Cómo estimular el crecimiento de encías

Si tus encías han empezado a retraerse, podrías tener periodontitis, una enfermedad de las encías que puede destruir los huesos y tejidos de los dientes. Visita a un profesional dental tan pronto como notes cambios en tus encías. Mientras tanto, puedes usar algunos productos caseros para determinar el crecimiento de tus encías. Ten en mente que la evidencia científica que respalda estos métodos es limitada. Úsalos cuidadosamente y no los tengas como sustitutos del cepillado de dientes, la aplicación de hilo dental y las visitas regulares al dentista.

Aplicar pastas a tus encías

  1. Mezcla bicarbonato con agua. Mezcla 3 cucharadas de bicarbonato y 1 cucharada de agua en una taza pequeña. Revuelve la solución y continúa agregando agua hasta que se forme una sustancia pastosa. Es importante mezclar el bicarbonato con agua. El bicarbonato solo es demasiado fuerte para tus dientes y encías.
    • También puedes mezclar el bicarbonato con aceite de oliva o aceite de coco en lugar de agua.
  2. Aplica la mezcla sobre tus encías. Sumerge un dedo en la mezcla y colócalo en la línea de tus encías. Haz un masaje cuidadosamente con los dedos utilizando movimientos circulares. También puedes aplicar la mezcla sobre tus encías con un cepillo de dientes suave.
    • Haz un masaje durante dos minutos.
    • Aplica la mezcla dos o tres veces a la semana.
    • Deja de usar la pasta si notas que tus encías se irritan más.
  3. Haz una pasta de hierbas. Mezcla polvo de cúrcuma con agua para hacer una pasta. Utiliza un cepillo de dientes suave para aplicar la pasta sobre tus encías. Si el cepillo de dientes es demasiado áspero, puedes hacer un masaje con los dedos para aplicar la pasta sobre tus encías. Deja la pasta sobre las encías durante unos minutos y luego enjuágate la boca.
    • También puedes aplicar hojas de salvia o aplica 1/16 de cucharadita de salvia seca en tus encías. Deja la salvia sobre tus encías durante dos a tres minutos y luego enjuágate la boca.
    • Tanto la cúrcuma como la salvia tienen propiedades antiinflamatorias. La cúrcuma ayuda a combatir las bacterias además de reducir la inflamación.

Utilizar aceite de oliva ozonizado

  1. Adquiere aceite de oliva ozonizado. El aceite de oliva ozonizado es un aceite de oliva que ha sido sometido a un proceso que aumenta su capacidad de combatir las bacterias y los microorganismos dañinos en tu boca. Este proceso hace que el aceite de oliva pase de tener un color verdoso a ser un gel de color blanco. Puedes adquirir aceite de oliva ozonizado donde un minorista en línea como Amazon.
    • Se ha demostrado que el aceite de oliva ozonizado sana las lesiones de las encías y mejora los síntomas de la gingivitis.
    • Refrigera el aceite de oliva ozonizado o mantenlo lejos de los rayos del sol a una temperatura ambiente.
    • Muchas personas han tenido buenos resultados con este tratamiento, pero la única forma de detener verdaderamente la regresión gingival es mediante la atención médica de un profesional. Se sabe que la terapia con ozono mata las bacterias anaeróbicas, un procedimiento muy exitoso utilizado para combatir la periodontitis.
  2. Cepíllate los dientes. Cepíllate los dientes con un cepillo suave y una pasta sin fluoruro. Después de que te termines de cepillar, usa hilo dental en cada diente para eliminar la placa y los restos de comida. El aceite de oliva es más efectivo cuando preparas tu boca antes de aplicarlo.
    • Ten cuidado de no cepillarte con demasiada fuerza antes de aplicar el aceite.
  3. Aplica el aceite sobre tus encías. Puedes aplicar el aceite sobre tus encías con los dedos o con un cepillo. Haz un masaje sobre tus encías con el aceite durante 10 minutos. Una vez lo hayas aplicado, no comas, no te enjuagues ni bebas nada durante 30 minutos.
    • También puedes cepillarte los dientes con el aceite.
    • No uses aceite ozonizado si acabas de sufrir un infarto, estás embarazada, tienes hipertiroidismo, sufres una intoxicación con alcohol o tienes hemorragia en alguno de tus órganos.
    • Lee las instrucciones del envase para determinar con cuánta frecuencia debes aplicar el aceite.

Probar el método del enjuague con aceite

  1. Coloca una cucharada de aceite en tu boca. Los enjuagues con aceite se utilizan para eliminar las toxinas y las impurezas de tu boca. Puedes utilizar aceite de coco, aceite de semillas de girasol, aceite de ajonjolí o aceite de palma. El aceite de coco es el más popular, pero es sólido a una temperatura menor que 23,9 grados Celsius (75 grados Fahrenheit), y puede ser difícil hacer enjuagues en tu boca con un trozo de aceite. Mezcla aceite de coco con algún otro de estos aceites para que sea más fácil hacer los enjuagues.
    • Los niños (de cinco a quince años de edad) solo deben usar una cucharada de aceite.
    • El aceite de ajonjolí es el aceite que la cultura india prefiere. El aceite de ajonjolí tiene un alto contenido de antioxidantes y se cree que fortalece los dientes y las encías.
  2. Haz enjuagues con el aceite. Enjuaga y pasa el aceite por tus dientes durante 10 a 15 minutos. El aceite se diluirá y adquirirá un color blanco lechoso. El movimiento del enjuague ayuda a activar las enzimas y a eliminar las toxinas. No te tragues el aceite, ya que contiene bacterias y toxinas.
    • Si no puedes hacerlo durante 10 a 15 minutos al día, empieza con cinco minutos y ve aumentando la cantidad de tiempo.
    • Es mejor hacer los enjuagues con aceite temprano por la mañana antes de comer.
  3. Cepíllate los dientes. Una vez que hayas escupido el aceite, cepíllate los dientes y enjuágate con agua como lo harías normalmente. Los enjuagues con aceite no sustituyen el cepillado regular y el cuidado oral. Esto debe utilizarse como suplemento para lo que haces normalmente.
    • Los enjuagues con aceite son tan efectivos como los enjuagues bucales comerciales para eliminar el mal aliento, y el crecimiento y acumulación de placa. La gingivitis (enfermedad de las encías) es el resultado de la acumulación de placa.
    • Si haces el enjuague con aceite todos los días, debe haber una mejora en la acumulación de placa en cuestión de 10 días.
    • Aunque la Asociación Dental Estadounidense no recomienda los enjuagues con aceite, este método ha sido utilizado durante siglos para cuidar de los dientes y las encías. Incluso si usas esta técnica, acude a un profesional médico para detener la recesión gingival.

Cuidar de tus encías

  1. Conoce las causas de la recesión gingival. Son muchos los factores que pueden ocasionar la recesión de tus encías. Tu dentista puede ayudarte a identificar cualquier factor de riesgo que puedas presentar. Estas son algunas de las causas tradicionales de la recesión gingival:
    • gingivitis
    • utilizar un cepillo de cerdas duras o cepillarte con demasiada fuerza
    • haber nacido con encías naturalmente delgadas o débiles
    • fumar y consumir tabaco
    • trauma en el tejido de tus encías
  2. Cepíllate los dientes dos veces al día. Utiliza un cepillo de cerdas suaves para cepillarte cuidadosamente los dientes dos veces al día. Debes posicionar tu cepillo en un ángulo de 45 grados respecto a tus encías. Cepíllate de atrás hacia adelante con movimientos cortos sin hacer presión sobre el cepillo. Luego haz un movimiento vertical al simplemente “halar” la encía hacia la superficie de los dientes con el cepillo. Un buen masaje de las encías, junto con una técnica de cepillado que estimule el crecimiento de las encías hacia la superficie con la que se mastica es el secreto para prevenir la recesión.
    • Asegúrate de cepillarte las distintas superficies de los dientes.
    • Cambia tu cepillo de dientes cada tres o cuatro meses, o incluso antes, si las cerdas se empiezan a abrir y a perder su color.
    • Cepíllate la lengua cuando termines para eliminar las bacterias.
  3. Usa hilo dental todos los días. Esto te ayudará a eliminar la placa que no puede eliminarse con el cepillado solamente. Toma 45 cm (18 pulgadas) de hilo y enróllalo en tus dedos del medio. Haz una forma de c cuando pases el hilo entre tus dientes y la línea de las encías. Sé cuidadoso y nunca presiones fuertemente el hilo contra tus encías.
    • Puedes usar hilo dental, un instrumento dental o un enhebrador con hilo dental. Habla con tu dentista acerca de qué instrumento es mejor para ti.
  4. Visita al dentista regularmente. La frecuencia de tus visitas al dentista depende de la salud de tus dientes y encías. La mayoría de los adultos tienen que ir al menos una vez al año. Tu dentista se enfocará en la atención preventiva y en tu salud oral en general.
  5. Acude a un especialista. Si tu dentista regular considera que necesitas una atención más intensa, debes acudir a un especialista. Un especialista puede realizar tratamientos específicos y procedimientos quirúrgicos para aumentar el crecimiento de las encías. Estos tratamientos son costosos e invasivos.
    • Los posibles tratamientos para mejorar tus encías incluyen raspado y alisado radicular o un injerto en las encías. Tu dentista decidirá qué es lo mejor para ti.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página