Cómo limpiar manchas de tinta de los muebles de madera

Las manchas de tinta están entre las más difíciles de limpiar, especialmente si se las deja secar. En caso de que la mancha de tinta se produzca sobre madera, algo que desafortunadamente ocurre a menudo, es doblemente frustrante. Si tienes en cuenta el precio de un buen mueble de madera, sobre todo el de las antigüedades, provoca una desazón absoluta. Inspira profundamente. Si bien son difíciles de quitar, no es imposible limpiar las manchas de tinta de la madera si sabes qué hacer.

Usar jabón de lavavajillas

  1. Haz una solución limpiadora con jabón de lavavajillas. Este método es más efectivo cuando la tinta se encuentra fresca. El jabón de lavavajillas funciona gracias a sus propiedades antigrasa. Diluye la mancha y evita que la tinta penetre en la madera. Mezcla 1/2 cucharadita de lavavajillas líquido con 1/3 taza de agua caliente en un recipiente pequeño y bate la solución hasta que produzca bastante espuma.
  2. Prueba el acabado. Antes de usar cualquier limpiador sobre la madera, debes probar cómo reacciona el acabado frente a él. Pon una bola de algodón en la espuma y frótala sobre una zona pequeña del mueble. Intenta encontrar un punto que no se vea. En caso de que el jabón estropee el acabado, detente. Si no es así, continúa con el siguiente paso.
  3. Toma un poco de espuma de jabón con un paño suave. Asegúrate de tomar solo de la espuma, no de la solución. Frota con cuidado la mancha de tinta con el paño enjabonado. A continuación, enjuaga la espuma con un paño limpio y húmedo y después seca la zona con una toalla limpia.
    • En caso de que la mancha aún sea visible, es posible usar un estropajo de acero superfino (número 0000) humedecido en cera líquida. Frota suavemente el estropajo de acero sobre la zona manchada. El estropajo de acero solo debe desprender una fina capa de superficie. Es importante ser cuidadoso para no eliminar demasiada madera. Limpia las partículas con un paño limpio.

Usar bicarbonato de sodio

  1. Haz una pasta con bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio, también conocido como "bicarbonato sódico", es muy bueno para limpiar porque se convierte en un abrasivo fino cuando se combina con agua. Es seguro para usarlo sobre la madera porque es suave a la vez que efectivo. Para hacer la pasta, añade el bicarbonato de sodio a 1/2 taza de agua. Pon pequeñas cantidades cada vez hasta que la mezcla espese en una cataplasma.
  2. Extiende la pasta sobre la mancha de tinta. Frótala con los dedos, asegurándote de extenderla totalmente sobre la mancha. No es necesario frotarla en el momento: deja trabajar el bicarbonato de sodio. Si frotas muy fuerte, es posible que dañes la superficie de la madera. Espera de 10 a 15 minutos.
  3. Limpia la pasta. Usa un paño suave humedecido con agua para eliminar la pasta. Repite el proceso hasta que se haya limpiado totalmente la tinta. Es posible que necesites repetir el proceso más veces para las manchas más grandes. Cuando estés satisfecho con los resultados, termina limpiando la superficie seca con otro paño suave.

Usar trementina mineral

  1. Prueba las trementinas minerales. Puedes encontrar trementinas minerales en cualquier ferretería. También se las conoce como "sustitutas del aguarrás". Humedece ligeramente una bola de algodón con trementina mineral y limpia una zona oculta del mueble. En caso de que el algodón absorba parte del acabado, no continúes.
  2. Humedece un paño con trementina mineral. Repasa ligeramente con el paño la zona manchada y límpiala con un paño mojado. En caso de que no se elimine la mancha, continúa con el siguiente paso.
  3. Usa estropajo de acero superfino (0000). Frota la zona manchada con un trozo de estropajo de acero humedecido con trementina mineral. Hazlo con suavidad y asegúrate de frotar a lo largo de las vetas de la madera. Trata de quitar tan poco acabado como puedas. Cuanto menos acabado quites, más fácil será realizar la restauración posterior.
  4. Limpia la superficie. Con un paño fresco, limpia la trementina mineral y las partículas que haya extraído el estropajo de acero. En este momento la mancha debería de haber desaparecido. Procede con la restauración del acabado en caso de que sea necesario. Si no es así, protege el acabado encerando o puliendo cuanto antes.

Usar decolorante

  1. Prepara la superficie de la madera. Aplica alcohol desnaturalizado en un paño limpio y suave y limpia la superficie para quitar la suciedad y otras impurezas. En caso de que la madera tenga un acabado, necesitarás eliminarlo. Es posible lijarlo, aunque requiera mucho trabajo, o usar decapantes químicos.
    • Si optas por quitar el acabado con decapantes químicos, haz el trabajo en una zona bien ventilada, ya que estos contienen químicos muy fuertes, por ejemplo, cloruro de metileno, y pueden causar graves daños en los ojos, los pulmones y la piel.
    • Es posible eliminar la laca y el Shellac simplemente con alcohol desnaturalizado.
  2. Determina el tipo de decolorante que vas a usar. La lejía doméstica contiene cloro, que sirve para limpiar manchas de tinta y puede eliminar tinta seca. También es posible usar un decolorante para madera que contenga ácido oxálico. El ácido oxálico es muy bueno para manchas con base de hierro, lo cual abarca algunos tipos de tintas. Otra opción es usar un decolorante de dos componentes. La primera parte contiene hidróxido de sodio y la segunda parte contiene peróxido de hidrógeno. La primera abre los poros de la madera, mientras que la última reacciona con la anterior. Puedes encontrar ambos tipos de decolorantes en cualquier ferretería.
    • Como con cualquier producto químico fuerte, asegúrate de que la zona de trabajo tenga abundante ventilación. Usa guantes para proteger tu piel y lleva mascarilla para proteger tus pulmones.
    • Cuando trabajes con decolorantes de dos componentes, usa prendas diferentes para cada componente y evitar así la reacción de un químico con otro.
  3. Aplica el decolorante. Aplícalo con un trapo limpio en la zona manchada, evitando dejar algún residuo en la madera circundante. Déjalo reposar sobre la superficie durante 10 minutos. Repite el proceso si fuera necesario.
  4. Limpia el decolorante. Limpia cuidadosamente el decolorante con un paño mojado en agua. Evita tocar la madera de la zona circundante. Sigue con otro paño húmedo y úsalo para limpiar toda la superficie. A continuación, sécalo con una toalla. Espera al menos 24 horas antes de restaurar el acabado.

Advertencias

  • No apliques amoniaco a tus muebles de madera, porque puede decolorarlos.

Cosas que necesitarás

  • paños suaves
  • trapos o toallas de papel
  • recipiente pequeño
  • jabón líquido de lavavajillas
  • estropajo de acero (número 0000)
  • cera líquida
  • cera o pulimento para el suelo
  • limpiador de madera
  • alcohol desnaturalizado
  • trementina mineral
  • lejía de uso doméstico
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página