Cómo lidiar con un maestro mezquino

Todo el mundo ha tenido por lo menos un maestro mezquino en su vida. ¡Este maestro con frecuencia puede gritarte por el menor error o hasta odiarte sin razón alguna! Aprende cómo lidiar con él en este artículo:

Pasos

  1. Siempre haz tu tarea. No importa que todas las respuestas estén bien, pero esto le demostrará al maestro el esfuerzo que hiciste por hacerlo lo mejor posible.
  2. Presta atención en clase. Demuestra que al menos estás tratando de aprenderte la información. No hables con tus amigos cuando el maestro está hablando, ya que esto molesta bastante a los maestros y lo recordarán siempre, así que no sería un buen comienzo, además de que terminarás con un reporte si lo haces seguido.
  3. Toma notas. Tomar notas es una parte muy importante de ser buen estudiante, además de que demostrará que estás tratando de entender lo que él o ella te está enseñando. Cuando no sea necesario tomar nota, haz contacto visual con el maestro.
  4. Siempre ten organizado tu cuaderno. No hay problema si olvidas tus cosas una o dos veces, pero si siempre estás pidiendo un lápiz o una hoja prestada, seguro que tu maestro se enojará.
  5. Llega siempre a tiempo. Al igual que con los artículos para la escuela, no hay problema si llegas tarde una vez o tal vez dos veces, pero si lo haces seguido es seguro que el maestro se enojará.
  6. Haz preguntas. A los maestros no les molesta responder preguntas, de hecho, estas les demuestran que al menos estás aprendiendo algo. Sin embargo, asegúrate de que la pregunta tenga que ver con el tema que están tratando. Nunca temas hacer preguntas, ya que te encontrarás en una posición aun peor si no te sabes el material.
  7. Sé educado. Siempre cuida tus modales, ya que el maestro puede ser especialmente estricto acerca de ello.
  8. No discutas. Para lidiar con la injusticia, habla con tus papás o con tu consejero acerca de ello, en lugar de discutir.
  9. Piensa antes de hablar y de este modo eliminarás cualquier sonido “am” o “mm”, haciéndote sonar maduro y con todo bajo control, lo que puede ayudar a que le caigas bien al maestro.
  10. Da ese extra. Cuando veas al maestro en el pasillo o fuera de clases, sonríele y salúdalo educadamente.
  11. Si haces el intento de ser gentil con el maestro, puede que con el tiempo le agrades.

Consejos

  • Demuestra que estás haciendo el intento. A los maestros les gusta saber que por lo menos estás intentando aprender. Pide ayuda si no sabes cómo hacer algo.
  • Enfócate en formas de mejorar tu vida en lugar de en las cosas que la empeoran. Recuerda que ningún maestro mezquino dura para siempre.
  • Si has sido diagnosticado con cualquier problema médico y/o problemas de aprendizaje (como la dislexia) consigue información para dársela al maestro, de esta forma él o ella te comprenderá mejor.
  • Si tienes un maestro mezquino, mantén tu boca cerrada tanto como sea posible.

Advertencias

  • ¡Si el maestro es tan malo que atente con dañarte FÍSICAMENTE, díselo inmediatamente a tus papás y al director de la escuela!
  • Los maestros mezquinos con frecuencia tienen serios problemas que vienen desde su niñez y simplemente se desquitan con todos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página