Cómo embridar un caballo

Al montar a caballo, una brida te proporciona la habilidad para controlar al caballo hasta cierto punto. Embridar puede ser difícil al principio, pero en realidad es bastante fácil de hacer. Parte de embridar exitosamente a un caballo es tener cuidado de que la brida no le ocasione incomodidad.

Embridar con una brida inglesa

  1. Elige el estilo inglés para una monta más complicada, como el salto ecuestre o las carreras. Las personas que montan con el estilo inglés tienden a hacerlo porque están realizando salto ecuestre, polo, carreras, etc. Si solo vas a salir a montar, es menos importante si eliges el estilo inglés o el Western.
  2. Revisa que tengas el tamaño correcto de brida. Si esta es la primera vez que vas a usar un bocado en un caballo en particular, definitivamente debes asegurarte de que vayas a usar la brida del tamaño adecuado. Si es del tamaño incorrecto, incomodará al caballo.
    • Las bridas vienen en tres tamaños: poni, jaca o árabe, y completo. Mide la cabeza de tu caballo desde el centro de la testuz hasta la esquina de la boca y compara esta medida con la parte superior de la brida y la pieza para la mejilla.
    • Si el bocado es muy pequeño, puede pellizcar la boca del caballo.
    • Si el bocado es demasiado grande, se deslizará por la boca del caballo. Además, una brida demasiado grande con puerto o plegable puede ocasionar dolor o dañar el paladar.
  3. Asegúrate de que tanto tú como tu caballo estén calmados. Un caballo puede sentir tu miedo y esto lo pondrá nervioso. También recuerda que puede ser estresante para un caballo que alguien le coloque algo metálico en la boca.
    • Sé paciente. Muévete al ritmo del caballo para que permanezca cómodo.
    • Muévete lenta y deliberadamente. De esta forma, el caballo podrá ver lo que está sucediendo y esto ayudará a evitar que entre en pánico.
  4. Asegura tu caballo con ataduras cruzadas. Colocarle ataduras cruzadas a un caballo lo mantiene centrado en un pasillo o espacio de trabajo y brinda un acceso fácil a ambos lados del caballo. A los caballos tiende a gustarles más una sola cuerda que las ataduras cruzadas (con una atadura a cada lado), pero estas últimas hacen que montarlos sea más fácil.
    • Tradicionalmente, una atadura cruzada tiene dos ataduras unidas a dos paredes, una frente a otra a cada lado. Los extremos de las ataduras tienen un mecanismo para enganchar, el cual abrocha el cabestro del caballo a cada pieza para la mejilla.
    • Asegura el cabestro alrededor del cuello del caballo, atando la cuerda principal en un collar suelto.
  5. Toma la brida. Debes tomarla con la mano izquierda, dejando que la cabezada se deslice por tu brazo, de forma que la parte superior y la banda de la frente cuelguen del recodo de tu codo. Esto facilitará colocar el bocado en la boca del caballo.
    • Asegúrate de levantar todas las riendas para no crear círculos con los que tu caballo pueda tropezarse, y mantén todas las correas lejos del suelo.
    • Cuando te acerques a tu caballo, debes hacerlo por el lado izquierdo, asegurándote de estar en su campo visual.
  6. Coloca las riendas en la espalda del caballo. Si el caballo está con ataduras cruzadas, deshaz la atadura derecha, coloca la rienda derecha bajo la atadura y luego vuelve a atarla. Haz lo mismo con la atadura izquierda. Las riendas las mantendrán seguras mientras atas y desatas las cuerdas.
  7. Levanta la parte superior del cabestro por encima de las orejas del caballo. Deslízalo hacia abajo y fuera de la cabeza del caballo en un movimiento calmado y deliberado.
    • No lo dejes simplemente caer al suelo.
  8. Haz que el caballo baje la cabeza. Puedes ofrecerle un trozo de manzana o un cubo de azúcar para que baje la cabeza. Coloca la mano derecha debajo de la nariz del caballo con la golosina en ella. Cuando baje la cabeza, ahí es cuando colocarás el bocado.
    • Asegúrate de tomar la parte superior de la brida con la mano derecha. Colócala en ángulo en línea con el ojo izquierdo y la oreja derecha del caballo.
  9. Desliza el bocado hacia la boca del caballo junto con la golosina. Sujeta el bocado hacia abajo, en donde hayas estado sujetando las golosinas. Colócalo suavemente contra los dientes del caballo lo más cerca posible del lugar en donde sus dientes superiores se encuentren con sus dientes inferiores. Sujeta el cubo de azúcar contra el bocado.
    • Asegúrate de colocar el bocado antes de colocar la parte superior de la brida sobre las orejas.
    • Asegúrate de estar sujetando la parte superior de la brida hacia arriba y que esté lista para colocársela al caballo antes de colocar el bocado en su boca.
    • Sujeta la brida de forma que ambos lados estén a una buena distancia, con la parte superior hacia arriba y las correas del ahogadero colgando libremente y no enredadas con ninguna otra correa.
  10. Desliza la parte superior de la brida por encima de las orejas del caballo. Debes mantener una presión suave en el bocado para que el caballo no lo saque de su boca (y tengas que empezar de nuevo). Evita aplastar las orejas. Si tienes que deslizar una oreja por debajo de la parte superior de la brida y luego la otra, hazlo suavemente.
    • Dale a tu caballo una golosina para premiarlo por portarse bien.
  11. Ajusta la banda de la frente. La banda de la frente siempre debe estar apoyada contra la frente del caballo de una forma suave. Debe estar colocada justo debajo de la base de las orejas. Las bandas de la frente pueden moverse cuando la brida se esté retirando, así que asegúrate de que no esté pellizcando las orejas del caballo.
    • Mientras estés ajustando la banda de la frente, ajusta la cabezada y las piezas para las mejillas para asegurarte de que todo esté simétrico.
  12. Abrocha el ahogadero. Recuerda que el ahogadero no está ahí para sujetar la brida en su lugar. Funciona como una precaución adicional para que la brida no se salga. Esto significa que el ahogadero necesitar estar lo suficientemente suelto como para mantener la distensión, incluso si el caballo baja la cabeza.
    • Asegúrate de poder pasar toda la mano entre el ahogadero y el caballo, incluso cuando su cabeza esté inclinada hacia el cuello.
  13. Revisa el encaje de la brida. La banda de la frente debe estar lisa y en la posición correcta. Esto significa que no debe estar pellizcando las orejas o la cabeza del caballo. Revisa que el bocado esté colocado de forma pareja en la boca del caballo. Debe haber dos arrugas en cada esquina de la boca del caballo. Si hay menos que eso, debes acortar las correas de las mejillas.
    • Asegúrate de que la brida esté colocada de forma pareja sobre la cabeza del caballo. Si tienes que ajustar la correa de la mejilla, revisa que el resto de la cabezada siga parejo.
  14. Retira el cabestro una vez que estés satisfecho con la posición de la brida. Desengancha el cabestro de la atadura cruzada restante. Desata la cuerda principal del cuello del caballo y desabrocha y retira el cabestro.
    • Aquí es cuando debes revisar la longitud de las riendas. Tienen que ser lo suficientemente largas como para que puedas tener contacto con la boca del caballo.
  15. Sujeta al caballo quitándole las riendas del cuello y tomándolas en tu mano. Llévalo por el lado izquierdo, junto a su mejilla. Sujeta las riendas en la mano derecha a aproximadamente 15 cm (6 pulgadas) debajo del bocado.
    • Mantén el lazo de la cuerda en tu mano izquierda.

Embridar con una brida Western

  1. Elige el estilo de monta Western para una monta más informal. La gente tiende a usar la monta estilo Western para rodeos y ganadería, y es más común en los EE.UU. que en otros países, así que es posible que tengas dificultades para acceder al equipo de Western si vives en un lugar que prefiera el estilo inglés.
    • Un aspecto agradable de la silla de montar Western es que tiene un cuerno, del cual te puedes agarrar si no eres un jinete experimentado.
  2. Revisa que tengas el tamaño correcto de brida. Si esta es la primera vez que vas a usar un bocado en un caballo en particular, definitivamente debes asegurarte de que vayas a usar la brida del tamaño adecuado. Si es del tamaño incorrecto, incomodará al caballo.
    • Las bridas vienen en tres tamaños: poni, jaca o árabe, y completo. Mide la cabeza de tu caballo desde el centro de la testuz hasta la esquina de la boca y compara esta medida con la parte superior de la brida y la pieza para la mejilla.
    • Si el bocado es muy pequeño, puede pellizcar la boca del caballo.
    • Si el bocado es demasiado grande, se deslizará por la boca del caballo.
  3. Asegúrate de que tanto tú como tu caballo estén calmados. Un caballo puede sentir tu miedo y esto lo pondrá nervioso. También recuerda que puede ser estresante para un caballo que alguien le coloque algo metálico en la boca.
    • Sé paciente. Muévete al ritmo del caballo para que permanezca cómodo.
    • Muévete lenta y deliberadamente. De esta forma, el caballo podrá ver lo que está sucediendo y esto ayudará a evitar que entre en pánico.
  4. Asegura a tu caballo. Tienes que cerciorarte de que el caballo esté asegurado. Esto significa anticipar el momento en que vaya a estar fuera del cabestro pero cuando aún no hayas abrochado la brida. Tienes que poder controlar y sujetar al caballo.
    • Para una estación de amarre, sujeta la brida de forma que la parte delantera de la banda de la frente esté mirando hacia adelante (en dirección opuesta al caballo). Coloca las riendas sobre su cuello. Extiende la rienda izquierda sobre el cuello del caballo de forma que caiga por el lado derecho. Extiende la rienda derecha de forma que caiga por el lado izquierdo. Deja que la brida se deslice hacia tu brazo. Levanta la parte superior del cabestro por encima de las orejas del caballo y desliza hacia abajo la banda para la nariz del cabestro, retirándola del rostro del caballo. Levanta la parte superior de la brida y extiéndela detrás de las orejas del caballo. Vuelve a ajustar el cabestro de forma que cuelgue alrededor del cuello del caballo.
    • Si no tienes una estación de amarre, usa las riendas de la brida para sujetar a tu caballo. Para riendas divididas, átalas una con otra y levántalas por encima de la cabeza del caballo, colocándolas justo detrás de las orejas. Levanta la parte superior del cabestro por encima de las orejas del caballo y retira del rostro del caballo la banda para la nariz del cabestro.
  5. Haz que el caballo baje la cabeza. Puedes ofrecerle un trozo de manzana o un cubo de azúcar para que baje la cabeza. Coloca la mano derecha justo debajo de su nariz con la golosina en ella. Cuando baje la cabeza, ahí es cuando colocarás el bocado.
    • Asegúrate de agarrar la parte superior de la brida con la mano derecha. Colócala en ángulo en línea con el ojo izquierdo y la oreja derecha del caballo.
  6. Desliza el bocado hacia la boca del caballo junto con la golosina. Sujeta el bocado hacia abajo, en donde hayas estado sujetando las golosinas. Colócalo suavemente contra los dientes del caballo lo más cerca posible del lugar en donde sus dientes superiores se encuentren con sus dientes inferiores. Sujeta el cubo de azúcar contra el bocado.
    • Asegúrate de colocar el bocado antes de colocar la parte superior de la brida sobre las orejas.
    • Asegúrate de estar sujetando la parte superior de la brida hacia arriba y que esté lista para colocársela al caballo antes de colocar el bocado en su boca.
    • Sujeta la brida de forma que ambos lados estén a una buena distancia, con la parte superior hacia arriba y las correas del ahogadero colgando libremente y no enredadas con ninguna otra correa.
  7. Mantén la presión en la parte superior de la brida mientras la deslizas por encima de las orejas del caballo. Debes tener cuidado de no aplastar las orejas del caballo. Levanta la parte superior por encima de la oreja izquierda del caballo a medida que la deslizas hacia la testuz. Desliza suavemente la oreja derecha del caballo por delante de la parte superior de la brida. También empuja suavemente las orejas del caballo hacia adelante en lugar de hacia atrás.
    • Si la brida tiene ganchos para la oreja en lugar de una banda para la frente, colócalos alrededor de las orejas del caballo en este momento.
  8. Dale a tu caballo una golosina por portarse bien. Siempre asegúrate de premiar a tu caballo por su buen comportamiento. Esto lo estimulará a aceptar el bocado y la brida con buena voluntad.
    • El azúcar también lo estimula a jugar con el bocado, así que los cubos de azúcar son una muy buena golosina para tener a la mano a la hora de embridar.
  9. Abrocha el ahogadero. Recuerda que el ahogadero no está ahí para sujetar la brida en su lugar. Funciona como una precaución adicional para que la brida no se salga. Esto significa que el ahogadero necesitar estar lo suficientemente suelto como para mantener la distensión, incluso si el caballo baja la cabeza.
    • Asegúrate de poder pasar toda la mano entre el ahogadero y el caballo, incluso cuando su cabeza esté inclinada hacia el cuello.
  10. Revisa el encaje de la brida. La banda de la frente debe estar lisa y en la posición correcta. Esto significa que no debe estar pellizcando las orejas o la cabeza del caballo. Revisa que el bocado esté colocado de forma pareja en la boca del caballo. Debe haber dos arrugas en cada esquina de la boca del caballo. Si hay menos que eso, debes acortar las correas de las mejillas.
    • Asegúrate de que la brida esté colocada de forma pareja sobre la cabeza del caballo. Si tienes que ajustar la correa de la mejilla, revisa que el resto de la cabezada siga parejo.
    • Abrocha la cadena o la correa para la barbilla si esto no se arregla.
  11. Retira el cabestro una vez que estés satisfecho con la posición de la brida. Desengancha el cabestro de la atadura cruzada restante. Desata la cuerda principal del cuello del caballo y desabrocha y retira el cabestro.
    • Aquí es cuando debes revisar la longitud de las riendas. Tienen que ser lo suficientemente largas como para que puedas tener contacto con la boca del caballo.
  12. Toma las riendas en la mano derecha. Lleva al caballo por el lado izquierdo, junto a su mejilla. Sujeta las riendas en la mano derecha a aproximadamente 15 cm (6 pulgadas) debajo del bocado. Mantén el lazo de la cuerda en tu mano izquierda. Siempre sujeta a aproximadamente 15 cm (6 pulgadas) por debajo del bocado.
    • Mantén la distensión en tu mano izquierda.

Resolución de problemas

  1. Maneja a un caballo que se oponga al bocado. A menudo, la razón por la que un caballo se opone al bocado se basa en un malentendido. Generalmente no está tratando de ser malcriado, pero algo acerca del bocado lo hace sentir incómodo.
    • El bocado puede tener el sabor equivocado. Los caballos tienden a preferir bocados de cobre a otros tipos de bocado debido a su sabor. Desafortunadamente, los bocados de cobre tienden a degradarse más rápidamente que los otros tipos de bocado, así que debes asegurarte de prestar atención a los hoyos y bordes afilados.
    • El bocado puede estar muy frío. No te gustaría que alguien te colocara un trozo de metal frío en la boca. A tu caballo tampoco. Prueba calentar el bocado entre tus manos antes de colocarlo en su boca.
  2. Entrena a tu caballo a abrir la boca para el bocado. A veces, tu caballo no abrirá la boca porque el bocado está muy frío o tiene el sabor equivocado, pero a menudo, un poco de entrenamiento puede lograr que haga lo que le pidas. Solo asegúrate de que refuerces el comportamiento que quieras ver en él.
    • Enséñale a tu caballo a estar cómodo con que le des una entrada para colocarle el bocado. Elige una entrada que puedas usar para hacer que tu caballo abra la boca. Dale a tu caballo una entrada tocándolo. Dile "sí" para que asocie ese toque con el buen comportamiento. Dale a tu caballo una golosina al retirar tus dedos.
    • Muéstrale a tu caballo que recibirá una golosina. Ata o asegura a tu caballo. Acércate a su cabeza por el lado izquierdo y camina de forma que tu caballo pueda verte. Mantente en ángulo mirando hacia la misma dirección que tu caballo. Ten una golosina en la mano izquierda. Dale a tu caballo la entrada y di "abre" mientras presionas suavemente dos dedos contra su labio inferior. Di "sí" y retira los dedos, dándole la golosina al caballo.
    • Repite estos pasos alrededor de cuatro o cinco veces, o hasta que parezca que tu caballo haya entendido.
    • Ahora haz lo que hiciste anteriormente, solo que esta vez mantén una presión ligera pero consistente y coloca los dedos justo debajo de su labio superior. Cuando el caballo abra la boca, di "sí" y dale la golosina. Practica esto hasta que lo entienda.
    • Haz que tu caballo te deje colocarle un bocado. Muéstrale el bocado a tu caballo (sin que esté unido a la brida para empezar). Deja que el caballo lo huela y lo toque con los labios. Luego, haz lo que hiciste anteriormente y dale la entrada a tu caballo. Coloca el bocado en su boca cuando la abra. Retira el bocado y dale una golosina.
  3. Evita que tu caballo se ponga nervioso. Una de las claves para embridar correctamente a un caballo es mantener la calma, tanto tú mismo como tu caballo. Un caballo nervioso puede tratar de morder, sacudir la cabeza, golpear con los cascos o escapar. Si tu caballo está demasiado nervioso, no lo embrides hasta que se haya calmado.
    • Evita golpearlo con las riendas, sobre todo cerca de los ojos y las orejas, porque esto puede hacer que un caballo se ponga nervioso o ansioso.

Consejos

  • Al colocar tu dedo en la boca del caballo, empújalo hacia la parte trasera, en donde no haya dientes, para que el caballo no pueda morderte. Cuando presiones hacia abajo, la entrada hará que abra la boca.
  • Si tienes un caballo que te esté causando problemas, por ejemplo, manteniendo la cabeza en alto, aprieta la base de las orejas y debería bajar la cabeza. Si no lo hace, coloca tu mano en el caballete de su nariz y detrás de la base de las orejas y sacude su cabeza suavemente diciendo "abajo" con firmeza. Debería obedecer.
  • Generalmente, al colocar cualquier tipo de brida, debes colocar las riendas por encima de la cabeza del caballo.
  • Cuando vayas a comprar una brida nueva, es mejor siempre tener unos cuantos agujeros adicionales para poder hacerla más larga o más corta a medida que el cuero se estire con el tiempo. O puedes tener que cambiar el bocado del caballo en algún momento.
  • Los caballos tienden a aceptar el bocado con más facilidad si lo asocian con algo bueno, como una golosina o un sabor agradable, así que trata de poner un poco de miel o frotar una menta en el bocado para ayudar a que el caballo lo acepte.

Advertencias

  • No dejes las riendas en el suelo porque, si el caballo las pisa, podría enredarse rápidamente, poniéndolos a ambos en peligro.
  • Nunca ates a un caballo usando una brida. El cuero no es lo suficientemente fuerte como para resistir a un caballo que lo esté jalando y, si la brida se rompe, las piezas de metal en ella pueden ser peligrosas.
  • Los caballos a veces pueden ser animales impredecibles. Si vas a embridar a uno, tendrás que lidiar con sus dientes, así que ten cuidado.
  • Trata de no caminar detrás de un caballo a menos que estés manteniendo una distancia segura. Al sujetar sus cascos, mantente a un lado del caballo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página