Cómo elegir un proyecto de manualidades

Hay miles de proyectos de manualidades que puedes elegir. Si te gusta hacer manualidades, seguramente tendrás proyectos inacabados sentados en la balda. ¿Alguna vez te has parado a pensar de dónde han salido? ¿Te gustaría saber elegir proyectos que te apetezca más terminarlos? Aquí tienes varios factores a considerar cuando elijas tu próximo proyecto. 

Pasos

  1.  Ten un objetivo en mente. Tu objetivo puede ser hacer un regalo para alguien, hacer algo para intercambiar con otro artista, aprovechar ciertos materiales que tienes a mano, practicar y demostrar una buena técnica, crear un objeto decorativo y útil, o guardar memorias y sentimientos.
    • Saber tu objetivo te guiará a la hora de tomar decisiones. Te ayudará a pensar en un objeto que perdure. Un bolso para transportar objetos requiere materiales más resistentes que un objeto para colgar en la pared. 
  2.   Ten un público en mente. ¿Lo expondrás, se lo darás a alguien o quizá lo vendas?
    • Pensar en la utilidad y la audiencia te ayudará a determinar el tipo de manualidad que quieres hacer.
  3. Experimenta e inventa. Date tiempo y espacio para garabatear tus ideas. Es lo contrario a los anteriores pasos, pero las manualidades son un asunto creativo. No pienses, simplemente juega y la idea te vendrá sola.
  4. Observa trabajos y busca inspiración. Puede que encuentres inspiración en el trabajo de otros, en los materiales que tengas cerca, en libros o en internet. Puede que te inspires por la naturaleza, tus amigos, tu vida o en lo que quieres expresar.
  5. Enseña tus manualidades a los demás. Si tienes algo hecho, enséñaselo a otras personas. Puede que vean algo que tú no y te den ideas para algún próximo proyecto.
  6.   Si vas a empezar con algo totalmente nuevo, haz algo pequeño para saber si te gustará o te acabarás aburriendo de ello.
    • Trabaja en proyectos mayores. Si sabes que puedes tener constancia, emprende un proyecto de mayores dimensiones.
  7. Lee las instrucciones. Si tu proyecto toma alguna serie de instrucciones, fíjate. ¿Tiene sentido? Si es posible, conoce las instrucciones antes de comprar el material u otros materiales.
  8. Piensa en el proyecto y garabatea en un papel. Si tu proyecto no tiene instrucciones o si vas a hacer algún cambio del original, planea cómo lo harás y haz tus propios patrones si lo necesitas.
  9.   Haz una muestra. Si necesitas probar una técnica nueva, prueba con un trozo pequeño de material para asegurarte de que dominas la técnica.
  10. Comienza a trabajar con retazos sobrantes que tengas por ahí, no compres todavía en la tienda de materiales. Si ya tienes materiales como tela, papel, madera o cualquier otra cosa, es porque te inspiraron en el pasado, y pueden volver a hacerlo ahora. Puede que prefieras incorporar estos materiales a un proyecto a gran escala. Puedes crear manualidades estupendas con materiales que ya posees.
    • Utiliza la casualidad para combinar cualquier cosa que tengas a mano. Puede que te salga un resultado, diferente al que pensaste en un principio, y puede que eso sea algo bueno.
    • Considera el lápiz y papel ordinarios. Seguro que los tienes listos y puedes usarlos de manera habilidosa. Puedes crear un dibujo o una novela, o componer una canción o un poema, todo con las mismas simples herramientas.
  11.   Consigue cualquier herramienta o material nuevo que necesites. Haz esto después de comprobar las cosas que tienes y que tengan que ver con el proyecto.
    • No te olvides de la posibilidad de tomar prestado un objeto en lugar de comprarlo, especialmente si es algo grande que sólo utilizarás una vez.
    • A veces puedes improvisar algo de los materiales que actualmente poseas.
    • No dejes que un proyecto de manualidades se estropee por usar materiales inadecuados.
  12. Comienza con el proyecto y sé persistente. Muchos proyectos de manualidades requieren experiencia y práctica para dominarlos bien. Otros requerirán mucho tiempo, esfuerzo y dedicación.
  13.  

Consejos

  • En los proyectos largos, trabaja poco a poco. Haz un trozo pequeño cada vez y mantén tu propósito en mente. No te dejes arrastrar y te satures enseguida, mantenlo fresco y nuevo.
  • Ten un cuaderno como diario de arte. Es común trabajar en más de un proyecto a la vez, pero puedes estar trabajando en más proyectos de los que puedes acometer. Tu cuaderno te da espacio suficiente para apuntar tus nuevas ideas y no olvidarte de ellas para cuando tengas tiempo libre. 
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página