Cómo sobrevivir un ataque con gas

Los ataques con gases han existido desde el siglo V antes de Cristo, cuando se utilizaban como armamentos de guerra. Hoy en día, los atentados con gases tóxicos también pueden ser producto de ataques terroristas o accidentes industriales. Aunque lo mejor sería que nunca tengas que pasar por una experiencia de este tipo, saber cómo reconocer este tipo de amenazas y cómo reaccionar ante ellas puede salvar tu vida.

Pasos

  1. Conoce las propiedades de diversos gases venenosos que podrían utilizarse en ataques con gases. Entre estos se encuentran:
    • Gas lacrimógeno: como cloroacetofenona y clorobenzalmalononitrilo, que se utilizan generalmente para dispersar multitudes que forman disturbios. Estos gases afectan los ojos, garganta, nariz y en ocasiones la piel.
    • Gas de cloro (gas asfixiante): tiene olor a lejía y es de color amarillo verdoso. El fosgeno y disfosgeno también son gases asfixiantes.
    • Gas mostaza (vesicante o ampolla de gas): no tiene color, puede oler a mostaza, ajo, cebollas o simplemente puede no tener olor.
    • Gas nervioso: como gases de serie G, sarín, somán y gases de serie V. Estos no tienen olor, color ni sabor. Este tipo de venenos entra a través de la piel, mediante inhalación y por ingesta, y la muerta es muy rápida.
    • Estornutatorios (gases vomitivos): difenilaminoclorarsina o adamsita, que ocasiona estornudos severos, tos, náuseas y vómitos.

Gas de cloro

  1. Ten cuidado con cualquier gas de color amarillo verdoso que veas en el ambiente y que tenga un olor fuerte a lejía. Algunos soldados de la primera guerra mundial lo describen como un olor a pimienta y piña. Si estás expuesto a este gas podrías tener problemas para respirar o ver y sentirás una sensación de ardor.
  2. Muévete rápido hacia un área donde haya aire limpio para poder minimizar la exposición al gas.
    • Si te encuentras en interiores, sal del edificio tan rápido como puedas.
    • Si te encuentras en exteriores, ve a la zona más alta. Debido a que el gas de cloro es más denso que el aire, este permanecerá en la parte baja.
  3. Toma un pedazo de algodón o de cualquier tela y remójalo en orina. Mantenlo cerca de tu nariz como una máscara. Los militares canadienses sobrevivieron el primer ataque con gas de cloro a gran escala durante la primera guerra mundial utilizando orina en lugar de agua, asumiendo que la orina cristalizaba el gas.
  4. Quítate toda la ropa que pueda haber estado expuesta al gas, asegurándote de que la ropa no toque tu rostro ni cabeza. Corta las prendas de modo que no tengan más contacto con tu piel. Coloca la ropa en una bolsa de plástico y ciérrala bien.
  5. Lávate el cuerpo bien con mucha agua y jabón. Si tu visión es borrosa o te arden los ojos, enjuágalos con agua, y si usas lentes de contacto, bótalos. Sin embargo, el agua mezclada con el gas de cloro puede convertirse en ácido hidroclórico, así que ten cuidado.
  6. Llama al servicio de emergencias y espera que la ayuda llegue.

Gas mostaza

  1. Ten cuidado si percibes un gas incoloro y con olor a mostaza, ajo o cebolla, pero ten en cuenta que este gas no siempre tiene un olor. Si estuvieras expuesto al gas mostaza, podrías notar los siguientes síntomas, aunque estos pueden presentarse 2 a 24 horas después de la exposición:
    • Irritación y comezón en la piel, que posteriormente se convierten en ampollas amarillentas
    • Si la exposición es severa, se presenta irritación en los ojos, podría haber sensibilidad a la luz, dolor severo o ceguera temporal.
    • Irritación del tracto respiratorio (flujo nasal, estornudos, carraspera, sangrado nasal, dolor en los senos nasales, dificultad para respirar y tos)
  2. Retírate del área donde se liberó el gas y ve a un lugar más alto, ya que el gas mostaza es más pesado que el aire.
  3. Quítate toda la ropa que pueda haber estado expuesta al gas y asegúrate de que no toque tu rostro ni cabeza. Corta las prendas de modo que no tengan más contacto con tu piel. Coloca la ropa en una bolsa de plástico y ciérrala bien.
  4. Lava cualquier parte de tu cuerpo que haya estado expuesta con mucha agua. Debes lavarte los ojos durante 10 a 15 minutos. No te los cubras con vendas, sin embargo, los lentes de sol o lentes de protección estarán bien.
  5. Llama al servicio de emergencia y espera que la ayuda llegue.

Consejos

  • Mantén la calma. Entrar en pánico puede hacer que tu respiración se acelere, lo que hará que inhales el gas.
  • Intenta que tu rostro esté en dirección al viento.
  • No comas ni bebas nada que pueda haber estado expuesto al gas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página