Cómo orar en el islam

La oración (salat) es uno de los cinco pilares del islam y es un acto fundamental que debe realizarse correctamente. Se cree que la comunicación con Alá les brindará valor y ánimo a quienes viven en oración. Ya sea que solo tengas curiosidad por saber cómo oran los musulmanes o quieras aprender a hacerlo, sigue leyendo.

Prepararse para la oración

  1. Asegúrate de que el área esté limpia y libre de impurezas. El área incluye tu cuerpo, tu vestimenta y el lugar de la oración en sí.
    • Realiza la ablución, si es necesario. Debes estar ritualmente purificado antes de iniciar la oración. Si no lo estás, es mejor realizar el abdesto antes de orar. Si desde tu última oración has orinado, defecado, emitido flatulencias, sangrado mucho, dormido acostado, echado sobre algo, vomitado o desmayado, ve al baño.
    • Asegúrate de tapar todas tus partes que deben estar cubiertas. Se considera que un hombre está desnudo si está descubierto entre el ombligo y las rodillas; en el caso de una mujer, si tiene descubierta cualquier parte de su cuerpo excepto la cara y las manos.
    • Si vas a orar en una masjid (mezquita), lo cual es mejor, entra silenciosamente, otros musulmanes podrían estar aún en oración y no debes interrumpirlos. Colócate en un espacio libre lejos de la entrada o la salida.
      • Si estás seguro de que esa área está limpia, extiende una tapete o tela sobre el piso para orar correctamente. Este tapete (o alfombra de oración) es muy importante para la cultura musulmana.
  2. Mira hacia la alqibla. Esta es la dirección que todo musulmán mira para dirigir su oración hacia la Kaaba.
    • La mezquita sagrada en La Meca es el lugar de culto más venerado por los musulmanes de todo el mundo. El centro de la mezquita es la Kaaba. Todos los musulmanes están obligados a dirigir su mirada hacia la Kaaba cinco veces al día mientras ofrecen sus oraciones.
  3. Haz la oración en el momento correcto. Las cinco oraciones del día se realizan en momentos muy específicos. Para cada una hay un breve periodo de tiempo en el cual puede ser realizada y se determina por la salida y caída del sol. Cada salat dura de 5 a 10 minutos de principio a fin.
    • Las cinco oraciones son el Fajr, Dhuhr, Asr, Maghrib y Isha. Se llevan a cabo al amanecer, inmediatamente después del mediodía, a la mitad de la tarde, al ponerse el sol y en la noche, respectivamente. No siempre se hacen a la misma hora todos los días, ya que se fijan a partir de la posición del sol, la cual cambia dependiendo de la estación.
    • Las siguientes son la cantidad de rakat (series) para cada una de las cinco salat:
      • Fajr: i) primero, 2 rakat de Sunnat Mokadda, ii) 2 rakat de Fard
      • Dhuhr: i) 4 rakat de Sunnat Mokadda, ii) 4 rakat de Fard, iii) 2 rakat de Sunnat Mokadda, iv) 2 rakat de Nafl (es opcional pero trae beneficios espirituales).
      • Asr: i) 4 rakat de Sunhat Ghair Mokadda (es opcional pero trae beneficios espirituales), ii) 4 rakat de Fard.
      • Maghrib: i) 3 rakat de Fard, ii) 2 rakat de Sunnat Mokadda, iii) 2 rakat de Nafl (es opcional pero trae beneficios espirituales).
      • Isha: i) 4 rakat de Sunhat Ghair Mokadda (es opcional pero trae beneficios espirituales), ii) 4 rakat de Fard, iii) 2 rakat de Sunnat Mokadda, iv) 2 rakat de Nafl (es opcional pero trae beneficios espirituales), v) 3 rakat de Wajib, vi) 2 rakat Nafl (es opcional pero trae beneficios espirituales).

Realizar las oraciones musulmanas

  1. Manifiesta tu intención en tu corazón. Antes de iniciar el salat, es importante dar a conocer y comprender tu intención. No necesariamente en voz alta, pero sí en tu interior.
    • Puedes pensar en cuántas rakats vas a hacer y con qué propósito. Fuera lo que fuere, asegúrate de decirlo con el corazón.
  2. Levanta tus manos hasta tus oídos y di en un tono leve “Alá Akbar” (الل أَكْبَر). Esto se traduce como “Alá es el más grande”. Dilo mientras estás de pie.
  3. Pon tu mano derecha sobre tu mano izquierda y ambas sobre tu ombligo. Mantén la mirada fija sobre el lugar donde estás parado. No dejes que tu mirada se pierda.
    • Recita el Isteftah Dua (oración introductoria): subjanakal-lajumma vabijamdika vatabarakas-muka vataaaala judduka vala ilaja gayruk. a’auodu bilaaji minash-shetaanir rajim bis-milaajir ramaanir rajimm
    • Continúa con el capítulo de apertura del Corán, el sura Al-Fatiha (este Sura se recita en cada rakat): al-jamdu lillaaji rabbil’aalamin arramaanir rajimm maaliki yomidin iyyaaka na-budo va-iyyaaka nasta’in ijdinassiraatalmustaquim siraataladina an’amta alejim gueril maghduobi’alejim valadduaaalin amen
      • También puedes orar cualquier otro sura u otra parte del Corán como: Bis-milaajir ramaanir rajimm Qul juval-laju ajad alujus-samad Lam yalid va lam yulad Wa lam yakul-lahu kuhuwan ahad
  4. Inclínate. Mientras te inclinas, di: “Alá Akbar”. Inclina tu cuerpo para que tu espalda y cuello estén rectos y alineados con el suelo y mantén la mirada ahí. Tu espalda y cabeza deben estar en un ángulo de 90 grados respecto de tus piernas. A esta posición se le denomina “ruku”.
    • Una vez que te hayas inclinado en el ángulo apropiado, di: “Subjanna, rabbeyal, azim, val, bi, jaamdi”, 3 o más veces impares. Esto se traduce como “Glorificado seas mi señor, el grandioso”.
  5. Vuelve a ponerte de pie (levántate del ruku). Mientras te levantas, eleva tus manos hasta tus orejas y recita: “Same, allaju, leman, jameda”.
    • Mientras hablas, baja tus manos. Esto quiere decir: “Alá oye a quienes lo alaban. Oh, nuestro Señor, a ti pertenece toda alabanza”.
  6. Agáchate y coloca tu cabeza, rodillas y manos sobre el suelo. Esta posición se llama “sajda”. Mientras lo haces di: “Alá Akbar”.
    • Cuando adoptes completamente la posición, di: “Subjanna, rabbeyal, ala, val, bi, jaamdi”, 3 o más veces impares.
  7. Levántate del sajda y siéntate sobre tus rodillas. Pon tu pie izquierdo desde el metatarso al talón sobre el suelo. Tu pie derecho debe estar solo con los dedos en el piso. Coloca tus manos estiradas sobre tus rodillas. Recita: “Rabig-figr-ni, var-jam-ni, vaj-bur-ni, vaar-faa-nii, vaar-zuq-nii, va-di-ni, vaa-afee-ni, vaa-fuu-anii”. Esto quiere decir: “Señor, perdóname”.
    • Regresa al sajda y, al igual que antes, di: “Subjanna, rabbeyal, azim, val, bi, jaamdi”, 3 o más veces impares.
  8. Levántate del sajda. Ponte de pie y di: “Alá Akbar”. Haz completado un rakat. Dependiendo del momento del día, quizá tengas que hacer hasta 3 más.
    • En cada siguiente rakat, después del segunda sajda, vuélvete a sentar sobre tus rodillas y recita: “Atta - jiyyatul - muba - rakaatush - shola - vaa - tutaa - yi - batu - lilla, Assa - laamu - alaika - ayyujan - nabiyyu vara - matullaaji - vabaa - rakaatu, Assaa - laamu - alaina - wa alaa - ibaadil - laahish - sho - le - heen. Asyjadu - allaa - ilaaja - illallaa, va - asyjadu - anna - Mujammadan rasuul - lullaah. Alá- jumma - sholli - alaa - Mujammad - va - ala - aali – Mujammad”.
      • A esto se le llama “tashajud”.
  9. Termina las oraciones con el as-salaam. Luego del tashajud, ora a Alá antes de terminar la oración con los siguientes movimientos y palabras:
    • Gira tu cabeza hacia la derecha y di: “As salam aleikum va ramatulaji va barakatuju”. El ángel que registra tus obras buenas está a ese lado.
    • Gira tu cabeza hacia la izquierda y di: “As sala"m aleikum va ramatulaji va barakatuju”. El ángel que registra tus obras injustas está a ese lado. Con esto terminan las oraciones.

Advertencias

  • No interrumpas a los demás si se encuentran orando.
  • Siempre trata de usar tu tiempo en la mezquita eficientemente, es decir, lee el Corán o haz el Dhikr.
  • No hables durante tu salat y siempre mantente concentrado.
  • Nunca hables en voz alta en una mezquita, sino podrías interrumpir la oración de otros.
  • Siempre ora 5 veces al día, incluso cuando estés en tu centro de estudios.
  • No debes estar intoxicado con alcohol (ya que la cerveza es haram, es decir que está prohibida) o con medicamentos durante tu salat.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página