Cómo recuperarse de la tristeza por volver de vacaciones

Regresar al trabajo después de unas vacaciones a menudo es una experiencia estresante y desmotivadora, pues tu cabeza y tu corazón se quedaron de vacaciones, mientras que tu presencia física se requiere realmente en el trabajo. Este artículo discute algunas soluciones rápidas para aliviar el dolor de regresar al trabajo después de ese tiempo fuera disfrutando lo que el resto del mundo te ofrece.

Pasos

  1. Acepta lo importante que es estar en el presente. Presentarse con una mentalidad de vacaciones puede ocasionar problemas en el trabajo, desde una falta de concentración en las tareas, hasta olvidar las citas y los nombres de clientes nuevos. Tus colegas y jefes pueden darte un poco de flexibilidad, especialmente si algunos están en la misma posición, ¡pero no por mucho tiempo! Acepta que tuviste unas vacaciones increíbles y que estás totalmente refrescado; ahora es tiempo de seguir haciendo lo que haces mejor en tu ambiente de trabajo.
  2. Limpia. Si dejaste un desastre antes de irte de vacaciones, ¡qué vergüenza! Pero ahora es tiempo de remediarlo. Cuando regreses, vuelve lentamente al trabajo y ocupa una mañana o un día para ordenar tu espacio.
    • Limpia tu escritorio, espacio, estantes y archivos.
    • Limpia tu bandeja de entrada y los archivos electrónicos.
    • Ponte en excelente forma para el siguiente mes por adelantado usando tu energía actual de las vacaciones para quitar las telarañas del cansado estado físico que tenías antes de tomarlas. Regresar a este sistema de trabajo más eficiente y ordenado te hará sentir mejor cada día del resto de la semana.
  3. Ejercítate. Probablemente has oído muchas veces que el ejercicio es la respuesta para todo; ¡eso es porque a menudo es verdadero! Ir al gimnasio o a una clase de Pilates, correr 2 kilómetros y medio, o simplemente caminar durante media hora te hará sentir mucho mejor. Tu bienestar físico tiene que ver con tu bienestar emocional y te ayuda a trabajar mejor y a enfocarte más.
  4. Planea tus siguientes vacaciones. Puedes hacer la transición más fácil si empiezas a hacer planes para tus siguientes vacaciones inmediatamente. Llama a un agente de viaje en tu hora de comida o arregla un nuevo itinerario de viaje en tu sitio web favorito cuando llegues a casa por la noche. Hacer esto tal vez te dé un sentimiento de aventura renovado y haga que el trabajo parezca menos pesado; después de todo, ¡el trabajo paga esos boletos de avión!
  5. Planea el siguiente fin de semana. Sí, sal de nuevo el fin de semana después de que regreses. Lava la ropa y desempaca las maletas más grandes entre semana, para que el próximo fin de semana estés listo para disfrutar.
    • Lleva una maleta mucho más pequeña y conduce a una playa, bosque o refugio en el desierto local para desestresarte y para recordar esos dichosos y relajantes días de vacaciones de la semana anterior.
    • Lleva tu trabajo contigo solo si debes hacerlo.
    • Si te das cuenta que esas mini vacaciones te funcionaron, trata de hacer un acuerdo y lleva el trabajo contigo si encaja sin arruinar la experiencia.
  6. Reconsidera. Si continuamente te deprimes cuando regresas al trabajo, tu reacción tal vez te quiera decir algo más serio, como que es hora de seguir adelante.
    • Pregúntate a ti mismo, de manera honesta y directa, si el trabajo te está retando lo suficiente y cumpliendo tus deseos en este momento. Si la respuesta es no, tal vez es hora de pulir ese currículum, adular a tus referencias, salir y anunciarte para un trabajo nuevo.

Consejos

  • Regresa a trabajar en un martes, a media semana, o cerca de un fin de semana largo. Entre menos días tengas que trabajar, más ayudarás a crear un sentido de espacio y tiempo con el que puedas lidiar mentalmente, en vez de tener que tener que trabajar una semana muy larga.
  • Recibe actualizaciones de un amigo en el trabajo sobre lo que te perdiste. Esto te ayudará a sentirte más cómodo sobre cómo están las cosas desde que te fuiste de vacaciones, y también les dará una excusa para ponerse al tanto con el café de la mañana. Idealmente, ponte al corriente antes de que regreses al trabajo, para evitar sorpresas desagradables.
  • Si trabajas desde casa, volver a tu rutina puede ser aún más difícil porque no hay nadie más con quien puedas igualar tu rutina, y puedes sentirte tentado a seguir lidiando con la limpieza posterior a las vacaciones y a recordar. Como lo mencionamos antes, limpia tu espacio de trabajo, ponte una rutina y planéala. Salte de la casa a comer si es necesario.
  • No te molestes si tu bandeja de entrada está desbordándose. Juan, ¡pensé que te encargarías de las órdenes de trabajo mientras yo no estuviera! . En vez de atacar a Juan, toma un descanso pequeño hasta que te puedas calmar.

Cosas que necesitarás

  • Nuevos planes para tus siguientes vacaciones
  • Ropa para ejercitarte
  • Expectativas realistas
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página