Cómo realizar el Du'a

El Du’a se define como cualquier invocación o rezo dirigido a Alá (Glorificado y Exaltado sea). Puede cambiar el destino cuando ninguna de nuestras acciones podría hacerlo. Es la esencia del “ibadah” o alabanza. Con ella nunca fallaremos, sin ella jamás triunfaremos. En el orden adecuado de las cosas; el Du’a tiene que ser el primer y el último recurso del creyente. Con todos su planes y acciones llevándose a cabo, el Du’a es la conversación con Alá, nuestro Creador, nuestro Amo y Señor. El que todo lo sabe, el todo poderoso. Solo a través de ciertas acciones podemos realizar un perfecto Du’a:

Pasos

  1. Realizar el Wudu (purificación), ponerse en dirección a La Meca (alquibla), tienes que estar pulcro y limpio.
  2. Levanta ambas manos a la altura del hombro con las palmas abiertas hacia arriba.
  3. Usa las palabras de Alá y Mahoma (la paz sea con él) – Los Du'as encontrados en el Corán y el Hadiz.
  4. Recita los 99 Hermosos Nombres de Alá.
  5. Invoca a Alá por tus buenas acciones.
  6. Sé insistente y repite (Por ejemplo, unas 3 veces).
  7. Glorifica a Alá y recita el Durood para el Profeta (la paz sea con él) tanto al inicio como al final.
  8. Muestra humildad, súplica, deseo y temor al realizar el Du’a.
  9. Arrepiéntete y trata de corregir lo que hayas hecho mal.
  10. Confiesa tus errores, defectos y pecados.
  11. Mantén la voz entre susurros y hablar en voz alta.
  12. Muestra la necesidad de la ayuda de Alá e implórale que te libere de las debilidades, dificultades y tribulaciones.
  13. Toma la oportunidad del tiempo, situación y circunstancia en las que tus rezos sean respondidos.
  14. Evita la prosa rítmica para mantener la concentración.
  15. Llora al realizar el Du’a.
  16. Di esta oración:
    • El Du’a de Dhun-Nun (Jonás), con el que invocó a Alá desde el interior del estómago de la ballena fue: "LAa ilaha illa Anta, Subhanaka innee kuntu min aDH-DHaalimeen".
    • Ten en cuenta que ningún musulmán hace el Du’a con esto pero Alá lo responde. (Así lo escribió at-Tirmidhi en su Sunan, Ahmad y Hakim lo reportaron y Hakim lo declaró auténtico. Luego Adh Dhahabi lo aceptó).
    • Termina diciendo: “Alhamdulillah rabbil alameen”.
  17. Entiende que también hay ocasiones especiales para llevar a cabo el Du’a y que es más probable en las que sea respondido, aunque podemos y debemos realizar el Du’a bajo cualquier condición, por ejemplo durante alguna dificultad o en la prosperidad.
    • Cuando eres oprimido
    • Entre el Adhan y el Iqama
    • Durante la llamada a la oración
    • Al momento de luchar cuando los guerreros están peleando muy cerca
    • Cuando llueve
    • Cuando estás enfermo
    • Durante el último tercio de la noche
    • Ramadán (especialmente en el Laylat al-Qadr)
    • Luego de la parte obligatoria de la oración (Fard)
    • Al viajar
    • Al desayunar
    • Cuando se está postrado para rezar (Sujood)
    • Los viernes, algunos dicen que los viernes luego del rezo Asr
    • Al tomar agua del pozo de Zamzam
    • Al inicio del rezo (Du’a de Istiftah)
    • Cuando uno comienza el rezo, por ejemplo con: “Alabado sea Alá, el Puro y Bendecido".
    • Cuando uno recita el al-Fatiha (el cual también es un Du’a)
    • Cuando se dice Ameen durante el rezo (también en relación a Fatiha)
    • Al momento de alzar la cabeza luego del Rukoo
    • En la última parte del rezo luego de expresar bendiciones al Profeta (la paz sea con él)
    • Antes de terminar el rezo (antes del Tasleem (al decir Salaam a los ángeles))
    • Al final del Wudu
    • En el día de Arafah
    • Al despertar
    • Cuando tengas problemas
    • Como rezo luego del fallecimiento de una persona
    • Cuando tu corazón está lleno de sinceridad y está enfocado en Alá
    • El Du’a de los padres a favor o en contra de sus hijos
    • Cuando el Sol ha pasado por el meridiano pero antes de la oración de Dhuhr
    • El Du’a de un musulmán a favor de su hermano sin que este se entere
    • En el momento en que las tropas avanzan para luchar en nombre de Alá

Consejos

  • Creer de verdad que Alá responderá tus súplicas, no reces sin creer.
  • Si ves que tu Du’a no ha sido aceptada, ten por seguro que Alá tiene planeado algo mejor para ti.

Advertencias

  • No debemos realizar un Du’a diciendo que hemos recibido lluvia por tal o cual estrella o lo que Alá hubiera querido, y tal y tal voluntad. No debemos realizar una Du’a en contra de los familiares o de la propiedad ajena, ni para actos pecaminosos y destruir relaciones.
  • Debemos pedir por lo relacionado al Dunia, pero no solo por el bien del Dunia en sí, así como pedir por lo relacionado al Akhirah. No debemos pedir que el castigo caiga sobre este mundo o por una temprana muerte. No debemos maldecir a ningún ser humano en particular o a los animales. No debemos abusar sin razón alguna de un musulmán o de alguien que no sea musulmán. No debemos abusar de ellos o pedirles ayuda haciendo que sacrifiquen personas sin un motivo ni excusa religiosa.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página