Cómo lidiar con la ansiedad y la inseguridad sobre tu relación

Las relaciones sentimentales son intensas a nivel emocional, lo que en parte se debe a la cercanía que compartes con otra persona. Lamentablemente, esa cercanía te vuelve vulnerable, y puede provocar ansiedad e inseguridad, en particular si eres propenso a sufrir ambas. La ansiedad es un miedo a lo que podría ocurrir, mientras que la inseguridad consiste en dudar de sí mismo y no tener confianza. Asimismo, la inseguridad suele generar ansiedad. Existen maneras de tratar las ansiedades e inseguridades sobre tu relación, lo que puede fomentar una relación saludable, feliz y segura a nivel emocional con tu pareja.

Lidiar con la ansiedad sobre tu relación

  1. Reconoce que sientes ansiedad. Es difícil diferenciar el nerviosismo y la ansiedad saludables de la ansiedad perjudicial y poco saludable. Si notas que tu ansiedad perturba tu vida o tu relación, podrías sufrir de ansiedad sobre tu relación o incluso un trastorno de ansiedad. Si crees que esta podría ser la causa, conversa con un doctor y realiza cambios emocionales saludables. Entre los signos de la ansiedad tenemos a los siguientes:
    • preocuparse en exceso;
    • alteraciones del sueño;
    • indigestión crónica;
    • depresión;
    • sudoración.
  2. Descubre la causa de tu ansiedad. La ansiedad sobre una relación suele ser un síntoma de un miedo subyacente. Si identificas estas inseguridades, esto será de utilidad para encargarte de tus sentimientos y disminuir tu ansiedad. Podrías identificar que sientes ansiedad, pero sin conocer la razón. Reflexiona sobre lo que te pone ansioso y la forma en la que podría centrarse en una inseguridad tuya.
    • Los doctores creen que las experiencias traumatizantes de la vida pueden provocar trastornos de ansiedad en las personas que ya son susceptibles a la ansiedad. También podemos heredar los rasgos de ansiedad.
    • La ansiedad puede surgir debido a algunas condiciones médicas, como los problemas de tiroides, la diabetes, las enfermedades cardiacas, el síndrome del intestino irritable, el consumo excesivo de drogas, los problemas respiratorios y los problemas de dolor crónico.
    • Si crees que sufres de ansiedad, conversa con un doctor para descartar los problemas de salud subyacentes. Luego solicita la ayuda de un terapeuta para resolver todo trauma en tu vida que pueda ser la causa de tu ansiedad.
  3. Puedes acudir a terapia de pareja. Si solicitan terapia como pareja, esto no quiere decir que su relación sea deficiente o esté arruinada. Esto tan solo significa que tu pareja y tú podrían beneficiarse al acudir a un profesional capacitado que los ayude a resolver los problemas de comunicación, inseguridad e intimidad. Si asisten a terapia de pareja, esto también podría indicar que ambos desean que la relación tenga éxito, y que aceptan que podrían beneficiarse al recibir ayuda profesional.
    • Es probable que un terapeuta de parejas no te atienda a ti y a tu pareja de manera individual, ya que eso podría generar un conflicto de intereses.
    • Algunas parejas solicitan terapia como una medida preventiva, incluso si ambos no sienten ansiedad sobre la relación.
  4. Evalúa tu relación. Debes evaluar con sinceridad tu relación para determinar si esta contribuye con tus inseguridades y ansiedades. Podrías percatarte de que estás en una relación poco saludable o abusiva, y que este defecto provoca tu ansiedad. Por otra parte, podrías notar que te encuentras en una relación muy saludable y que debes centrarte en tu persona. Si notas que te encuentras en una relación poco saludable, determina cuál será tu próximo paso a seguir, ya sea acudir a terapia o terminar la relación.
    • Tus amigos y familiares serán indicadores excelentes que te revelarán si te encuentras en una relación poco saludable. Podrían decirte que has cambiado o inventar excusas tontas para no reunirse contigo y tu pareja. Podrían decirte de manera directa que no les agrada tu pareja o podrían hablar con frecuencia sobre una época en la que estabas soltero y eras feliz. Estos son comentarios importantes que debes tener en cuenta.

Encargarte de las inseguridades sobre tu relación

  1. Conoce a tu crítico interior. Es saludable contar con un crítico interior; sin embargo, si este habla demasiado o es demasiado ruidoso, podrías empezar a sentir inseguridad. Escucha a tu crítico interior de manera objetiva. Descubre qué es lo que hace que dudes de ti mismo. Esto permitirá detener o ralentizar el progreso de la inseguridad para que no se convierta en ansiedad, ya que aislarás los pensamientos críticos y reflexionarás sobre los propios pensamientos, no los sentimientos relacionados con ellos. Estos son algunos ejemplos de los pensamientos críticos:
    • De cualquier forma, saldrás lastimado.
    • Esa persona es demasiado buena para ti.
    • Cuando conozca tu verdadero yo, le desagradarás.
    • Se aburrirá con el tiempo.
    • No eres lo suficientemente atractivo.
  2. Pon en su lugar a tu crítico interior. Elabora una lista de los pensamientos criticones persistentes que tengas. Luego revisa la lista cuando te sientas un poco tranquilo. Reflexiona sobre lo que parezca justificado o realista frente a los pensamientos que parezcan poco realistas. Asimismo, piensa en las generalizaciones que hayas hecho y si crees que son verdaderas o no. Tacha todo lo de tu lista que te parezca poco realista o irracional, y empieza a encargarte de estos pensamientos criticones de una forma saludable y productiva.
  3. Analiza tu pasado. Las inseguridades suelen surgir de las experiencias pasadas. Reflexiona sobre las experiencias de tu pasado que podrían haber contribuido con tus inseguridades en el presente. Estas experiencias no tienen por qué estar centradas solo en las relaciones; ten en cuenta las relaciones y experiencias en tu escuela, con tus amigos, en el amor y con la familia. ¿Puedes pensar en algo que haya ocurrido y que podría contribuir con tus inseguridades o ansiedades en el presente?
    • Alguien podría haber hecho una broma sobre tu apariencia o tu inteligencia.
    • Quizás un amigo haya hecho planes contigo y luego te haya dejado plantado, lo que te hirió y te hizo sentir poco importante.
    • Quizás un padre o un profesor te haya regañado por no haber destacado en algo.
  4. Deja de compararte. Así como las inseguridades nacen de las experiencias del pasado, aprendemos la forma de estar en relaciones mediante aquellas que modelamos y nuestras propias relaciones del pasado. Si comparas tu relación actual con alguna de tus relaciones pasadas, esto será destructivo y solo hará que dudes de ti. Tu pareja actual es única y eres diferente a como eras durante alguna de tus relaciones anteriores.
    • Del mismo modo, no caigas en la trampa de compararte con las exparejas de tu pareja actual. Tu pareja está contigo y no con ellas por un motivo, y no hay ninguna razón por la cual compararte con alguien con quien tu pareja ya no esté.

Comunicarte con tu pareja

  1. No esperes que tu pareja te lea la mente. Tu pareja puede leerte la mente tanto como tú puedes leer la suya, por lo que no puedes esperar que sepa qué es lo que piensas y sientes. Podrías asumir que una interacción o una situación es bastante evidente, y podrías sentir una mayor inseguridad o ansiedad debido a que tu pareja no reacciona de la manera que crees que debería.
    • Por otra parte, podrías creer que has dejado en claro que te desagrada un comportamiento, pero tu pareja parece no haber notado lo que sientes. No esperes que vea las cosas como tú o que sepa qué piensas y sientes.
  2. Conversa con tu pareja. Así como tu pareja no puede leerte la mente, nunca sabrá qué es lo que sientes si no se lo dices. Conversa con tu pareja sobre tus sentimientos y necesidades cuando no te sientas ansioso. Es importante que comuniques estas cosas y también que le brindes una oportunidad para responderte. Sé claro, conciso y planea sobre qué te gustaría hablar antes de tener la conversación.
    • Escribe una lista si es necesario.
    • Sé específico sobre tus ansiedades e inseguridades. No generalices y encárgate de la causa de los problemas, cuando puedas.
    • Concéntrate en las acciones, los sentimientos y la solución. No atribuyas la culpa ni señales con el dedo.
    • Podrías decir algo como “Cuando no respondes mis mensajes de texto, me pongo ansioso por la posibilidad de que algo te haya ocurrido o que no quieras hablar conmigo porque quieres que terminemos. Sé que tengo que ser más paciente, y necesito que respondas mis mensajes en un tiempo prudente, así no empezaré a preocuparme”.
  3. Sigue hablando. Las relaciones saludables requieren un esfuerzo constante por parte de ambas personas, y esto comprende a mantener abiertas las líneas de comunicación. No asumas que solucionarás todo con una conversación con tu pareja sobre tus sentimientos. Asimismo, no abrumes a tu pareja reprimiendo tus sentimientos y liberándolos por completo en una conversación. En lugar de ello, haz que en su relación adopten el hábito de tener conversaciones cortas y frecuentes.
    • Un método excelente consiste en reservar 15 minutos diarios para hablar con tu pareja. Háganse preguntas abiertas el uno al otro y escuchen sus respuestas de manera activa.
    • Estas podrían ser algunas de tus preguntas: “¿Qué te gustaría probar pero te da demasiado miedo?”, “Háblame sobre tus vacaciones soñadas”, “Háblame al detalle sobre un evento que creas que te ha cambiado mucho, sea bueno o malo”.
  4. Tóquense el uno al otro. Los toques, los abrazos y otros tipos de intimidad física reforzarán el vínculo emocional que compartas con tu pareja. Incluso si te sientes ansioso o frustrado, ten en cuenta que el contacto es una parte importante de una relación, y es relajante tanto para ti como para tu pareja. Evidentemente, si uno de ustedes no desea que lo toquen en un momento determinado, hablen sobre sus sentimientos y respeten el espacio del otro.
    • Existen diferentes tipos de contacto físico para diferentes niveles de intimidad. En el caso de tu pareja, querrás un contacto íntimo o cariñoso, lo que comprende a los abrazos, los besos, tocar el rostro y las caricias.
    • Coloca tu brazo alrededor de tu pareja o coloca el suyo alrededor tuyo si eso es más cómodo.
    • Abraza a tu pareja y mantén el abrazo por un tiempo mayor al habitual. Concéntrate en la cercanía que ambos compartan.
    • Tómense de la mano.
    • Dense un beso.
    • Recoge el cabello de su rostro.

Lidiar con las ansiedades o inseguridades recurrentes

  1. Conversa con un doctor. No te categorices como una persona celosa o mala para las relaciones si notas que sientes ansiedad o inseguridades sobre tu relación. Tampoco les restes importancia a tus sentimientos. Podrías saber que tu ansiedad sobre tu relación es irracional, pero quizás no sepas cómo detenerla. Podrías sufrir de un verdadero trastorno de ansiedad que un psiquiatra podría tratar. Conversa con un doctor o psicólogo sobre tu ansiedad, así podrás saber si necesitas recibir tratamiento.
  2. Sé tú mismo. Siempre debes mantener tu independencia y proteger tu sentido de identidad. Tu vida se complementa con la de tu pareja, y debe ser una alianza de dos personas. Si te pierdes en tu relación, podrías depender demasiado de las validaciones de tu pareja, lo que provocará una ansiedad y una inseguridad mayores.
    • Existe una diferencia entre llegar a un acuerdo mutuo con tu pareja y ceder tu sentido de identidad. Un acuerdo mutuo consiste en dar y recibir, mientras que ceder solo es dar.
  3. No busques la seguridad en tu pareja. Evidentemente, lo único que deseas cuando te sientes inseguro o ansioso sobre tu relación es que tu pareja te asegure que todo está bien y que está feliz contigo. Lamentablemente, esto hace que tus sentimientos dependan de la validación de tu pareja y que ella tenga una responsabilidad injusta con tus emociones. No olvides que tus sentimientos son tuyos y no dependen de los demás, incluida tu pareja.
  4. Mantente ocupado. Las investigaciones indican que, si te mantienes ocupado a nivel mental o físico, esto será de utilidad para disminuir tus sentimientos de ansiedad e inseguridad. La idea es que realizar una actividad mental o física te haga gastar energía mental en algo que no sean las inseguridades y ansiedades sobre tu relación. Al inicio, podrías sentirlo como una distracción; sin embargo, si sigues realizando la actividad, esta se volverá una rutina agradable y una manera de desahogarte.
    • Puedes inscribirte en un gimnasio y comprometerte a seguir un horario de ejercicios.
    • Inscríbete como voluntario de manera frecuente, como los sábados en el refugio de animales de tu localidad.
    • Practica la jardinería u otra actividad al aire libre.
    • Aprende un idioma.
    • Participa en un club de lectura.
  5. Cede un poco de control. Podrías sentir que tienes que controlar tu relación para garantizar que todo vaya como debería y que puedas saciar tus necesidades. Por otra parte, es probable que no te des cuenta de que estás controlando a tu pareja para aliviar tus inseguridades. Evidentemente, un problema es que no permitirás que tu pareja participe en igual medida en la relación. El otro problema es que estarás demasiado centrado en la manera en la que todo ocurra en tu relación, y si algo ocurre fuera de tu control, es probable que tu ansiedad se agrave.
    • Para mantener tu identidad, no debes basar tus sentimientos en el nivel de control que tengas sobre tu relación.
    • Al inicio, podría ser incómodo dejar que tu relación funcione como una alianza, pero básicamente esto permitirá que tu pareja valide tus sentimientos y alivie tus inseguridades, ya que actuará por voluntad propia.
  6. Bríndate apoyo. Es fácil repudiarte por sentir inseguridad o ansiedad sobre tu relación, en particular si notas que algunos de tus sentimientos podrían ser irracionales. En lugar de menospreciarte por sentirte inseguro, bríndate apoyo. Imagina la manera en la que hablarías con un amigo que se sienta tal como tú. Trátate tal como tratarías a tu amigo.
    • Si te hablas de manera positiva, esto podría parecerte extraño al inicio, pero se volverá más fácil y lo sentirás más natural con la práctica.
    • Reconoce tus sentimientos y luego haz un esfuerzo consciente para reformular tu pensamiento de modo que puedas brindarte apoyo.
    • Por ejemplo, imagina que tu pareja va a asistir a un evento del trabajo y te sientes incómodo porque los cónyuges o las parejas no están invitados. Le dices a tu pareja cómo te sientes y ella se molesta. En lugar de sentirte mal por molestarla, di algo como “Estoy feliz de haber expresado mis sentimientos y de haberlo hecho de manera tranquila”.
    • También podrías sentirte ansioso porque tu pareja no responde el teléfono, a pesar de que te haya dicho que estaría estudiando. Reconocerás que quizás reaccionas de forma exagerada, pero seguirás sintiéndote ansioso. Sé amable contigo mismo y di algo como “Estoy orgulloso de mí mismo por reconocer que mi reacción es inadecuada y por comprender que mi pareja necesita tiempo para estudiar, y que eso no la aparta de nuestra relación”.

Consejos

  • Es esencial que te comuniques con tu pareja.
  • El voluntariado, la escritura, la pintura, los videojuegos, el ejercicio y los amigos son buenos ejemplos de cómo lidiar con tu ansiedad.

Advertencias

  • Si tu pareja trata de hacerte sentir inseguro de manera intencional, esto quiere decir que tu relación es disfuncional.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página