Cómo administrar fluidos subcutáneos a un gato

La peor noticia para una persona no es enterarse de que su gato tiene una enfermedad renal, sino enterarse de los requisitos y responsabilidades que debe asumir para mantenerlo sano. Este artículo describe una manera muy simple de administrar fluidos a tu amado felino.

Pasos

  1. Compra un soporte para suero. Esta no es, para nada, una compra frívola: si detectaste la enfermedad renal a tiempo, es posible que administres fluidos por los siguientes 3 años aproximadamente. Los puedes hallar en eBay por alrededor de 30 dólares. Si no quieres gastar mucho dinero, puedes colgar una percha en la puerta y adjuntar la bolsa de fluidos a ella. Lo más importante es hacer que la bolsa se eleve muy por encima del gato, de modo que los fluidos goteen más rápido y les ahorren un poco de dolor a ambos.
  2. Comienza con un gato hambriento. Debe haber un retraso en su hora de comer de entre 1 y 3 horas. No le ocultes nada de lo que haces. Incluso puedes decirle “bien, ¡tenemos que administrar los fluidos ahora!”; sin embargo, no lo levantes hasta que todo esté en su lugar y estés listo para comenzar.
  3. Llena un bol grande con agua tibia.
  4. Pon la bolsa para suero en el bol para calentarla.
  5. Pon música suave que te guste. Esto te ayudará a permanecer calmado, lo cual hará que el gato permanezca calmado. Acarícialo y háblale en voz baja para que no se agite cuando lo toques.
  6. Mientras la bolsa caliente, despeja un espacio amplio en el mostrador de la cocina (si es al costado del fregadero, mejor) y lávalo bien.
  7. Instala el soporte para cuero.
  8. Reúne una toalla limpia y la aguja limpia. Saca la bolsa de suero y siéntela. Debe sentirse entre tibia y caliente. Sigue adelante y cuélgala una vez que se sienta agradable.
  9. Si es una bolsa nueva, arranca el pedazo pequeño de goma blanca que está en la parte inferior de la bolsa. Toma el tubo y encuentra el extremo puntiagudo, el cual está rodeado de una tapa de plástico transparente. Saca la tapa e introduce el extremo puntiagudo en la parte inferior de la bolsa. Ten cuidado de no perforar los lados del tubo interior de la bolsa.
  10. Adjunta la aguja y purga el tubo (saca un poco de fluidos para eliminar las burbujas de aire). Asegúrate de que todo esté exactamente donde quieras que esté y que puedas alcanzar todo sin mover más que tu brazo.
  11. Saca una lata de comida para gatos y pon alrededor de dos cucharadas de comida directamente en el mostrador, donde quieres que su cara esté. Machácala bien y échale dos cucharaditas de agua para volverla más blanda.
  12. Hay una alta probabilidad de que, incluso si sabe qué viene después, permita que lo levantes porque sabe que hay comida rica para comer.
  13. Ponlo sobre el mostrador y deja que se interese por la comida. Es posible que se baje una o dos veces, pero debes seguir de pie allí. Si está suficientemente hambriento, volverá en seguida.
  14. Una vez que haya empezado a comer, sostenlo en su lugar tan suavemente como puedas y encuentra un lugar entre los omóplatos con mucha piel floja.
  15. Usa el pulgar y el dedo medio para levantar la piel cuidadosamente. Empuja el dedo índice entre ellos para crear una “carpa” de piel.
  16. Introduce la aguja justo debajo de tu dedo índice y en paralelo a la columna vertebral. Asegúrate de que el agujero de la aguja quede hacia arriba: esto es menos doloroso para los gatos de piel dura, dado que la aguja se mete con menos resistencia. No es necesario introducir la aguja por completo, solo lo suficiente para que no se caiga.
  17. Comienza a administrar los fluidos. El soporte debe estar lo suficientemente cerca para que puedas revisarlo a menudo con facilidad para asegurarte de que todo funcione como debería y para saber cuándo frenar los fluidos.
  18. Mientras todos estén calmados y el gato coma la comida, no debes sujetarlo demasiado. Por supuesto que no debes soltarlo, pero simplemente mantener las manos sobre él debe ser suficiente. Incluso puede dar un paso para comer un poco de comida.
  19. Una vez que haya absorbido los fluidos suficientes (o apenas termine de comer, pues perderá la paciencia apenas haya desaparecido la comida; ¡por lo tanto, debes asegurarte de que le hayas dado suficiente comida!), saca la aguja, apunta con ella hacia el fregadero y deja que el gato se vaya. Puede saltar del mostrador y volver a la vida mientras tú detienes el flujo y limpias todo.
  20. Apenas hayas sacado la aguja, anímalo mucho. Dile algo como “¡fuiste muy valiente!” o “¡lo hiciste muy bien, buen trabajo!”
  21. Antes de empezar a limpiar en serio, dale al gato el resto de su comida en su bol normal en el lugar normal.
  22. Limpia todo adecuadamente y luego date un capricho. ¡Al menos en un principio, administrar los fluidos será mucho más desagradable para ti que para el gato!

Consejos

  • Algunas personas administran fluidos muy bien mientras se sientan en un sillón. Simplemente mantienen el soporte al lado del sillón y sujetan al gato en su regazo. Si esto funciona para ti, ¡hazlo!
  • ¡Mantén todo esterilizado! Solo toca la aguja para introducirla. No toques ningún extremo del tubo o el punto en el cual el tubo se conecta con la bolsa. NO uses la misma aguja dos veces, siempre usa una nueva aguja para cada inserción.
  • ¡Mantente tranquilo! Si no estás tranquilo, tu gato tampoco lo estará. Ambos se estresarán de
  • Si el flujo disminuye, haz lo siguiente:
    • Intenta levantar y ajustar la piel por encima de la aguja.
    • Trata de mover la aguja ligeramente.
    • Eleva más la bolsa de fluidos.
  • No es tan alarmante como parece. Una vez que lo hayas hecho un par de veces, te sentirás mucho mejor sobre el proceso.
  • Si el gato no quiere comer y trata constantemente de salir, trata de ponerlo en una caja de cartón profunda que incluya una manta o toalla suave en el fondo. Esto ayuda a calmar a algunos gatos.
  • No es tan importante que el gato coma mientras recibe los fluidos; por lo tanto, si no quiere comer, no lo obligues.
  • Recuérdate constantemente que lo amas y lo estás ayudando a alargar su vida. ¡Esto evitará que lo estrangules cuando se escape de ti sin recibir el tratamiento completo!
  • Querrás que tu gato esté lo más quieto posible, así que acepta simplemente que limpiarás el mostrador una vez antes de que coma y otra vez después de que lo haga.

Advertencias

  • ¡No hagas esto si no lo sugiere un veterinario!
  • Es posible que el gato gotee fluidos después de sacar la aguja. Si fue una experiencia particularmente traumática, es posible incluso que el gato sangre un poco. Aplica presión al área por alrededor de un minuto de ser posible.
  • Algunos gatos tratan de lamer la aguja. ¡Ten cuidado con esto!
  • Algunos gatos reaccionan agresivamente y es posible que muerdan o arañen a quien administre los fluidos después de ser hincados con una aguja. Debes saber cómo sujetar a tu gato adecuadamente en caso de que esto suceda.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página