo que necesitas saber sobre tu enfermedad. Procura visitar sitios web de confianza como WebMD, Medscape y medicine.net, y pídele a tu médico información adicional.
    • Conocer más acerca de tu enfermedad también te ayudará a explicarle tus síntomas a tu familia, amigos y compañeros de trabajo. Esto puede ayudarte a obtener el apoyo que necesitas.
  2. Únete a un grupo de apoyo. Conversar con otras personas que sufren de endometriosis puede resultar extremadamente útil. Conversar sobre la enfermedad, compartir técnicas para lidiar con ella y expresar tus sentimientos en un ambiente que te respalda te hará sentir mejor.
  3. Tómate un tiempo para pensar en el futuro. ¿Planeas tener hijos en el futuro? Si es así, tal vez quieras evaluar tus prioridades y decidir cuán importante es la maternidad para ti.
    • Si la maternidad para ti es muy importante y te encuentras en la posición de lograrlo, considera tener hijos lo más pronto que puedas. De esa manera puedes tratar tu endometriosis de una manera más agresiva, quizás con cirugía. Considera también si estás dispuesta a adoptar un niño en vez de tenerlo naturalmente.
    • Si la maternidad no es tan importante o si ya tienes hijos, conversa con tu médico sobre todas tus opciones, incluyendo la cirugía. Quizás seas una buena candidata para un tratamiento médico más definitivo.
  4. Considera la terapia. Si estás lidiando con síntomas graves regularmente, también puedes beneficiarte de la terapia individual. Un consejero entrenado o un psicólogo puede ayudarte a reflexionar sobre tus sentimientos acerca de tu enfermedad y pensar sobre las diferentes acciones de tratamiento. Él o ella puede ayudarte a enfrentar tus sentimientos sobre la maternidad.
  5. Divide las tareas grandes en tareas más pequeñas. Quizás no puedes limpiar tu casa un determinado día porque estás experimentando síntomas graves. Concéntrate en lograr una o dos de las tareas más difíciles, por ejemplo aspirar y limpiar las encimeras, y deja el resto para cuando te sientas mejor.

Haz cambios en tu estilo de vida

  1. Haz ejercicios todos los días. El ejercicio hace que tu cerebro libere endorfinas, como la serotonina, la cual te hace sentir bien. Estas hormonas avivan tus neuronas, haciéndote sentir más calmada y con más energías, y esto también puede ayudarte a sentir menos dolor. Y por supuesto, el ejercicio también te beneficia físicamente, fortalece y tonifica tus músculos y te ayuda a mantener un peso saludable.
    • Para comenzar, prueba realizando 40 minutos de actividad diaria. Puedes correr, caminar, nadar, jugar algún deporte o asistir a alguna clase, cualquier cosa que te haga moverte.
  2. Reduce tu ingesta de carbohidratos refinados y azúcares procesados. Cambiar tu dieta no va a tener ningún impacto en tu endometriosis, pero reducir tu ingesta de carbohidratos refinados y azúcares procesados puede mejorar los síntomas como las náuseas, el hinchazón y la fatiga. Estos alimentos son difíciles de digerir y producen hinchazón abdominal y gases; además, ellos interactúan con la insulina para liberar triptófanos en tu cuerpo, incrementando tu fatiga y somnolencia.
  3. Come una variedad de alimentos saludable. Mantener tu cuerpo tan saludable como puedas te ayudará a controlar tus síntomas de una forma más efectiva. Trata de consumir una variedad de frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras.
    • Si no estás segura que cómo alimentarte de manera saludable, considera sacar una cita con un nutricionista. Él o ella puede ayudarte a desarrollar un plan alimenticio adecuado para ti.

Consejos

  • Ten un contacto cercano con tu médico. La endometriosis se controla mejor con una combinación de tratamiento médico y mecanismos para enfrentarla.
  • Comprende que los mejores métodos de tratamiento para tus síntomas de endometriosis pueden depender, en alguna medida, de tu edad. Entre más joven seas, el doctor optará por un tratamiento más agresivo. También tendrás que pensar si deseas tener hijos. Las soluciones quirúrgicas y algunos tratamientos médicos pueden poner en peligro tus posibilidades de concebir y algunos medicamentos deben descontinuarse si tratas de quedar embarazada.
  • Procura mantener una perspectiva positiva. La endometriosis es estresante, pero también es tratable. Tienes todas las razones posibles para creer que gozarás de una vida normal y saludable.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página