Cómo actuar como un adolescente normal

En los adolescentes, el mundo “normal” se usa para describir una gama de comportamientos típicos que le brinda a una persona la libertad de ser único. La presión de ajustarte a lo que la sociedad te dice que hagas o seas es muy fuerte. Sin embargo, identificar y explorar tus intereses, valores y características de personalidad puede ayudarte a aceptar quién eres y a seguir desarrollándote para convertirte en la persona que quieres ser.

Aceptar tus valores

  1. Determina tus valores fundamentales. Es esencial que sepas qué es importante para ti, qué te motiva y qué te hace sentir bien. En la adolescencia, descubrirás tus propios valores, que pueden ser diferentes a los de tus padres. Los valores personales incluyen una buena salud, ambición, cooperación, valentía, buen humor, honestidad, fiabilidad, riqueza, sabiduría, fuerza, independencia, generosidad, justicia, compasión y reconocimiento, entre otros.
    • Revisa una lista de valores personales e identifica los 10 más importantes. Busca el significado de los que no comprendas.
    • Determinar tus valores fundamentales te exige pensar y reflexionar acerca de lo que es importante para ti. Por ejemplo, pregúntate qué tipos de situaciones hacen que te defiendas a ti o a otra persona. ¿Qué hace que celebres? ¿A quién admiras? ¿Qué te apasiona? Una vez que hayas respondido estas preguntas, ve a la lista de valores y escoge los que parezcan describir mejor tus sentimientos con respecto a las situaciones que has identificado.
    • Haz una lista de las actividades en las que participas actualmente y que vayan acorde a tus valores. Si valoras la salud y el cuidado personal, busca maneras creativas de dormir de 8 a 9 horas, que es la cantidad que la mayoría de los adolescentes necesitan.
    • Haz una lista de nuevas actividades en las cuales puedas participar y sean acorde a tus valores. Si valoras la compasión, es posible que cuidar animales o visitar a los ancianos te parezca algo muy importante.
    • Escoger actividades que vayan acorde a tus valores te asegurará una experiencia positiva. Te gustará rodearte de otros adolescentes que compartan tus valores.
  2. Pregúntate si tus acciones y conocidos influyen en ti de manera positiva. Tu familia, amigos y los medios de comunicación desempeñan un papel en tu desarrollo. Puede ser difícil encontrar tu camino en situaciones complicadas sin ayuda. Tu cerebro está creciendo y no ha llegado a su máximo potencial. Es normal que los adolescentes se dejen influenciar fácilmente por los demás.
    • Debes ser fuerte, es decir, defiéndete a ti y a lo que crees. Prométete tomar decisiones que te beneficien, no que te lastimen. Deja que las cosas buenas de la vida influyan en ti. Cualquier otra cosa te entristecerá.
    • Es parte normal del desarrollo interesarse en la diversión más que pasar tiempo solo con la familia. Eres adolescente y estás empezando a desarrollar tus valores, intereses y metas para crear tu vida. Si no quieres ir al cine con tus familiares, diles: “Si no les molesta, me gustaría quedarme en casa y trabajar en un proyecto”.
    • Tus padres todavía son responsables por ti, así que en última instancia debes acatar sus reglas hasta que tengas 18 años y te mudes a un lugar sin su apoyo financiero.
    • Es difícil resistirse a los deseos de decir “sí” cuando un amigo te pide hacer algo que puede lastimarte. La emoción temporal de muchas actividades negativas te perjudicará a la larga. Debes ser inteligente y pensar en las consecuencias de tu comportamiento antes de decidir participar.
    • Si quieres vivir a la altura de una imagen corporal poco realista, recuerda que las fotos de las personas que ves en las revistas han sido mejoradas en la computadora. Lo que puede ser “ideal” en una revista o en la alfombra roja por lo general no es ni siquiera real, mucho menos un ideal por el cual debas esforzarte.
  3. Participa en actividades que te recompensen de manera positiva. Como adolescente, tienes muchas decisiones que tomar un día cualquiera. Tienes que decidir qué decirles a tus familiares, amigos, profesor o entrenador. También tienes que decidir qué hacer para entretenerte y mantenerte ocupado cuando no estás en clase o estudiando.
    • Ya sea que decidas participar en el grupo de ajedrez, la animación deportiva, algún deporte o gobierno estudiantil, cada uno tiene el potencial de darle plenitud a tu vida. Por ejemplo, participar en un deporte puede fomentar la amistad, el trabajo en equipo, la competencia sana, el establecimiento y logro de objetivos, y el reconocimiento.
    • Lo contrario también es cierto. Si decides no asistir a clases, faltarles el respeto a las personas y te niegas a seguir las reglas elaboradas para ayudarte, los efectos negativos se acumularán y crearán cosas horribles en tu vida. Por ejemplo, cada vez que te metes en problemas, eso disminuye tu libertad, lo cual al final puede hacer que te envíen a un centro penitenciario y eso te dejará con menos educación y sueldos más bajos una vez que consigas un trabajo. Cada decisión es importante.
    • Ya sea que te des cuenta o no, en realidad tienes mucho poder en tu vida. Úsalo para crear cosas positivas para ti y para los demás. Esto te brindará más libertad para hacer las cosas que quieras hacer. Llevarte el crédito por todo tu esfuerzo es evidencia del poder que tienes en tu vida.
    • Seguro que todas las personas alguna vez se han metido en problemas por algo que han hecho. Por lo general, hay una manera de volver a tratar bien a las personas que puedas haber lastimado. Por ejemplo, si dices algo en clase acerca de alguien y toda la clase se ríe, lo cual hace llorar a una persona, puedes pedir disculpas en el acto o después en privado y decirle: “Lo siento mucho. No sabía que toda la clase iba a reaccionar así. Discúlpame si lastimó tus sentimientos. No volverá a suceder”.

Crear tu propio concepto de lo normal

  1. Busca a otras personas para que sepas que no estás solo. Cuando se es joven, se experimentan muchas cosas por primera vez. Los sentimientos negativos aparecen cuando crees que eres la única persona que ha tenido los pensamientos y sentimientos que tienes ahora. Es posible que te sientas raro y solo hasta que te conectes con otra persona que haya pasado por la misma experiencia. A medida que crezcas, aprenderás a recurrir a muchas de tus experiencias para resolver problemas.
    • Pídeles ayuda a otras personas que hayan experimentado algo parecido. Por ejemplo, si te sientes solo y te preocupas por el hecho de hacer amigos en la escuela, pregúntale a un amigo, familiar o profesor: “¿Cuál es la mejor manera de hacer amigos? ¿Tienes alguna idea?”.
    • Abordar cada situación con actitud teniendo en cuenta que otros experimentan los mismos problemas te ayudará a concentrarte en la tarea en cuestión en vez de preocuparte por ser la única persona que tiene problemas. De esta manera, lograrás más.
  2. Identifica tus problemas y haz algo al respecto. Los dolores que aumentan son comunes en las experiencias del ser humano. La adolescencia es sacudida por los cambios físicos, sociales y psicológicos. Es parte de la vida. Algunos momentos son más duros que otros. Por lo que dicen, la adolescencia es difícil de muchas maneras. Se ha estudiado en gran medida. Por lo tanto, las soluciones eficaces están disponibles si es que las necesitas.
    • Por ejemplo, si tienes problemas con el acné, lee comentarios en línea sobre buenos productos y cómpralos. Recuerda que no estás atrapado en ese problema.
    • Aborda tus problemas como elementos que se pueden solucionar, lo cual te exigirá aprender y practicar tus habilidades de solución de problemas.
    • Si estás yendo a una nueva escuela y sientes que no encajas, no esperes que algo suceda. Más bien, únete a grupos dentro del campus. Las personas se unen a estos grupos porque comparten intereses parecidos. Este es un excelente punto de partida para construir amistades significativas.
  3. Busca maneras de participar en tu desarrollo personal. Seguramente tienes un gran interés en lograr que tu vida sea significativa. Las acciones que tomes para desarrollar tu potencial darán como resultado consecuencias que desarrollen tu conocimiento, sentimientos de valor propio y autoestima. La actividad crea más actividad, así que es necesario que participes por completo.
    • Demuestra tu valentía aprovechando las nuevas oportunidades como si ya supieras que el resultado va a ser fabuloso. Por ejemplo, si alguien te pide que te le unas para ayudar en el departamento de artes escénicas a ordenar el área de almacenamiento para hacer espacio para nuevos instrumentos, acepta la invitación y revisa los nuevos instrumentos. Podrías descubrir que tienes un talento musical.
    • Si debes tener buenas notas para participar en un deporte o grupo en el campus, no participes en cosas que te desanimen para alcanzar esa meta. Puedes decir: “Tengo que hacer cosas muy importantes, así que a lo mejor participe la próxima vez”.
    • Aunque te sientas obligado a hacer muchas cosas, debes darte cuenta de que seguir las instrucciones y pautas para el éxito ayuda a los adolescentes a convertirse en adultos estupendos. Esto se ha demostrado una y otra vez. No pelees.

Explorar tus intereses

  1. Descubre lo que te gusta por medio de la investigación y la experimentación con nuevas cosas y situaciones. El mundo de las oportunidades se abre más en este momento que en cualquier otro momento de la historia. Hay bastante información llena de intereses potenciales a tu alcance. Hay bastantes oportunidades para descubrir nuevos intereses, ya sea que leas al respecto, veas un video sobre el tema o participes en persona.
    • Si no tienes acceso a recursos en línea, están disponibles en las bibliotecas y escuelas.
    • Si tienes dudas para usar la última tecnología, pide ayuda. Dominarás tu temor al participar, practicar y usar las habilidades que desarrolles.
    • Explorar tus intereses no tiene que ser costoso. Hay muchas actividades gratuitas disponibles para que descubras lo que te gusta hacer. Por ejemplo, escribir y muchas actividades físicas como correr son algunas de las cosas más baratas que puedes hacer.
    • Si te interesa la comida gourmet, la producción cinematográfica o viajar al extranjero puedes aprender mucho sobre todos ellos sin alejarte de tu computadora.
    • Cualquier proyecto en algo nuevo tiene el potencial de ser algo que te interese o que no te guste. Eso es parte de la diversión.
  2. Descarta lo que no te gusta. Si bien es importante que sepas lo que te gusta, es igual de importante que sepas lo que no te gusta. A veces uno ni siquiera sabe por qué no le gusta algo. No es necesario que tenga explicación. Todas las personas preferirían pasar tiempo haciendo las cosas que les gustan.
    • Si descubres que detestas ir de compras, entonces no aceptes invitaciones cuando te inviten a ir de compras en vez de sufrir haciéndolo. Dile a tu amigo o familiar: “Preferiría no ir, pero tú puedes hacerlo. Pásala muy bien. Simplemente no me gusta ir de compras”.
    • Si tus amigos te invitan a jugar paintball y no te gusta, diles: “Gracias por la invitación, pero me temo que esta vez paso. Es que no me gusta”.
    • Habrá cosas que no te guste hacer, pero tendrás que hacerlas de todas maneras. Recuérdate que hay muchas cosas que te gusta hacer y que puedes hacerlas después.
    • Las habilidades físicas pueden entrar en juego en tu decisión. Si no tienes mucha fuerza en la parte superior de tu cuerpo, probablemente no te guste realizar un lanzamiento de peso. Sin embargo, si tienes piernas fuertes, es posible que te guste correr o bailar. Si usas una silla de ruedas, concéntrate en tus habilidades en vez de tus discapacidades.
  3. Mira cada nueva situación y cambia a medida que crezcas. La adolescencia está llena de experiencias y cosas que al inicio te pueden gustar, pero después las situaciones cambian y esas cosas pueden dejarte de gustar. Los adolescentes como grupo suelen tener pensamientos y acciones inconsistentes. Esto es parte del proceso del desarrollo de tus intereses. Tus intereses cambiarán con el paso del tiempo y a lo largo de tu vida. Eso es lo que la hace emocionante. Uno nunca deja de encontrar nuevos intereses.
    • Debes ser flexible, lo cual significa que debes hacer todo lo posible por mantenerte neutral con respecto a todas las posibilidades hasta que tengas razones concretas para permitirlas o descartarlas.
    • A la mayoría de las personas les cuesta hacer cambios en su vida, aunque sea miserable. En vez de quejarte constantemente por algo que no te gusta, busca algo diferente que hacer y que evite que te quejes.
    • El cambio es algo constante en la vida.
    • Si pierdes rápidamente el interés en casi todas las cosas que haces, es posible que tengas que hablar con alguien que pueda ayudarte a poner en orden tus sentimientos. Puede ser un síntoma de depresión.

Utilizar las características de tu personalidad

  1. Haz una lista de las características de tu personalidad. Tienes características que te hacen único. ¿Eres tranquilo, audaz, seguro, alegre, gruñón, calmado, generoso, trabajador o gracioso? Estas son algunas características entre una gran cantidad de características de la personalidad que forman el carácter de una persona. Son elementos que te hacen único. Es importante que sepas cómo te ves y cómo los demás te ven.
    • Cada persona tiene pensamientos y sentimientos diferentes, y se comporta según las características de su personalidad. Identifica lugares y situaciones en las que tu personalidad encaje. Por ejemplo, si eres una persona carismática, podrías destacar como el líder de la clase. Si eres tranquilo y calmado, es posible que trabajes bien en el personal del teatro en el departamento de artes escénicas.
    • Haz una lista de tus características que crees que son negativas. Examina cada una y mira si puedes convertir una característica negativa en una positiva. Por ejemplo, si sueles discutir, lo cual te mete en problemas en clase, podrías ser un buen abogado algún día.
  2. Combina tus habilidades con las situaciones en las que crecerás. Ser adolescente consiste en descubrir quién eres y de tomar buenas decisiones, así que tienes que pensar un poco. Si sabes en qué eres bueno, tendrás un efecto positivo. La meta es participar en actividades que mejoren con tu presencia y personalidad.
    • Si eres una persona diplomática, ofrécete como voluntario para ser el moderador de un equipo de debate, el capitán de un equipo deportivo o el líder de un grupo de tecnología de la información. Los demás acudirán a ti para que los guíes, y ese es un trabajo importante y gratificante.
    • Si te encanta y tienes talento para organizar artículos, grupos o eventos, participa en la planificación de eventos. Todos aprecian un evento bien organizado y la pasarás muy bien haciéndolo.
    • Compartir tus dones y talentos con el mundo te ayudará a sentirte conectado y valorado.
  3. No te juzgues por no ser normal. La adolescencia puede estar llena de juicios personales que enciende sentimientos de no encajar. La verdad es que eres un adolescente normal, aunque te sientas diferente a los demás. Una vez que te des cuenta de que tú y todos los que te rodean están en una etapa de desarrollo que está llena de cambios, descubrimientos y problemas, será más fácil vivir tu vida al máximo.
    • Acepta tus diferencias. Por ejemplo, si el anime te intriga y te sientes un poco nerd, siéntete orgulloso de serlo. Hay muchas otras personas que comparten tus intereses.
    • Acepta a los demás con sus diferencias. Si todos fueran exactamente como tú, el mundo sería aburrido. El mundo está lleno de personas y adolescentes que piensan, lucen, hablan y se comportan diferente a ti. La próxima vez que conozcas a alguien que sea diferente a ti, esfuérzate en conocerlo. La vida es más rica porque las personas tienen demasiado que ofrecer (incluso tú).
  4. Busca ayuda si tienes problemas. Requiere valentía y coraje pedir ayuda. Si tienes problemas con la vida escolar, familiar o la vida en general, comunícate con una persona de confianza para que te ayude. Hay fuentes disponibles para ti en la escuela o de un proveedor privado como un asesor o un doctor. Conversar con alguien te ayudará a solucionar tus problemas y a desarrollar una estrategia eficaz para lidiar con cualquier dificultad.
    • La terapia artística también está disponible y puede beneficiarte muchísimo de ella.

Consejos

  • Recibe toda información de fuentes de confianza, y no solamente de tus amigos. Las fuentes de confianza incluyen a los padres, adultos, entrenadores, profesores, doctores, información en línea de publicaciones universitarias, artículos de investigación válidos y de confianza, y artículos de fuentes de buena reputación, entre otros.
  • Aprende sobre los retos que los adolescentes normalmente enfrentan buscando información en línea y suscribiéndote a boletines apropiados.
  • Mantén una higiene personal, es decir, báñate, dúchate, viste ropa limpia y mantente sano.
  • No sucumbas ante la presión grupal cuando se trate de consumir drogas o bebidas alcohólicas. No te conviertas en alguien que no eres.
  • Ten paciencia con los cambios que estés experimentando.
  • Cada adulto fue un adolescente alguna vez y recuerda esos problemas. Pídele a un adulto que te guíe cuando tengas preguntas o preocupaciones.
  • Lo que podrías ver como una debilidad puede ser una fortaleza en la situación adecuada.
  • Recordarás la adolescencia como una época de gran cambio y desarrollo, y tendrás una sensación de logro por salir adelante en este camino.
  • Aunque creas que sabes todo lo que se puede saber, es imposible. Hay muchas cosas emocionantes que aprenderás a lo largo de tu vida.
  • Si te sientes inseguro, es probable que todos los demás también se sientan así.

Advertencias

  • Si tú o alguien que conoces se comunica con alguien en línea y esa persona quiere que se reúnan, niégate a hacerlo, a menos que un padre o un adulto de confianza estén al tanto.
  • Debes ser responsable al tomar buenas decisiones que no te lastimen a ti ni a los demás.
  • Si te acosan a ti o a alguien que conoces, comunícate con un profesor, dirigente estudiantil o padre para informar el incidente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página