Cómo tratar bien a tu mascota

¡Las personas deberían saber tratar bien a sus mascotas y a los animales en general! Además, es importante tratar bien a tu mascota porque si no lo haces, ya no te querrá. Nunca golpees a tu mascota o los castigues por algo que es normal que hagan. Aquí te explicamos cómo tratar bien y querer a tu mascota en vez de ser malo con ella.

Pasos

  1. Cepilla a tu conejo, perro o gato a menudo. A muchas mascotas les gusta que les cepillen y rasquen, pero si a tu mascota no le gusta, no lo hagas. Eso solo los molestará. Cepillar a los perros, gatos u otros animales ayuda en realidad a su piel si les echas aceites.
  2. Aliméntalos. Solo asegúrate de que sea la porción adecuada. Si le das poca comida, se quedarán de hambre, lo cual ocasionará que tu perro u otra mascosta muerda tus nuevos zapatos. Por otro lado, darle mucha comida puede causarles vómitos y dolores de estómago. Tienes que distinguir entre las veces en que de verdad están hambrientos y las veces en que solo están tratando de tener más comida.
  3. Limpia sus cuencos de comida y agua al menos una vez al día. Pasa al igual que nosotros. ¡No podrías comer del mismo plato toda una semana y tampoco tomarías del mismo vaso, copa o taza por un mes!
  4. Dedica tiempo a tu mascota. Las mascotas quieren tanta atención de parte tuya como sea posible, en especial los perros. Sin embargo, tú debes poner las condiciones. En términos generales, reconoce la existencia de tu mascota aunque sea diciendo "Hola <nombre de tu mascota>, ¿cómo estás?" Evidentemente no van a entender lo que estás diciendo, pero al menos eso les indicará que les prestas atención.
  5. Saca a pasear a tu perro. A la mayoría de los perros no les gusta que los encierren en una casa o en el mismo patio todo el día; a ellos les gusta salir y explorar. De esta manera también pueden conocer a otros perros. Si vieras a otras personas cuando sales a pasear, ¿no disfrutarías interactuando con ellas también?
  6. El contacto físico es muy importante al momento de socializar con los animales ya que los hace más amigables. Juega con tu mascota, dale palmaditas, o simplemente siéntate en el césped y pasen el rato.
  7. Nunca trates a un perro como un niño. Un perro es un animal y necesita un líder. No te muestres inseguro sino fuerte y guíalo con el ejemplo.
  8. No hagas nada que lastime a tu mascota. ¡Son frágiles y los hará detestarte! Si accidentalmente te chocas con ellos o los pateas, asegúrate de “disculparte” dándoles algo que les guste o dándoles una palmadita tranquilizadora en la cabeza.
  9. Asegúrate de llevar a tu mascota al veterinario con frecuencia. Tal vez a tu mascota no le guste, pero al final es mejor que causarle un disgusto ahora que darse cuenta que tenía gusanos desde hace mucho y que pudo haberse tratado a tiempo. Recompénsalo de vez en cuando.
  10. Eres el jefe de tu mascota. No los atemorices poniéndoles la correa, dándole palmazos como castigo, etc. Solo asegúrate de que no se salga con la suya en todo. Recuerda: “Tú estás” a cargo, no tu mascota.
  11. No te impacientes con tu mascota. Ellos no pueden entender lo que les dices, así que no despotriques contra ellos. Ellos solo te verán como un extraño amo loco a quien le gusta mucho hablar consigo mismo.

Consejos

  • El tono de tu voz tiene mucho que ver con la reacción de tu mascota. Decirle “Te quiero. ¡Eres la mejor mascota del mundo!" en un tono que denota disgusto no transmite bien tu mensaje.
  • A muchos gatos y perros les gusta que les rasquen la barriga o barbilla.
  • Recuerda que los animales asocian malas experiencias con el lugar en dónde las experimentaron. Si tienes que llevar a tu perro a que lo operen muchas veces, es probable que se asuste de viajar en auto porque recordará esos viajes como el comienzo de un proceso doloroso (someterse a cirugía). Si ese es el caso, intenta llevar cuidadosamente a tu mascota al lugar que lo asusta por un corto periodo de tiempo y recompénsalo. En el caso de los perros, haz viajes cortos en auto a un sitio agradable hasta que tu perro se dé cuenta que no todos los viajes en auto terminan en el hospital. Hacer esto es muy importante porque tu mascota puede rehusarse a entrar al auto cuando hagan visitas al veterinario u otro lugar incluso menos agradable ya que te arañará o algo parecido.
  • Asegúrate de no tener nada en las manos que pueda molestar a tu mascota cuando la estés acariciando.
  • Algunas veces tu mascota solo quiere que le prestes atención. Asegúrate de alimentarlo y darle agua, pero también de darle mucho amor y atención. ¡El amor es lo que cuenta!

Advertencias

  • NUNCA golpees a tu mascota. No importa cuán molesto estés con él, golpearlo o darle palmazos es lo peor que puedes hacer. No solo hace que tu mascota te tenga miedo de una manera casi cruel, sino que puede creer que abruptamente ya no gustas de él y hará que la confianza que te tenía se vea dañada. Te tomará mucho tiempo convencerlo y consentirlo para que tenga confianza en ti de nuevo.
  • Si a tu mascota no le gusta lo que le haces, ¡entonces deja de hacerlo inmediatamente! Sin embargo, existen excepciones; si lo que le estás haciendo es por su bien (como bañarlo), sigue, pero tranquilízalo lo más que puedas.
  • Cuando debas corregir el comportamiento de tu mascota, hazlo mediante el respeto, no con el miedo. Dile “No” o “Mal perro/gato/conejo/el animal que sea que tengas”. Hazles saber haciendo gestos con las manos de que han cometido un error.
  • Las recomendaciones ya están dadas, pero depende de ti aplicarlas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página