Cómo cuidar de tus labios

¡Tus labios son únicos! Los labios humanos son los únicos que tienen lo que se llama “borde bermellón”, lo cual describe los cambios naturales de color (de tonos de rojo a tonos de rosado). Los labios también son una parte integral de tu salud oral. Es importante practicar una buena rutina de salud para tus labios y saber cómo prevenir las enfermedades.

Tratar tus labios

  1. Usa un exfoliante de labios. Exfoliar tus labios ayudará a eliminar las capas muertas de la piel y generará el rebrote de nuevas células de la piel.
    • Para exfoliar tus labios, usa un exfoliante abrasivo de labios (por ejemplo, un exfoliante de azúcar) y frótalo suavemente en tus labios. Frota la mezcla en tus labios, eliminando cualquier piel escamosa o muerta. Enjuaga la mezcla restante para lograr que tus labios estén más suaves.
  2. Aplica bálsamo labial, aceite de almendra, aceite de coco o aceite de oliva. Aplicar aceites a tus labios ayudará a hidratarlos y a mantener la humedad.
  3. Hidrata tu espacio con un humidificador. El aire seco puede secar tus labios. Si puedes, usa un humidificador en los espacios en los que pasas mucho tiempo (como una habitación) para darle humedad al aire. Esto es especialmente beneficioso durante el invierno, cuando el aire puede ser más seco.
  4. Cura un eczema con tu rutina de belleza. La Academia Americana de Dermatólogos sugiere que la razón más común para el eczema labial es una reacción alérgica. Esto se puede deber al champú, al lápiz labial, al limpiador facial o incluso a la pasta dental.
    • Para curar un eczema, trata de eliminar un producto de tu rutina aproximadamente por una semana. Si tus labios empiezan a mejorar por eliminar el producto, puedes tener una mejor idea de qué es lo que causaba la irritación.

Practicar hábitos saludables para tus labios

  1. Deja de fumar o de masticar tabaco. El cigarrillo puede hacer que los labios se oscurezcan y promueve la formación de arrugas en o alrededor de los labios. Masticar tabaco puede causar cáncer oral, lo que a su vez puede causar lesiones desagradables en los labios. Dejar estos hábitos es el primer paso para tener labios más saludables.
  2. Protege tus labios contra el sol usando protector solar. Las quemaduras solares pueden causar cáncer, ampollas, grietas y peladuras. Usa un bálsamo labial que contenga protector solar (con un FPS de al menos 15) o un protector solar en tus labios. Usa esto todos los días para proteger tus labios del sol.
  3. Mantente hidratado. Beber abundante agua no solo ayudará a tu cuerpo a mantenerse hidratado, sino que también mantendrá tus labios húmedos. Esto detendrá la sequedad y el agrietamiento y hará que tus labios se vean más llenos y más saludables. Aunque no hay un estándar con respecto a cuánto líquido debes tomar al día, Mayo Clinic recomienda alrededor de 9 vasos de agua al día para las mujeres y 13 vasos al día para los hombres.
  4. Deja de lamerte los labios. Este hábito puede hacer que tus labios se sequen y se agrieten.
    • Puedes dejar este hábito usando un bálsamo labial con mal sabor.
    • Puedes probar con goma de mascar o puedes chupar un pedazo duro de caramelo para dejar de lamerte los labios.
    • Cada vez que te lamas los labios, trata de beber un vaso de agua. Esto te ayudará a adoptar la buena rutina de mantenerte hidratado y a dejar de lamerte los labios.
  5. Obtén las vitaminas y los minerales apropiados. Los labios agrietados o secos pueden ser un signo de deficiencia de una vitamina o de un nutriente (como la vitamina B o D). Asegúrate de consumir la cantidad apropiada de vitaminas manteniendo una dieta saludable o suplementando tu dieta con una vitamina diariamente.
    • Los alimentos con alto contenido de vitamina D incluyen los pescados grasos, como el atún, la caballa y el salmón.
    • Los alimentos con alto contenido de vitamina B incluyen el yogur, los productos lácteos y las verduras de hojas verdes, como la espinaca y la col rizada.
  6. Mantén tus dientes saludables. Los dentistas han descubierto que los dientes poco saludables pueden conducir a labios poco saludables o ser una indicación de estos. Asegúrate de visitar a tu dentista cada seis meses para un chequeo de rutina y para una limpieza. La salud oral va más allá de los dientes saludables, también incluye a tus labios.
  7. Usa un protector bucal cuando practiques deportes. Esto impedirá que te lastimes los dientes. También puede impedir que te muerdas involuntariamente los labios al caerte o al lesionarte la cabeza.

Prevenir las enfermedades orales

  1. Prevén la queilitis eccematosa o la dermatitis labial. Esta enfermedad está asociada a la sequedad, al agrietamiento o a la descamación de los labios. Esto también puede afectar la piel que está alrededor de los labios, lo cual puede ser una consecuencia de las alergias o de lamerse excesivamente los labios.
    • Para prevenir la queilitis eccematosa o la dermatitis labial, tu doctor puede prescribir un ungüento tópico. También puede sugerir una prueba de alergias para buscar irritantes potenciales.
  2. Identifica el herpes labial o las aftas. El herpes labial generalmente aparece en la parte exterior de los labios, en un conjunto de ampollas. Las aftas son grises y blancas rodeadas de un área roja inflamada, generalmente localizadas en el interior de la boca y en el interior de los labios, de las mejillas, de la lengua o de la garganta.
    • Estas condiciones pueden ser consecuencia de una simple infección viral. Desafortunadamente, no hay una cura conocida para las llagas; sin embargo, existen opciones para aliviar el dolor en forma de ungüentos tópicos.
    • Puedes tratar estas llagas con una compresa fría. También puedes tomar un antiinflamatorio para aliviar la inflamación.
    • Puedes prevenir el herpes labial evitando la saliva de una persona que tiene herpes labial (al beber o al comer usando sus utensilios o al besarla). Si la causa de la llaga es una infección viral, puede transmitirse.
  3. Prevén la leucoplasia. Esta enfermedad se caracteriza por las manchas blancas en los labios, en la lengua, en las mejillas o en la boca. Se asocia más comúnmente al tabaco (fumar o masticar). La mejor manera de prevenir este trastorno es dejar de fumar o masticar los productos del tabaco.
  4. Identifica los síntomas de la herpangina. Esta enfermedad viral se conoce comúnmente como una enfermedad de las manos, de los pies y de la boca. Se caracteriza por las ampollas, las úlceras o las llagas. Es una infección común en la infancia que se puede tratar con abundante líquido, descanso y analgésicos de venta libre.
    • Ya que se trata de una infección viral, prevén esta enfermedad lavándote las manos o lavándole las manos a tu hijo frecuentemente.
  5. Listo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página