Cómo prepararse para ir a un viaje a la playa

Un viaje a la playa puede ser muy divertido y relajante. Sin embargo, un viaje mal planificado puede convertirse en un fastidio (sobre todo si olvidas empacar el protector solar). Tan divertido como puede ser ir a la playa, tener el mejor viaje posible requiere un poco de planificación, así que tómate unos días para planificar tu próximo viaje a la playa.

Empacar para el viaje

  1. Empaca la ropa adecuada. Empaca el traje de baño que hayas elegido y un cambio de ropa adicional. El cambio de ropa adicional es para el viaje de regreso a casa de forma que no estés mojado y lleno de arena.
    • También asegúrate de estar lo suficientemente cómodo como para pasar todo el día con la ropa que lleves puesta.
    • Tener un cambio de ropa también significa que puedes ir a otro lugar después de ir a la playa.
    • No olvides incluir buen calzado. Lleva sandalias para la playa y zapatos de agua para el océano de forma que estés listo para todo.
  2. Lleva protector solar. No quieres arruinar tu viaje a la playa con una quemadura solar seria. Además, protegerte del sol mantendrá a tu piel joven a medida que envejezcas y te protegerá contra el cáncer a la piel.
    • Empieza con un protector de solar con un factor de protección (FPS) de por lo menos 15. Revisa para asegurarte de que te proteja contra tanto los rayos UVA como los UVB. No olvides añadir un bálsamo para los labios junto con el protector para proteger tus labios. Asegúrate de volver a aplicarlo con frecuencia, sobre todo después de sudar o entrar en el agua.
    • Usa ropa protectora. Los sombreros y los lentes de sol ofrecen una protección muy necesaria para tu rostro y tus ojos pero usar un chal o una prenda con mangas largas también puede ofrecer protección. Si los chales no son lo tuyo, lleva una sombrilla de playa o una tienda de campaña en su lugar.
  3. Lleva algo para sentarte. Una silla de playa o una toalla son apropiadas pero, si optas por una toalla, debe ser diferente a la que uses para secarte. Si optas por una silla de plástico, es posible que de todas formas quieras llevar una toalla adicional para evitar que la silla se caliente demasiado mientras no estés. También puedes llevar una manta vieja que no te importe llenar de arena.
    • Otra opción es una sábana vieja tamaño king. Puedes colocar cosas como bolsos y hieleras en las esquinas de forma que la sábana cree un corralito acogedor para ti y tu familia.
  4. Lleva un kit de primeros auxilios. Por supuesto, no esperas que nadie se lastime pero llevar un kit básico de primeros auxilios te proporcionará alivio si esto llega a suceder. Puedes comprar un kit de primeros auxilios ya listo o hacer uno tú mismo.
    • Asegúrate de tener cosas como vendajes, ungüento antibiótico, pastillas analgésicas y un termómetro, así como medicamentos contra la diarrea. También es posible que necesites antihistamínicos.
    • Asegúrate de tener una selección de vendajes, incluyendo pequeñas bandas adhesivas, así como vendajes en rollo, gasas y cinta adhesiva médica. También debes tener cosas como paquetes antisépticos, paquetes de hidrocortisona, guantes que no sean de látex y compresas.
    • También asegúrate de empacar cualquier medicamento común sin prescripción médica que consumas con frecuencia.
  5. Lleva una bolsa a prueba de agua o resistente al agua. Necesitarás un lugar para guardar tus objetos de valor lejos del agua y la arena. Elige una bolsa que sea relativamente resistente al agua o a prueba de agua de forma que puedas guardar tu teléfono celular y tu billetera. No lleves nada que sea irreemplazable de forma que no lo pierdas o lo dañes en la playa.
    • Otro truco para proteger tus objetos de valor es limpiar una antigua botella de protector solar. Úsala para ocultar los objetos de valor que no quieras que nadie se robe y, como ventaja adicional, los mantiene secos.
    • También puedes guardar artículos electrónicos en bolsas plásticas resellables para su protección.
    • Para los juguetes de playa, busca un bolso de red de forma que la arena se quede en la playa. Empaca toda la comida en una hielera con hielo.

Planificar actividades

  1. Lleva actividades para compartir. Si viajas en grupo, lleva algo que todos puedan hacer. Por ejemplo, un mazo de cartas a prueba de agua es genial para la playa con tal que no haya demasiado viento. También puedes llevar un juego de mesa que no tenga muchas partes. Un juego como Twister, por ejemplo, sería muy bueno para la playa.
    • Recuerda incluir diversión para los niños en tu grupo. En la playa, lo único que necesitas son algunos juguetes simples, como cubetas, palas y otros juguetes baratos. Tus hijos la pasarán muy bien en la arena y el agua.
  2. No olvides algo de música. La música es una gran forma de mantener entretenida a la gente. Para obtener una solución simple, puedes llevar contigo una radio a prueba de agua con baterías, como una radio para ducha. Sin embargo, también puedes usar altavoces de Bluetooth a prueba de agua para que puedas reproducir música de tu teléfono celular.
  3. Lleva algunas actividades individuales. Disfrutarás de simplemente holgazanear por un rato pero es posible que también quieras algo para disfrutar por tu cuenta. Por ejemplo, lleva un libro ligero que hayas tenido la intención de empezar. La playa es el momento perfecto para hacerlo.
    • Si llevas un eReader, asegúrate de que puedas leer al sol sin que refleje la pantalla y que tengas un cargador portátil si lo necesitas. Es posible que también quieras llevar un cargador portátil para tu teléfono celular. Coloca el eReader en una bolsa plástica resellable para protegerlo.
    • También podrías llevar libros de actividades, como crucigramas y libros de Sudoku.
  4. Lleva algunos bocaditos. Si planeas quedarte en la playa durante unas horas, necesitarás algunos bocaditos y bebidas para sustentarte. Mantenlo simple. Si optas por algo demasiado complicado que requiera ensamblaje, es probable que termines con arena en tu comida.
    • Algunos bocaditos que son buenos para llevar son las frutas, las barras de granola, los palitos de vegetales y las botellas de agua. Omite los refrescos ya que no hidratan tan bien.
    • De hecho, si planeas quedarte todo el día, considera simplemente empacar el almuerzo. Aunque puedes llevar una hielera para las bebidas, es posible que quieras elegir algo que no se eche a perder fácilmente, como la mantequilla de maní con mermelada.
    • Lleva una bolsa pequeña para la basura que se acumule. Puede ser difícil encontrar un basurero en la playa.
    • Lleva toallitas húmedas con la comida. Puedes usarlas para limpiar las manos antes y después de comer.
  5. Ubica tu lugar. Cuando llegues a la playa, tienes que ubicar un lugar. Es bueno ir temprano, cuando esté menos abarrotada. De esta forma, tendrás más oportunidades para encontrar un buen lugar.
    • Elige un lugar cerca del agua pero no tan cerca que te empapes si sube la marea.
    • Si la playa alquila sillas o sombrillas, considera alquilar una para facilitarte las cosas.
    • Acércate a los bañistas que sean parecidos a ti. Es decir, si has ido a la playa para estar de fiesta y divertirte con tus amigos, elige un área en donde la gente haga más ruido y toque música. Si prefieres un lugar tranquilo para leer, trata de buscar un lugar más apartado. Si estás ahí con tu familia, busca otras familias a las que acercarte para que sus hijos puedan jugar juntos.

Comprar un traje de baño

  1. Usa ropa interior que se ajuste a tu cuerpo. Cuando te pruebas trajes de baño, tienes que dejarte puesta la ropa interior. Sin embargo, también tienes que asegurarte de que el traje te quede bien. Por lo tanto, asegúrate de que la ropa interior no se arrugue y usa ropa interior más delgada cuando vayas a la tienda.
  2. Elige lo que te haga sentir cómoda. Muchos sitios web te dirán que elijas estilos de trajes de baño que sean favorecedores para tu contextura pero la verdad es que puedes encontrar trajes de baño favorecedores en cualquier estilo. Lo importante es que te sientas cómoda y que te guste el traje de baño.
    • Por ejemplo, podrías pensar que no puedes usar un bikini debido a tus curvas. Si no te sientes cómoda mostrando tanta piel, podrías usar un tankini, lo cual es básicamente una parte de arriba más larga con una parte de abajo de bikini, o un bikini hasta la cintura. Elige un patrón divertido y úsalo con confianza.
    • Para los hombres, también debes decidir lo que quieres en un traje de baño, como cuánta piel quieres mostrar. Puedes optar con cualquier cosa desde bañadores de tamaño completo hasta tangas masculinas.
  3. Da saltos. No tienes que saltar literalmente pero debes moverte lo más posible una vez que te pongas el traje de baño. Debes asegurarte de que se quede en su lugar en todas partes porque definitivamente te moverás bastante en el agua.
    • Prueba caminar de un lado al otro del vestuario o hacer unos cuantos saltos de tijera con el traje para ver cómo te va. Asegúrate de que no se mueva.
  4. No olvides una salida de baño. Una salida de baño es simplemente algo que puedas ponerte sobre el traje de baño para ir de la playa al auto o para pasar el rato en la playa mientras no nades. Para los hombres, esto puede ser algo tan simple como una camiseta. Para las mujeres, puede ser cualquier cosa, desde un par de pantalones cortos y una camiseta hasta un vestido suelto y algodonado hecho para ponerse sobre trajes de baño.

Preparar tu cuerpo

  1. Tómate un tiempo para afeitarte. Si vas a usar un traje de baño revelador y no te gusta que se vea el vello corporal, tendrás que dedicar un tiempo a afeitarte antes de ir a la playa. Tómate un tiempo para afeitarte las piernas y cualquier otra área que podría necesitarlo, como la línea del bikini o las axilas, antes de ir.
    • Si no te sientes cómoda afeitándote o depilándote estas áreas tú misma, deja que un profesional lo haga. Haz una cita para hacerte una depilación de la zona del bikini.
    • Si eres hombre, es posible que quieras afeitarte la espalda o pedirle a alguien que lo haga.
    • Asegúrate de revisarte al sol ya que así es más probable que detectes vellos.
  2. Exfolia tu piel. Para hacer que tu piel brille, es posible que quieras dedicar un tiempo a exfoliarte. Exfoliarte es solo otra manera de eliminar la piel muerta de forma que tu piel no sea vea cenicienta o áspera. Tienes la opción de usar un exfoliante químico o un exfoliante físico.
    • Un exfoliante químico usa químicos, generalmente ácidos, para descomponer la piel muerta.
    • Un exfoliante físico usa pequeñas gotas o trozos triturados de semillas o conchas en una solución para eliminar la piel muerta frotándose contra ella. También puedes conseguir guantes exfoliantes dentro de esta categoría. Incluso un paño es un exfoliante físico.
    • Para usar un exfoliante, primero date una ducha para humedecer tu piel. Frota el exfoliante con tu mano, con un guante o con un paño en círculos suaves. Enjuaga el exfoliante cuando termines. Si vas a usar un guante exfoliante o un paño, simplemente coloca tu jabón normal en él y úsalo para frotar el jabón contra tu piel en círculos suaves.
    • Asegúrate de enfocarte en áreas problemáticas, como las rodillas, los codos y los pies.
    • Después de exfoliar, aplica una buena crema humectante a tu piel.
  3. Omite los alimentos que hinchen. Si buscas un estómago plano, trata de evitar los alimentos que ocasionen que te hinches un par de días antes de ir la playa. De esta forma, tu estómago no se inflará.
    • Evita los vegetales crucíferos, como el brócoli, la col, las coles de Bruselas y la coliflor. También evita los alimentos procesados y las bebidas carbonatadas.
    • En cambio, prueba otros alimentos saludables, como los aguacates, los huevos, las mantequillas de nueces, el salmón, los plátanos, el yogur griego y los limones.

Consejos

  • Trata de nadar en donde haya un salvavidas de turno si vas a estar en el agua.
  • Si empiezas a sentirte mal, sal del agua y busca atención médica. El golpe de calor puede venir rápidamente cuando estás al sol.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página