Cómo ahorrar dinero comprando una vez al mes

¿Con cuánta frecuencia vas al supermercado? ¿Podrías arreglártelas yendo solo una vez al mes? Cuando las personas van de compras más veces, compran más cosas. Los supermercados y las tiendas lo saben y es por eso que esconden los productos más comunes al fondo de la tienda con el fin de que tengas que atravesar los pasillos para llegar. Así, ¡las probabilidades de que compres algo por impulso aumentan! Además de hacer una lista de compras y seguir lo que dice, otra forma de limitar tus gastos es minimizar el tiempo que pasas en la tienda. ¿Para qué ir cuatro o más veces cuando puedes ir solo una? Si planeas con anticipación para ir solo una vez al mes, ¡te vas a sorprender con tus ahorros a fin de año!

Pasos

  1. Haz una lista de las cosas que necesitas y actualízala continuamente.
    • Empieza a guardar tus recibos. Es ideal que tengas todos los recibos de todas tus compras en un mes normal. Revísalas todas y resalta lo esencial (lo que usaste o comiste). Obvia los artículos que compraste por impulso (ya sabes que son las cuatro cajas de galletas y helado que estuvieron en oferta y que sabes que no te ayudan a cumplir tu sueño de tener un abdomen bien marcado).
    • Planea tus almuerzos. Imagina que tu casa es un restaurante. ¿Cuál es el menú? Puedes adelantarte y planear todos los almuerzos en un calendario (como lo hacen quienes cocinan una vez al mes), pero también es de ayuda si solo piensas en algunas "recetas maestras" que puedas adaptar a diferentes platillos. Por ejemplo, toma una gran cantidad de carne barata, que por lo general es dura y ponla a cocer lentamente hasta que esté suave. Luego deshiláchala y úsala en emparedados calientes, enchiladas, etc.
  2. Acumula cupones y anuncios de las cosas que usas y las tiendas que frecuentas. En los días antes de tu viaje mensual por el supermercado, busca los remates y descuentos que se adecuen a los productos de tu lista.
  3. Divide y vencerás. Si es posible, ve con un amigo para que te ayude. Una persona se encarga del perímetro de la tienda (carnes, frutas y verduras, lácteos y productos horneados) mientras que la otra se encarga del centro (comida procesada, artículos domésticos, productos para cocinar). Cada viaje de compras mensual toma más tiempo que uno semanal por lo que dividir las labores lo hará más fácil (y menos agotador).
  4. Ve a diferentes tiendas. Cada tienda tiene su propia ventaja. Si vas de compras cada semana, no tiene sentido que manejes por todo la ciudad para ahorrar unas monedas. Sin embargo, al comprar solo una vez al mes, los gastos de viaje disminuyen.
  5. Cuando vuelvas a casa con la comida, prioriza. Algunas frutas (uvas y plátanos) se deben consumir a principios del mes, mientras que otros alimentos (leche y pan) puede que necesiten ser congelados.
    • Si te preocupa no tener abastos de frutas o verduras frescas, considera cultivar tus propios alimentos o visitar los mercados de granjeros para encontrar buenas ofertas. O también puedes centrarte en comer frutas y vegetales frescos a comienzos del mes y, luego, comer las frutas y vegetales enlatados o congelados a fines de mes.
    • Con respecto a la leche, tienes diferentes opciones:
      • Toma leche fresca durante la primera mitad del mes.
      • Congela la leche para que la tomes durante la segunda mitad del mes.
      • Toma leche en polvo.
      • Toma leche ultrapasteurizada (tiene una larga vida útil).
      • O, si te gusta la leche de soya, ¡te durará algunos meses! (aunque es más cara que la leche normal).
      • La leche de arroz también es una buena alternativa pues también dura unos cuantos meses (ni siquiera sientes la diferencia luego de mezclarlo con cereales o al usarlo cuando cocines u hornees).
      • La leche de almendra es particularmente saludable.
  6. Evalúa y adáptate. Cuando empieces a comprar mensualmente, te equivocarás algunas veces. Quizás tengas que volver a la tienda para comprar algo que se te olvidó, pero no dejes que estos "viajes de emergencia" se vuelvan una costumbre. Asegúrate de volver a casa solamente con el producto que necesites y nada más. Luego agrégalo a tu lista de compras mensual.

Consejos

  • Te darás cuenta de que comprar una vez al mes te "obliga" a consumir toda la comida que puedas. Ya sabes cómo es comprar bastante brócoli pensando que te comerás todo, pero luego de que vuelves a ir de compras en cuatro días, compras algo diferente y camuflas el brócoli.
  • Si tienes la suerte de tener cerca de un vendedor de verduras, pequeñas tiendas de verduras o una cooperativa de alimentos (el perímetro de estos lugares suele ser similar al de las tiendas grandes pero sin cosas innecesarias en el centro), podrás comprar ahí sin tener que lidiar con "impulsos de compra" o el estrés de ir a los supermercados grandes.
  • Necesitarás el espacio de almacenamiento adecuado para todos tus alimentos. Si compras para una familia de cuatro o más, o si vives en un apartamento pequeño, puede que no tengas espacio suficiente para almacenar los alimentos. Puedes usar un armario que te sobre o una habitación de invitados, si tienes una. No te olvides del espacio debajo de la cocina ni de los cajones y repisas repartidos por tu casa o apartamento. ¡Pero no te olvides donde los pusiste!
  • Si vives cerca de un local de productos lácteos al paso, puedes comprar leche fresca cuando lo necesites sin tener que ir a una tienda.
  • Si de verdad piensas realizar tus compras una vez al mes, comprar un refrigerador grande sería una buena inversión. Los congeladores horizontales de la marca Energy Star tienen una gran capacidad y bajos costos de funcionamiento.
  • Para una mayor eficiencia y mayor ahorro, también puedes complementar este método con el de cocinar una vez al mes.
  • Puedes comenzar disminuyendo tus viajes al supermercado a dos veces por mes (con una semana adicional para leche y huevos). Por otro lado, algunas personas llevan esto al extremo y ¡solo van una vez al año!

Advertencias

  • Fíjate la fecha de expiración de los cupones.
  • Deja a tus hijos pequeños al cuidado de una niñera. Puedes ahorrar tiempo y dinero si dejas a los niños en casa en vez de que los lleves y te distraigan de lo que tienes que hacer. Sin embargo, si son niños más grandes, pueden ser de ayuda.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página