Cómo teñir tela con café

Durante siglos, se han usado compuestos naturales hechos de plantas para teñir telas. Estas tinturas conservan su simplicidad y encanto hasta la fecha. Usar café, algo que probablemente tienes en abundancia en casa, es una manera sencilla en la que puedes dar inicio a tus intentos de teñido. Puedes teñir telas con café utilizando solo unas sencillas herramientas e ingredientes que es muy posible que ya tengas. Este proceso es rápido y muy sencillo y te permitirá modificar la apariencia de prácticamente cualquier tela que desees teñir.

Pasos

  1. Lava la tela con anticipación. Antes de teñirla, lava y seca la tela como lo haces siempre. Esto eliminará todo el polvo y los aceites que podrían evitar que la tintura penetre en el tejido parejamente. Este paso es especialmente importante si se trata de telas recién compradas, ya que podrían estar recubiertas con un terminado en aerosol.
  2. Pon una cacerola sobre una hornalla de la estufa. Necesitarás una olla lo suficientemente grande como para que se pueda sumergir la tela en el café dentro de ella. Lo más probable es que una cacerola grande tenga el tamaño adecuado.
  3. Prepara el café como lo harías normalmente. Necesitarás café suficiente como para cubrir la tela una vez que la coloques en la olla. Es muy probable que para sumergir toda la tela tengas que preparar varias jarras de café y vaciar su contenido en la cacerola una a una.
    • La concentración del café que prepares afectará la oscuridad del color que lograrás con el teñido. Cuanto más café uses más oscuro será el color que obtengas.
    • Si no quieres preparar varias jarras de café en tu cafetera, la alternativa es llenar con agua la cacerola y simplemente preparar café instantáneo.
  4. Deja que el café rompa el hervor. Una vez que hayas preparado el café suficiente y lo hayas volcado en la cacerola, ponlo a hervir. Apaga el fuego ni bien el café rompa el hervor.
  5. Pon la tela dentro de la cacerola. Una vez que hayas apagado el fuego y que el café haya dejado de burbujear, sumerge la tela completamente dentro del café. Muévela un poco con una cuchara de madera a fin de asegurarte de eliminar todas las bolsas de aire.
  6. Deja que la tela se remoje durante todo el tiempo que desees. Cuanto más tiempo se remoje la tela en el café más profundo será el teñido. Tendrás que esperar al menos una hora para obtener resultados apreciables en cuanto a color y fijado, pero puedes dejarla remojarse por más tiempo para lograr un tinte más oscuro.
  7. Saca la tela teñida de la cacerola y enjuágala. Saca la tela de la tintura de café y enjuágala muy bien con agua fría en tu fregadero. Hazlo hasta que el agua salga limpia, lo que te indicará que se ha eliminado todo el exceso de tintura.
    • Sólo podrás saber con exactitud cuán oscuro quedó el color de la tela cuando hayas enjuagado el exceso de tintura de café. Si después de enjuagar bien la tela decides que deseas un color más oscuro, puedes poner a hervir el café nuevamente y remojarla un rato más.
    • La tintura de café puede manchar tu cacerola si no la enjuagas y lavas rápidamente después de terminar con el proceso de teñido.
  8. Lava la tela con cuidado. La tintura de café que se explicó antes no producirá un terminado totalmente fijo, lo que significa que el color se deslavará un poco con cada lavado sucesivo. A fin de evitarlo, lava la tela lo menos posible y utiliza un detergente suave, como el Woolite.
  9. Terminado.

Consejos

  • El café funciona mejor como tintura para fibras naturales tales como el algodón o el lino. Las fibras sintéticas no absorberán bien la tintura.
  • Esta tintura le dará una tonalidad café de clara a mediana a las telas de colores claros. Para obtener una tonalidad rojiza más cálida, puedes utilizar el mismo proceso descrito en el artículo pero en lugar de café usa té.

Cosas que necesitarás

  • Tela
  • Cacerola grande
  • Café
  • Cuchara de madera
  • Agua
  • Detergente suave
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página