Cómo limpiar monedas con moho

Tienes una reserva de monedas antiguas, pero están cubiertas de moho. Puedes utilizar unos limpiadores para metal para retirar el moho, pero también podrías lograr hacerlo con soluciones ácidas, como vinagre, jugo de limón o carbonato de sodio. Sin embargo, piensa antes de limpiar. Si planeas vender las monedas, ¡limpiar el moho y la corrosión podrían disminuir significativamente su valor!

Conocer qué monedas limpiar

  1. No limpies tus monedas si planeas venderlas o si tienen algún valor potencial. La limpieza disminuirá su valor significativamente. Evita limpiar la corrosión (como el moho), la acumulación (como la tierra) y la suciedad de las monedas antiguas si esperas venderlas a un precio cerca de los valores contables de la colección de monedas. Si las monedas que quieres limpiar son parte de una colección numismática (estudio serio sobre monedas), no las limpies. Hacerlo puede disminuir bastante sus valores. Deja la limpieza de las monedas valiosas a los expertos quienes están en el negocio de este trabajo.
  2. Maneja las monedas con cuidado. Las monedas potencialmente valiosas ni si quiera se deberían manejar con las manos. Utiliza guantes y coloca las monedas en sobres plásticos para monedas. Deja que un profesional evalúe las monedas antes de proceder. Lo mismo se aplica a todas las antigüedades. No limpies, pintes o pulas nada que pueda tener valor antes de hacer que se evalúe.
  3. No limpies las monedas que son principalmente de cobre (como los centavos) con las monedas que no son de cobre. El cobre puede decolorar las superficies de otras monedas cuando se les deja remojar en una solución de limpieza. En el caso de la divisa estadounidense, debes limpiar las monedas de un centavo separadas de las monedas de cinco centavos, diez centavos, veinticinco centavos, etc.
    • No dejes que las monedas de un centavo hechas de cobre se remojen con las monedas de un centavo de acero. El cobre podría reaccionar ante los químicos de limpieza y disolverse en la solución. El cobre disuelto puede comprometer las monedas de un centavo de acero, lo que arruinaría sus acabados.

Utilizar unos productos de limpieza para monedas

  1. Utiliza un jabón para pulir metal. Trata de utilizar el Jabón de Pulido S100 para retirar el moho y la corrosión similar de la mayoría de las monedas. Te sorprenderá cuán bien retira el moho de la superficie de las monedas. De igual forma, es apropiado para las monedas de plata y es utilizado por los orfebres alemanes para limpiar las joyas de plata. Los productos de limpieza de plata hechos con algodón quirúrgico o algodón hidrófilo son algunas veces útiles ya que las fibras de lana o algodón ayudan a limpiar las superficies desiguales en las monedas. El pulidor de metales de marca Weiman debe funcionar, además de otras marcas.
  2. Busca unos limpiadores de metal en una tienda de autopartes. Ve a la sección de automóviles en la tienda por departamentos de la localidad para encontrar una variedad de pulidores y limpiadores de metal que también se pueden utilizar para limpiar monedas de metal. Puedes utilizar un limpiador de plata, de cobre o de otro metal. Sin embargo, los resultados de cualquier producto serán más efectivos si los utilizas en el tipo de metal por el que se le publicita.
  3. Trata de utilizar limpiadores extraordinarios de joyas. No los utilices si limpias las monedas con el propósito de hacer una colección de monedas con un énfasis en forjar un valor monetario. Asegúrate de seguir todas las instrucciones y las recomendaciones del fabricante cuando utilices estos dispositivos extraordinarios de limpieza.

Limpiar monedas con productos para el hogar

  1. Lava la moneda bajo un chorro de agua fría. Sujétalo del borde ya que tocar la superficie directamente puede dejar unos pequeños rayones. Si quieres proteger la superficie, no la frotes.
  2. Deja que el agua corra sobre la moneda por alrededor de un minuto. Cuanta más alta sea la presión de agua, mejor. Asegúrate de no utilizar un chorro de agua de alta potencia que pueda pasar a través de la moneda.
  3. Cepilla ligeramente la moneda. Si aún queda suciedad, restriega ligeramente la moneda con un cepillo de dientes suave y un jabón para platos. Pasa el cepillo de dientes bajo el agua tibia para suavizar más las cerdas. Enjuaga el cepillo y la moneda frecuentemente para evitar rayarla con la suciedad desprendida. No apliques mucha presión y enfócate en cepillar solo el área sucia de la moneda.
    • Las cerdas del cepillo de dientes cuentan con varios grados de firmeza; deberás conseguir la que se etiquete como suave o extrasuave. Si utilizas una cerda firme, te arriesgas a dañar la moneda.
  4. Limpia impecablemente la suciedad incrustada. Podría haber suciedad que se queda después de remojar y cepillar las monedas, en especial en las que son antiguas. Para retirarla, utiliza un implemento pequeño y afilado como un mondadientes o un destornillador de precisión. Palanquea y retira con cuidado la suciedad incrustada y trata de no rayar la superficie de la moneda. Puedes limpiar impecable y precisamente si trabajas bajo una buena iluminación y utilizas un microscopio o una lupa.
  5. Vierte vinagre sobre la moneda. Espera alrededor de diez minutos y luego frota el vinagre con un cepillo de dientes. Esto podría darle un acabado más pulido a la moneda. Considera utilizar líquidos ácidos, como jugo de limón, vinagre de sidra de manzana e incluso carbonato de sodio, que se conocen por ayudar a limpiar el moho de las monedas antiguas.
    • Considera añadirle sal al vinagre, ácido cítrico o carbonato de sodio. La combinación de ácido y cloruro podría hacer que la solución de limpieza sea incluso más poderosa.
  6. Vuelve a enjuagar la moneda. Después de remojarla, enjuágala bajo un chorro de agua muy tibia. Si la moneda está muy limpia para tu gusto, proceder a secarla. No dejes el ácido en la moneda, o seguirá actuando y producirá un revestimiento verde desagradable de sales de cobre.
  7. Seca la moneda. Da palmaditas a la moneda hasta secarla con una tela suave y sin pelusas, y luego déjala sobre una tela suave y seca para que se termine de secar. No la frotes para que se seque.

Advertencias

  • No dejes la moneda en el vinagre o la crema exfoliante por mucho tiempo, ¡o los detalles de la moneda comenzarán a corroerse!
  • Evita limpiar las monedas antiguas y valiosas, en especial con ácidos o abrasivos. Harás que erosionen y que se reduzca bastante su valor.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página