Cómo cantar con confianza

Cantar en la ducha y cantar en frente de la gente son dos cosas completamente distintas. Si lo piensas bastante, cantar públicamente se puede convertir en una experiencia angustiante e incómoda. Pero con las técnicas correctas puedes librarte de la inseguridad y empezar a cantar con la confianza intacta.

Sienta las bases

  1. Encuentra tu género. Si has cantado música clásica o country todo el tiempo, pero en realidad tienes una voz de jazz, quizás te has equivocado desde el primer día. Todos los cantantes de la radio cantan un determinado género por una razón (¿puedes imaginar a Frank Sinatra, a Josh Groban o a Michael Buble cantando música country?).
    • Lo sabrás cuando lo encuentres. Se sentirá como estar en casa. Puede tomar un tiempo, pero una vez que experimentes con la música pop, la clásica, el country, el teatro musical, el jazz, el blues, el folk y el R&B, sabrás exactamente con cual te sientes más cómodo y podrás reducir tu nicho a partir de ahí. En el caso de que tengas más de un género tal vez debas encontrar una manera de mezclar ambos.
  2. Practica todo lo que puedas. Mientras más practiques para algo, lo harás con mayor comodidad y mejor. Asimismo, mientras más tiempo pases cantando, te sentirás más cómodo escuchándote. Mientras más cómodo te sientas escuchando tu propia voz, te preocuparás menos de que otros te escuchen.
    • Aunque la práctica no haga la perfección, puede formar un hábito. Así que forma el hábito de cantar saludablemente. Practica una buena postura, la respiración profunda y detente cuando sientas la voz tensa.
  3. Calienta. No correrías una maratón de inmediato, tampoco puedes esperar cantar bien al instante. Calentar tu voz te relajará finalmente. Una vez que estés relajado, te sentirás más confiado.
    • Practica haciendo trino de labios, sirenas y arpegios. No te olvides de usar tu cuerpo entero. Además de mantener una buena postura (visualiza un hilo de pescar invisible sosteniéndote) y de ejercitar tu diafragma, relaja los músculos de la mandíbula frotándolos con tus dedos y usa tus brazos para llegar a las notas altas. Sorprendentemente, el aspecto físico es de mucha ayuda.
  4. Deja que todo lo demás se desvanezca. Escoge unas cuantas canciones que conozcas bien y que puedas cantar con los ojos cerrados, las manos atadas en tu espalda y parado en una pierna. Debes concentrarte en una sola cosa: tu voz.
    • Eso significa tener el ritmo abajo, conocer tus entradas y salidas, cuando desacelerar, cuando acelerar y, si tienes un acompañante, cuáles son las notas correctas. Si conoces la canción por atrás, por adelante y por los lados, puedes concentrarte plenamente en la técnica. Luego, cuando empieces a cantar, solo pensarás en el mejor sonido posible.
  5. Trabaja con un profesional. Obviamente, la manera más sencilla de mejorar tu confianza es desarrollar más competencias. Si trabajas con un entrenador vocal, mejorarás, aprenderás más y tendrás a alguien que te anime en el camino.
    • Expresa tus inquietudes a tu profesor. Hazle saber cuál es el área que quieres trabajar. Como resultado, él estará propenso a escoger canciones que te preparen y te ayuden a desarrollar confianza. Con la suficiente práctica, tus temores se convertirán en historia pasada.

Mientras cantas

  1. No temas a equivocarte. No crecerás si no asumes los riesgos. Y asumir riesgos algunas veces será contraproducente. Pero algunas de las veces, valdrá mucho la pena y eso es lo que importa. No cometer errores no es lo que se recomienda, sino no temerles. Contenerte es la peor que puedes hacer por tu confianza.
    • Cuando permites que tu voz haga lo que se le antoja, puede ser terrorífico. No sabes qué es lo que saldrá. El resultado puede ser hermoso, pero si no lo haces, ¿cómo lo sabrás? Una vez que empieces a asumir riesgos, encontrarás un territorio que nunca exploraste antes. Tal vez encontrarás la confianza que necesitas ahí.
  2. Sé abierto y acepta tu voz. Si no te gusta, se notará en tu rostro y en tu lenguaje corporal. Si estás incómodo, todos lo sabrán. Aunque aparentes que te encanta tu voz, solo llegarás hasta ahí.
    • Algunos cantantes muy famosos no lograron triunfar solos con sus voces. ¿Acaso Madonna y Britney Spears tienen grandes voces hablando técnicamente? No, no las tienen. No te engañes pensando que sí. Lo que tienen son personalidades enigmáticas y una gran confianza. Si tu voz no es fantástica, no descartes la posibilidad de hacer que los demás crean lo contrario.
  3. Diviértete. Algunas veces ves gente que se divierte mucho y te llenas de envidia. Cantar funciona de manera similar. Si te diviertes con tu voz, la gente querrá divertirse contigo. Los millones de cantantes de karaoke a través del planeta no tienen un nivel profesional, solo tienen la intención de pasar un buen rato.
    • Relájate. No se trata de una cirugía cerebral o de una guerra química, nadie se va a morir (ni siquiera tú) si haces una mala presentación. Recuerda que cualquier presión que tengas encima proviene de ti mismo, así que déjala a un lado. Si te diviertes, nadie te podrá quitar eso.
  4. Concéntrate en la canción. Imagina que todas esas personas en frente de ti que estarán mirándote, ya no estarán ahí. Solo estarás tú cantando acerca de tu corazón roto y de que pronto estarás bien. La canción es tuya. No harás una audición para el país, ni te pondrás en peligro, solo transmitirás tus emociones. Escucha las palabras y déjalas que te lleven a un lugar distante.
    • Aunque esté en un idioma que no entiendas, la música aún puede tocarte. Si la canción es dulce y se parece a una canción de cuna, deja que te envuelva la imaginación. Si es atrevida y provocadora, aliméntate de su energía. Deja que la canción forme tu atmósfera, no la realidad.

Consejos

  • Respira. Siempre recuerda respirar. Ayuda a calmar tu ritmo cardíaco y aliviar la tensión.
  • Si realmente eres tímido, puedes empezar a cantar enfrente de mascotas, luego enfrente de tus hermanos y también enfrente de amigos. Tarde o temprano podrás cantar enfrente de grupos de personas.
  • Trata de cantar con algunos amigos al comienzo. Te dará más confianza y te divertirás al mismo tiempo, lo que te ayudará a relajarte. No te tomes tan en serio.
  • No siempre es tu pensamiento el que desencadena ciertos comportamientos, también puede funcionar al revés. ¡Así que sonríe! Puedes engañar a tu mente al pensar que estás feliz y listo para la acción.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página