Cómo eliminar las babosas del jardín

Las babosas son la pesadilla de muchos jardineros. Estos pequeños gasterópodos escurridizos se desplazan por las noches comiendo las hojas y frutas de muchas plantas. En lugar de permitir que se apoderen de tu querido jardín, adopta medidas para eliminarlas e impedir que sigan arruinando tus plantas. Con la ayuda de una serie de técnicas, entre las que se encuentran el uso de señuelos y trampas, así como el uso de depredadores naturales, podrás acabar con las babosas de jardín en muy poco tiempo. Ten en cuenta que todos los métodos mencionados en este artículo también funcionan contra los caracoles.

Colocar trampas y cazar a las babosas

  1. Utiliza trampas de cerveza o leche para proteger las plantas importantes. Las babosas solo notarán estas trampa a aproximadamente 1 m de distancia, por lo que son más adecuadas para jardines pequeños o áreas importantes. Coloca las trampas de la siguiente manera:
    • Entierra un vaso alto con paredes escarpadas. Deja un borde de aproximadamente 1,3 cm (1/2 pulgada) por encima de la tierra para evitar que la trampa mate a los escarabajos que cazan a las babosas.
    • Llena el vaso a la mitad con cerveza o leche.
    • Reemplaza el contenido cada pocos días. Si las babosas logran escapar escalando, reemplaza el contenido con una mezcla de miel, levadura y un poco de agua. Hierve la mezcla hasta que adquiera una consistencia pegajosa.
  2. Mata a las babosas utilizando una trampa hecha con harina de maíz. La harina de maíz es barata, pero quizás no atraiga a tantas babosas. Echa una o dos cucharadas de harina de maíz en un frasco y colócalo apoyado de lado. Deja que la harina de maíz se seque y se encargará de acabar con las babosas al expandirse en su interior.
  3. Atrae a las babosas con trampas humanitarias. Las babosas se agrupan en áreas oscuras y húmedas, como debajo de los tablones de madera, las macetas con flores o las cajas de cartón. Coloca trampas en estos lugares y revísalas a diario en busca de babosas, y luego llévalas a un lugar alejado de tu casa. Si quieres obtener mejores resultados, atráelas con uno de los siguientes alimentos para babosas:
    • hojas de col
    • cáscaras de frutas cítricas humedecidas con agua
    • alimento para mascotas seco
  4. Protege las trampas de la lluvia y las mascotas. El agua arruinará las trampas hechas con harina de maíz y líquido. Coloca una cubierta encima para evitar que la lluvia ingrese. Si tienes mascotas que podría comerse los cebos, utiliza una cubierta resistente, como una maceta invertida con una entrada pequeña.
  5. Caza a las babosas durante la noche. Si bien no es la tarea más divertida, probablemente sea cazar a las babosas de forma individual para acabar con las infestaciones de gran magnitud. Utiliza una linterna y guantes desechables, atraviesa a las babosas con un palo o déjalas caer en una cubeta llena de agua jabonosa. Si tienes una linterna para cabeza, utilízala para así tener libres ambas manos, lo que te facilitará la cacería.
    • Revisa la parte inferior de las hojas.
    • Sigue los rastros de baba que encuentres.

Disuadir a las babosas

  1. Mantén el jardín seco. Los resultados no se apreciarán de inmediato, pero mantener el jardín seco es la mejor forma de controlar la población de babosas a largo plazo. A continuación, verás algunas estrategias para hacer que tu jardín sea menos propicio para las plagas que aman la humedad:
    • Riega las plantas durante las primeras horas de la mañana para que la tierra se seque antes del anochecer.
    • Instala un sistema de irrigación por goteo con la finalidad de reducir el uso del agua.
    • Mantén tu patio libre de residuos y corta el césped con frecuencia.
    • Evita utilizar mantillos orgánicos, tales como paja o hierba cortada.
    • Siembra las plantas a una distancia lo suficientemente alejada para permitir que el aire fluya entre ellas.
  2. Crea un mantillo o té a partir de algunas plantas. Las siguientes preparaciones de plantas disuadirán a las babosas hasta cierto punto (verifica si puedes encontrarlas en la tienda de jardinería de tu localidad):
    • Mantillo con hojas de roble o harina hecha de tallo de tabaco esparcidos alrededor de las plantas a modo de barrera.
    • Té de ajenjo (hecho al remojar esquejes de artemisia en agua tibia durante 24 horas). Cuela el té y combínalo con agua jabonosa, y luego rocíalo sobre la tierra o las babosas.
  3. Crea una barrera hecha con láminas de cobre. Compra tiras hechas con láminas de cobre que tengan el ancho suficiente como para que las babosas cubrirlas con sus cuerpos. Úsalas como una especie de barricada alrededor de tus plantas o mantillos.
    • Ten cuidado, pues los niños pequeños podrían cortarse con las láminas de cobre.
  4. Espolvorea sal sobre las superficies que no sean de tierra. Esparce sal en la superficie donde se arrastran las babosas con la finalidad de acabar con ellas al despojarlas de su humedad. Ten en cuenta que la sal puede acabar fácilmente con las plantas y arruinar la tierra. Por lo tanto, utilízala sobre la base de plantas en maceta en un pórtico o coloca una barrera en la tierra antes de esparcirla para que así proteja la integridad de la superficie.
    • Evita utilizar sal en caso de que exista la posibilidad de que entre en contacto con el agua (como durante un clima lluvioso o mientras un aspersor está en funcionamiento). El agua puede disolver la sal sacándola de las superficies “seguras” y llevándola hacia la tierra, lo que terminará dañando su calidad.
  5. Construye barreras hechas con remedios populares. Los jardineros frustrados han utilizado casi cualquier sustancia para tratar de mantener alejadas a las babosas. Las siguientes soluciones caseras son algunas de las mejores, pero es poco probable que disuadan a completamente a todas las babosas:
    • Los granos de café pueden tener efectos leves en la salud de tu jardín.
    • La arena afilada y áspera irrita a las babosas, pero es posible que no las disuada por completo.
    • Las algas marinas no son tan efectivas como la sal común, pero quizás sean un poco más seguras para la tierra. Si no puedes encontrarlas, puedes utilizar harina de algas calcificadas.
  6. Siembra plantas que disuadan a las babosas. Algunas plantas mantienen alejadas a las babosas debido a su sabor, textura o toxinas. Siémbralas formando una barrera que cubra a todo tu jardín o colócalas cerca de las plantas que quieres proteger. Estas plantas no son completamente inmunes, pero disuadirán a muchas babosas sin hacer mucho esfuerzo más que la siembra inicial. Utiliza las siguientes especies de plantas:
    • Hierbas: jengibre, ajo, cebolleta, menta y achicoria.
    • Verduras: por lo general, las verduras amargas atraen menos a las babosas que las dulces. Planta col rizada, col de primavera o brotes de brócoli.
    • Las variedades de hosta con hojas azules son más resistentes.
    • Flores que den una sombra total: Astilbe, Dicentra, Digitalis (dedalera), Lobelia, Viola (algunos pensamientos y violetas). Asimismo, también están el Ranunculus (ranúculo) y Vinca, pero estas plantas se esparcen rápidamente.
    • Flores que den una sombra parcial: Phlox, Campanula, Hemerocallis. Asimismo, también está la menta, aunque esta se esparce rápidamente.
  7. Considera la posibilidad de utilizar barreras más potentes (aunque más peligrosas). Existen varios materiales que pueden acabar con las babosas al entrar en contacto con ellas. Puedes utilizarlos para crear barreras efectivas que prevengan el movimiento de las babosas, pero es necesario utilizarlos con cuidado y mantenerlos secos. El uso inadecuado de estos materiales pueden dañar tu jardín (e incluso a las personas o animales que lo usan). Asegúrate de aplicar estos materiales sobre superficies que no sean de tierra, según lo indicado:
    • Advertencias de seguridad: no inhales ninguna de estas sustancias o las manipules con las manos desnudas. Es posible que no sean adecuadas para los jardines donde juegan los niños o las mascotas.
    • Tierra de diatomeas: puede dañar a los insectos beneficiosos.
    • Ceniza de madera: eleva el pH de la tierra, lo que puede afectar a las plantas.
    • Cal hidratada: eleva considerablemente el pH de la tierra y puede hacerla inhabitable para muchas plantas.
    • Espray de cafeína al 1 %: se aplica directamente a las plantas que quieres proteger, acabando así con las babosas que se alimentan de ellas. Puede afectar negativamente a muchas plantas de manera impredecible.

Utilizar depredadores naturales

  1. Utiliza escarabajos de tierra. Los escarabajos de tierra son depredadores naturales de las babosas. Puedes comprar larvas de estos escarabajos en una tienda de jardinería y distribuirlas por todo el jardín a principios de la primavera. Las larvas se alimentarán, se introducirán en sus pupas y emergerán como escarabajos adultos durante el verano.
    • También puedes hacer que los escarabajos salvajes permanezcan cerca de tus plantas al proporcionarles refugios secos debajo de piedras, césped o paja. Esto les permitirá ocultarse de los depredadores, lo que hará de tu jardín un hogar atractivo. Por suerte, los escarabajos de tierra pueden vivir casi en todos los lugares donde habitan las babosas.
  2. Utiliza aves para tu beneficio. Los depredadores naturales más grandes de las babosas son las aves, entre las que se encuentran los patos, pollos, petirrojos, arrendajos y otras especies comunes. Si eres un poco quisquilloso, puedes recoger a las babosas y lanzarlas a las aves salvajes por la mañana. De esta manera, las acostumbrarás a que busquen babosas en tu jardín cada cierto tiempo y no será necesario que las “alimentes” por mucho. También puedes dejar que tus pollos o patos (si los tienes) se coman a las babosas de tu jardín todos los días.
    • Vigila de cerca a tus pollos, pues también podrían comerse las plantas.
    • Alienta a las aves a anidar en tu jardín al proporcionarles setos o arbustos densos, comederos para aves y baños de aves.
  3. Lleva algunos sapos. Los sapos adoran a las babosas y, si les das un hogar en tu jardín, se las comerán junto con otras plagas de las plantas. Si quieres atraer a sapos silvestres, dale la vuelta a una maceta u otro recipiente contra una roca para así crear un escondite oscuro donde los sapos puedan guarecerse. Por otra parte, puedes comprar sapos silvestres para que vivan en tu jardín y se coman a las babosas diariamente. También puedes colocar un pequeño estanque decorativo en el que los sapos y las ranas puedan permanecer.
    • No coloques peces en el estanque, pues podrían comerse a los renacuajos.
  4. Utiliza nematodos si es necesario. Los nematodos son lombrices parásitas que viven en la tierra. En la tienda de jardinería de tu localidad, puedes comprar especies de nematodos específicamente dirigidas para matar a las babosas. Este método puede ser sumamente eficaz, pero es una espada de doble filo. Una vez que hayas acabado con todas las babosas, sus depredadores (y los nematodos) se irán del lugar o morirán. Si no vuelves a utilizar los nematodos cada pocas semanas, una cantidad masiva de babosas podría invadir tu jardín y apoderarse de él debido a la ausencia de amenazas.
    • Los nematodos deben venir con instrucciones. Por lo general, solo es necesario esparcirlos por la tierra y regarla.

Utilizar productos químicos

  1. Rocía a las babosas con amoniaco. Puedes crear un espray para acabar con las babosas al preparar una solución de amoniaco y agua. Mezcla 1 parte de amoniaco casero con 6 partes de agua. Vierte la mezcla en una botella con atomizador y rocíala sobre las babosas cada vez que las veas. Ten cuidado de no utilizarla directamente sobre las plantas, pues a la larga quemará las hojas.
  2. Utiliza pellets de fosfato de hierro. Puedes encontrar estos pequeños pellets mortales para las babosas en los centros de jardinería. Dispérsalos alrededor de tu patio. Las babosas se sentirán atraídas hacia ellos, pero una vez que los consuman, morirán en una semana. Este método es seguro para la mayoría de las mascotas y las plantas comestibles, pero quizás sea buena idea usarlo poco.
    • Busca las marcas comerciales en tu localidad.
  3. Utiliza metaldehído. El metaldehído es un método común para acabar con las babosas, pero tiene sus limitaciones. En particular, el metaldehído puede ser muy tóxico para las mascotas (en especial, para los perros). Por eso, es esencial manipularlo y colocarlo adecuadamente para evitar poner en peligro a las mascotas.
    • Evita utilizar pellets de metaldehído, pues pueden confundirse con bocadillos para mascotas. Por el contrario, opta por su forma en gránulos.
    • Almacena el metaldehído en un lugar inaccesible para los perros.
    • No lo apliques en plantas comestibles cercanas.
    • Esparce el metaldehído de manera escasa, nunca en pilas, pues las mascotas podrían confundirlo con comida.
    • El metaldehído funciona mejor durante los días cálidos y secos, pero no puede utilizarse bajo la luz solar. Aplícalo debajo de las hojas por la mañana durante los climas pronosticados como cálidos.
    • Busca productos de metaldehído en dosis bajas y que tengan un menor impacto ambiental.

Consejos

  • Rocía un aceite multiusos (p.ej. WD-40) en las bases de las bañeras para patios a una altura de 5 a 7,5 cm (2 a 3 pulgadas) de altura. Esto durará un tiempo, aun cuando llueva. Aplícalo dos veces al año.
  • Si cazas babosas con las manos, búscalas temprano por la noche (de preferencia, cuando sean húmedas) o temprano por la mañana.
  • Procura atraer a las babosas utilizando un puñado de mantequilla de maní rodeado de sal.

Advertencias

  • Existe una cierta controversia con respecto a si los pellets de fosfato de hierro realmente contienen un ingrediente que provoca una combinación tóxica al aplicarlos. Se dice que contiene EDTA (ácido etilendiaminotetraacético) y que aparece como un ingrediente inerte.
  • Muchos de los cebos para babosas que se anuncian como seguros efectivamente contienen toxinas que dañan o matan a una serie e invertebrados, entre los que se encuentran las lombrices de tierra.
  • Las babosas son moluscos y no insectos, por lo que los insecticidas comunes no surtirán efecto.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página