Cómo quitar linóleo

El linóleo es una cubierta para pisos económica y ecológica que a menudo se encuentra en cocinas, vestíbulos, lavanderías y salas de reuniones. El linóleo se instala con facilidad en el entresuelo con alguno de los siguientes métodos: adhesión integral o adhesión perimetral. En la adhesión integral, todo el entresuelo se cubre de adhesivo, mientras que durante un trabajo de adhesión perimetral se aplica pegamento solo en los bordes del perímetro y las uniones interiores. De cualquier manera, retirar linóleo es usualmente un proceso muy sencillo que la mayoría de propietarios puede llevar a cabo con un poco de experiencia. Lee el siguiente artículo para aprender cómo quitar linóleo.

Quita la cubierta de linóleo

  1. Despeja el área de trabajo. Quita todos los artefactos, los muebles y otros obstáculos de la superficie de linóleo.
  2. Corta el linóleo en tiras de 35 cm (12 pulgadas) con una navaja suiza. Retirar tiras pequeñas y sencillas de manipular es mucho más fácil que retirar la lámina de linóleo entera.
  3. Calienta la cubierta de linóleo con una pistola de aire caliente para ablandarla y retirarla con facilidad. Para hacer la superficie de linóleo suave y maleable, considera calentarla sección por sección con una pistola de aire caliente. Esto hará que retirar la cubierta sea mucho más sencillo.
    • ¿Qué pasa si no tienes una pistola de aire caliente? Una secadora quizás funcione, pero es probable que no caliente lo suficiente para realizar el trabajo con eficiencia. Comprueba si la secadora en la configuración más caliente hace que quitar la cubierta sea más sencillo.
  4. Levanta las tiras manualmente. Usa una espátula de 10 cm (4 pulgadas) para levantar los bordes de cada sección y agrietar el resto. La capa exterior dura debe salir fácilmente, pero si el linóleo se instaló con un proceso de adhesión integral, quizás queden secciones grandes de respaldo suave y adhesivo que requieran trabajo adicional.
  5. Alternativamente, puedes automatizar el proceso usando una herramienta oscilante con una hoja de raspado rígida. Frota un poco de vaselina en la hoja de raspado para evitar que se atasque. Luego, comienza por deslizar el raspador automático debajo de una unión cortada previamente y levanta el linóleo con la mano libre. Sigue por las uniones cortadas previamente para quitar la cubierta de linóleo. Dependiendo de la instalación, este proceso puede ser más rápido que quitarla a mano.

Quita el papel adhesivo o la capa base

  1. Si tienes linóleo viejo, considera romper una pequeña pieza de papel adhesivo o capa base para comprobar si hay amianto. Muchos pisos de linóleo viejos contienen baldosas o chapa de amianto, que son pequeñas fibras peligrosas de inhalar. Si bien la retirada adecuada y segura del amianto puede hacerse en casa, quizás sea más fácil (y más sencillo a fin de cuentas) quitarlo con la ayuda de un instalador de amianto profesional.
    • De cualquier forma, prepárate para usar gafas y una máscara respiradora para filtrar las fibras de amianto de las partes más porosas del suelo. Debes usarlas por seguridad sin importar si crees que el piso del linóleo contiene amianto o no.
    • Otra forma de reducir el peligro de las baldosas o la chapa de amianto es humedecerlas antes de quitarlas. El amianto seco se eleva en el aire con facilidad, incluso si no puedes verlo. Por otro lado, el amianto mojado no se eleva con la misma facilidad. Ten cuidado al mojar la capa base si tienes pisos de madera. Revisa los pasos siguientes.
  2. En pisos delicados, rasca el adhesivo o la capa base con una espátula. Quizás tengas que aplicar presión moderada o extrema según la potencia del adhesivo. Esto puede llevar mucho tiempo, pero no hay riesgo de dañar los entresuelos de madera dura.
    • Puedes probar con una pistola de aire caliente y un raspador oscilante automático para quitar el adhesivo, tal como al quitar la cubierta de linóleo. Sin embargo, es posible que resulte difícil meter la hoja raspadora debajo del adhesivo. De cualquier manera, la pistola de aire caliente ablanda el adhesivo y hace que sea más fácil quitarlo.
  3. En entresuelos más durables, empapa el adhesivo con agua hirviente y permite que se absorba por alrededor de 15 minutos. Cabe repetir que debes aplicar agua si el entresuelo es de concreto o de contrachapado sustituible. La madera puede deformarse si aplicas cualquier líquido, así que ten cuidado al lidiar con entresuelos de madera dura que puedan dañarse.
    • Te indicamos cómo aplicar el agua hirviendo en el adhesivo o la capa base sin hacer un desastre o, incluso peor, inundar todo. Forra secciones del suelo con toallas que estés dispuesto a perder. Vierte el agua caliente sobre las toallas, dejando que absorban la mayoría del agua a la vez que calientan el adhesivo. Espera 15 minutos antes de quitar las toallas.
    • Luego usa una rasqueta. Es necesaria una rasqueta grande para trabajar con el adhesivo húmedo, pues sale mucho más fácil que el adhesivo seco, lo que te da la oportunidad de retirar bastante a la vez.
  4. Un truco genial es usar un limpiador a vapor para papel tapiz. Puedes alquilar uno por poco dinero en una ferretería cercana. Calienta el limpiador. Coloca la almohadilla de aplicación del limpiador a vapor sobre una sección del adhesivo y deja que aplique el vapor de 60 a 90 segundos. Mueve el limpiador a una sección adyacente y rasca la zona donde acabas de usarlo.
    • Este proceso es bastante rápido en comparación al método en seco para quitar adhesivo. Un piso de 9 metros cuadrados (100 pies cuadrados) toma menos de dos horas.

Termina el proceso

  1. Aplica un decapante químico en el adhesivo difícil según las instrucciones del fabricante. La mayoría de los decapantes químicos usan los mismos ingredientes activos encontrados en los decapantes de pintura y pueden comprarse en la ferretería local.
  2. Rasca el adhesivo tratado con una espátula para quitar los residuos. Debido a que la mayoría de adhesivos se quitó antes de aplicar el decapante, este proceso debe resultar bastante sencillo.
  3. Barre o aspira el entresuelo recién expuesto para quitar los residuos. ¡El entresuelo está oficialmente listo para brillar como nuevo!

Consejos

  • Puedes instalar baldosas, tarima flotante o pisos de vinilo nuevos directamente sobre el linóleo existente si el piso viejo es liso y está adherido firmemente.

Advertencias

  • Los productos para suelo y los adhesivos aplicados antes de 1980 pueden contener amianto, así que toma las medidas necesarias al rasgar, romper o lijar material sospechoso.
  • Ten ventilación adecuada y sigue todas las instrucciones de seguridad al utilizar decapantes químicos.

Cosas que necesitarás

  • Navaja suiza
  • Guantes de trabajo
  • Espátula
  • Agua caliente
  • Decapante químico
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página