Cómo hacer una bomba de semillas

Las bombas de semillas (también conocidas como bolas de semillas) no solo se usan para la agricultura de guerrilla, en realidad son una forma grandiosa de esparcir semillas, especialmente en suelos a gran escala o en suelos pobres. Las bolas con tierra más rica le dan una ventaja a las semillas y reducen la necesidad de fertilizantes químicos. Aquí te mostramos una manera sencilla de hacerlo.

Pasos

  1. Compra o recolecta tus semillas. Compra o recolecta semillas de buena calidad, las que consideres capaces de crecer bien en un área extensa o en suelos pobres, sin requerir muchos cuidados. No escojas plantas que puedan causar daños ecológicos o de cualquier otro tipo, tales como malas hierbas, plantas invasoras u otras especies que tengan un sistema de raíces destructivo. Si no estás seguro, averigua qué tipo de plantas causan problemas en tu área o región; no te fíes de la información general, ya que algunas plantas pueden ser ideales para su entorno, pero pueden volverse una plaga en el tuyo.
    • Cuando selecciones las semillas, piensa en cada elemento del hábitat. ¿Quieres semillas que creen un hábitat completamente nuevo o quieres semillas que solo generen unas pocas variedades de cultivos y plantas? Heather C. Flores indica que puedes utilizar las variedades que desees, desde una sola variedad de semillas a 100 variedades diferentes.
  2. Deja las semillas remojando por una hora o durante toda la noche en una solución de algas marinas no muy concentrada o en té de abono. Desecha cualquier semilla que esté flotando, ya que por lo general son semillas rotas o dañadas que no crecerán o que tendrán rasgos genéticos débiles.
  3. Prepara las bombas de semillas. Hay cuatro formas de hacer bolas de semillas:
    • Método 1. Compra o consigue tierra marga fértil u otro tipo de tierra arcillosa que pueda formar una bola estable. La tierra debe ser la adecuada para que la planta crezca en ella; asegúrate de que no tenga un nivel muy elevado de ácido. Toma la tierra marga y dale la forma de una pelota de golf, utilizando agua para volverla más moldeable. Coloca semillas en cada bola conforme las vas formando o, si te parece más fácil, agrega las semillas a la tierra antes de empezar a formar las bolas.
    • Método 2: Utiliza abono orgánico (no esterilizado) semiseco y arcilla roja en polvo. Mezcla un volumen de semillas variadas con tres de abono y cinco de arcilla. Dale forma circular con tus manos, añadiendo suficiente agua para hacerla más moldeable. Debe adoptar la consistencia de la masa para galletas.
    • Método 3. También puedes utilizar cajas de cartón biodegradable, como las cajas para huevos, o tejidos biodegradables, como calcetines viejos de algodón. Llena la caja para huevos con la tierra y la variedad de semillas preferidas, como se indica en los métodos anteriores. Dobla los extremos hacia arriba para que el contenido no se caiga. Si vas a usar un calcetín, debes llenarlo con una mezcla de tierra y semillas, luego gírala, átala y córtala, como cuando preparas salchichas.
    • Método 4. Mezcla aserrín, en una proporción de 5 volúmenes de aserrín y 1 de semillas, con un pegamento rápidamente biodegradable no tóxico que sea preferiblemente seguro para alimentos y una pequeña cantidad de extracto de algas marinas. La mezcla no debe estar mojada, pero debe tener la humedad suficiente como para poder formar una bola. Si vas a utilizar esta mezcla, es recomendable hacer bolas más pequeñas, pero en mayor cantidad.
  4. Deja secar las bombas por 24 horas. Coloca las bombas de semillas sobre una lona seca o sobre hojas de periódico en una área cubierta, como un cobertizo.
    • Ahora ya están listas para usar.
  5. Planta las bombas de semillas. Si dispones de una parcela con filas ya cavadas y listas para plantar, coloca las bolas con una distancia de unos pocos pies (metros) entre ellas (o como lo indique el productor de las semillas) y luego cúbrelas con tierra.
    • Si deseas volver a plantar vegetación en un espacio abierto, utilizando césped o semillas de árboles, solo debes arrojar las bolas de semillas para crear un paisaje más casual y realista, luego húndelas a una profundidad que les permita retener la humedad.
    • Si lo que deseas es guardar las bombas de semillas por un tiempo, mantenlas en un lugar fresco, oscuro y seco por un par de semanas como máximo. Sin embargo, es mejor utilizarlas cuando están frescas, ¡ya que las semillas podrían empezar a germinar!
  6. Vigila el crecimiento. Si lo hiciste bien, los pequeños brotes serán visibles luego de 2 a 3 semanas, o antes si las condiciones climáticas son cálidas. El proceso no acelera significativamente el tiempo de germinación, pero cuando estos pequeños brotes empiezan a crecer, obtienen muchos nutrientes directamente en sus raíces, por ello crecerán de forma más rápida y saludable.

Consejos

  • Es mejor hundir las bolas de semillas en la tierra, ya que si solo las esparces en la superficie, podrían desarmarse y ser comidas por los animales.
  • No vale la pena hacer bolas de semillas para áreas muy pequeñas o pequeñas cantidades de semillas. Es mejor colocar abono en la tierra y plantar las semillas de la manera tradicional. Las bombas de semillas solo son útiles para áreas extensas en las que no se cuenta con tractores para sembrado o donde hay muchas personas que pueden ayudar a distribuir las semillas.
  • Distribuye las bolas de semillas con la ayuda de un grupo nativo voluntario al cual se le haya solicitado volver a plantar vegetación de forma legítima en un terreno baldío. Esta es una excelente forma de conocer personas.

Advertencias

  • No hagas nada ilegal o poco ético. Muchas malas hierbas han destruido paisajes que fueron originalmente cultivados por entusiastas jardineros.
  • Si vas a utilizar aserrín, asegúrate de que no provenga de maderas exóticas que puedas ser tóxicas o de madera tratada a presión.
  • No utilices abono como único componente para la bomba de semillas; es un elemento muy fuerte que no debe ir solo.
  • El uso de bombas de semillas no siempre es práctico en climas secos y cálidos, ya que la bola de semillas podría secarse o convertirse en polvo, dejando a la planta sin la humedad que necesitará a largo plazo para poder vivir.
  • No debes utilizar bombas de semillas en tierras que no te pertenecen, si no cuentas con la autorización del propietario.

Cosas que necesitarás

  • Mezcla de tierra adecuada
  • Recipiente para mezcla de tierra
  • Recipiente para darle forma a las bombas de semillas (opcional)
  • Área de secado con lona o papel periódico
  • Área para plantar donde usarás las bombas de semillas
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página