Cómo elegir un rodillo de amasar

Los rodillos de amasar pueden convertirse en una obsesión para los coleccionistas de utensilios de cocina y en una fuente de gran orgullo para el cocinero que disfruta de hornear. Estos son un utensilio para hornear esencial y, a menudo, se exhiben en la cocina como una obra de arte. Elegir el rodillo de amasar adecuado para tus necesidades no es tan sencillo como parece, ya que hay distintos tipos y materiales, cada uno con sus propias ventajas.

Pasos

  1. Elige entre un rodillo de vara o un rodillo tradicional. El rodillo de vara (más conocido como rodillo francés) es una pieza de madera que consiste en un tarugo recto, afilado desde el centro o afilado en los bordes. El rodillo tradicional es un cilindro redondo de madera adherido a un eje interno, con dos mangos en los extremos para presionar y hacerlo rodar. Ambos tienen ventajas y es posible que prefieras uno más que el otro, o incluso descubrir que estos funcionan muy bien para diferentes tareas de la cocina. La única manera de saber cuál funciona mejor para ti es probando cada uno.
    • El rodillo francés es más cómodo para tus manos y muñecas. Colocas la palma de tu mano en cada extremo y haces rodar el rodillo ejerciendo una presión regular a lo largo de la masa. Sin embargo, una desventaja es que tus manos tocan la masa; algunas personas consideran esto como una técnica, pero tocar demasiado la masa puede hacer que esta se caliente debido al calor de las manos, así que tienes que trabajar rápidamente. El rodillo francés normalmente es menos costoso que el rodillo tradicional y tiene la ventaja de no tener ninguna grieta que podría retener algunos trozos de masa.
    • El rodillo tradicional se usa sosteniendo los mangos y rodando el cilindro a lo largo de la masa. Sin embargo, la desventaja es que necesitas ejercer más fuerza sobre la masa y, en consecuencia, esta no se estira tan uniformemente como con un rodillo francés puesto que ejerces presión de manera irregular.
    • Algunos rodillos son de una pieza con mangos, es decir, una combinación entre ambos tipos de rodillos.
  2. Considera un rodillo de madera. Este tipo de rodillos son tradicionales y se pueden fabricar de diversos tipos de madera, incluyendo la madera aromática (por ejemplo, el exquisito pino huon de Tasmania). Mientras más grande sea el rodillo de madera, más pesado será (lee la sección de "Consejos" para conocer los beneficios del peso).
    • Muchos rodillos de madera se pegan a la masa. Esto puede ser una verdadera molestia, en especial si el añadir bastante harina hace que la pasta tenga un excedente de harina. Sin embargo, algunas maderas son mejores que otras; busca madera más aceitosa para que la masa no se pegue tanto.
    • Un rodillo de madera no puede enfriarse cuando necesitas que la masa permanezca muy fría.
    • Estos rodillos pueden dejar marcas con más facilidad que otros tipos de rodillos.
  3. Busca rodillos de mármol. Estos son pesados, pero permanecen fríos (en particular, si los enfrías previamente) y, por lo tanto, no pasan calor a la masa. Lo malo es que si bien estos rodillos lucen impresionantes, son muy pesados y pueden aplastar demasiado una masa delicada. Si compras uno, asegúrate de que su eje interno esté muy bien adherido y que no se mueva de su lugar.
    • El mármol se raya fácilmente. Por lo general, viene con un soporte de madera; no olvides usar siempre este soporte al momento de enfriar y guardar el rodillo.
  4. Prueba con un rodillo de acero inoxidable. Estos lucen muy propios de un "cocinero profesional" y soportan muy bien el frío. Son fáciles de lavar y normalmente tienen un buen equilibrio. Pero la desventaja es que pesan mucho y pueden ser muy fríos al tacto.
    • Algunos rodillos de metal pueden llenarse de agua al igual que los de vidrio.
  5. Busca rodillos antiadherentes. Una superficie antiadherente hará que sea más fácil pasar el rodillo sobre la masa. Los rodillos antiadherentes pueden ser de plástico, silicona y de cualquier otro material antiadherente. Verifica si puedes enfriarlo y que la superficie sea segura. Lo mejor de los rodillos de silicona es que no se pegan para nada y que son muy fáciles de limpiar.
  6. Echa un vistazo a los rodillos de vidrio. La ventaja principal de estos rodillos es que puedes llenarlos de agua en el interior para mantenerlos fríos y así rodar mejor sobre la masa.
    • Lee las instrucciones que vienen con el rodillo de vidrio respecto a la temperatura del agua. Si el agua está demasiado fría, el rodillo exudará y el líquido pasará a la masa.
  7. Elige una longitud adecuada. La longitud no será un problema a menos que hagas hojas grandes de masa, por ejemplo, si se trata de hacer pasta. En este caso, vas a necesitar un rodillo largo, más largo que los tamaños promedio.
    • La longitud estándar de un rodillo francés es de 50 cm (20"), mientras que el de madera y el de metal son de 30 cm (12"). Los rodillos de mármol tienden a ser de 25cm (10") de longitud. Los rodillos de más de 80 cm (32") pueden doblarse.
    • No elijas un rodillo largo para un amasado normal, ya que será muy difícil de manejar.
  8. Comprueba las siguientes características antes de que te decidas por uno:
    • Es fácil de usar y no es incómodo para ti
    • El equilibrio es el adecuado
    • La superficie no se pega a la masa ni la calienta
    • Es fácil de limpiar.
  9. Considera tener varios rodillos de distintos tipos. Esto te permite cambiar de rodillos según los requerimientos de tus recetas y exhibirlos en tu cocina.
    • También hay rodillos especiales que graban diseños decorativos. Estos son para cocineros profesionales con un diseño específico en mente y que trabajan con mazapán, pasta, mantecadas, pan de jengibre, masa fondant, etc.

Consejos

  • Los rodillos son buenos para triturar galletas, nueces, semillas, etc., además de servir para estirar la masa.
  • También puedes encontrar rodillos de tamaño especial para niños.
  • Ten en cuenta que a pesar de que los rodillos pesados pueden ser difíciles de usar, estos permiten una distribución uniforme y rápida de la masa, asegurando que la toques lo menos posible. Por otro lado, los rodillos más pesados permiten hacer hojas de masa más delgadas.
  • Revisa la superficie de los mangos; los mangos adherentes hacen que la manipulación del rodillo sea mucho más fácil que los de material resbaloso como la madera o la madera pintada.
  • Puedes comprar rodillos en tiendas de utensilios de cocina, proveedores de equipos de cocina, proveedores de equipos para restaurantes, tiendas de cocina en línea y en páginas web de remates, etc. Si te interesan rodillos de madera antiguos, puedes encontrarlos en muchas tiendas de antigüedades y a menudo se encuentran en buenas condiciones. Si este no es el caso, ponlos en exhibición.
  • Si no tienes un rodillo, puedes usar una botella limpia de vidrio. Sin embargo, evita usar una botella con diseños grabados o, de lo contrario, esta dejará marcas en la masa.
  • En Estados Unidos, es muy usual encontrar rodillos de madera de maple o de madera de abedul. Si vives en Estados Unidos y quieres apoyar a los fabricantes locales, es muy probable que encuentres una amplia gama de rodillos de otros tipos de madera hechos a mano como los rodillos tradicionales o los rodillos franceses, depende de donde vivas.
  • Si tocas o no la masa, eso dependerá del ancho del rodillo. En realidad es cuestión de gustos.
  • Considera comprar una tabla de amasar de mármol. Esto mantendrá bien fría la masa. Solo asegúrate de no usar la tabla para cortar encima de ella ya que esto puede desafilar o dañar los cuchillos.

Advertencias

  • La mayoría de rodillos nunca deben meterse en el lavaplatos. Lávalos a mano limpiándolos con un paño húmedo y sécalos con aire. Si quieres saber sobre materiales más modernos, lee las instrucciones del fabricante.

Cosas que necesitarás

  • Una tienda de utensilios de cocina de calidad
  • Rodillos de amasar
  • Un soporte o una repisa donde guardar el rodillo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página