Cómo evitar los gallos al cantar

Un gallo al cantar puede ser muy vergonzoso. Puedes mantenerlos bajo control (o tal vez no). Afortunadamente, puedes seguir estos pasos para evitarlos.

Pasos

  1. Practica tu canto. Si tienes el control de tu voz, es posible que puedas evitar los gallos. Si te parece demasiado difícil, sume la barriga y canta. ¡Lo ideal es que tu voz sea muy grave! Practica controlar el tono para ver si puedes mantenerlo sin que se te salgan gallos.
  2. Canta con frecuencia. Si tratas de cantar bien y realmente piensas en los tonos a los que llegas, podrías alcanzar suficiente control para evitar desentonar.
  3. Pide ayuda. Si tomas lecciones con un profesor, pídele que te dé consejos o trucos para ayudarte con tu voz. Lo más probable es que ya haya experimentado lo mismo o que haya visto muchos casos parecidos en su experiencia docente.
  4. Toma agua antes de cantar. Mantener tu garganta húmeda puede ayudarte a controlar mejor el canto. Si los gallos se deben a una resequedad en la garganta, la solución es sencilla. Toma una cucharadita de aceite de oliva.
  5. Haz ejercicios de técnica vocal que te ayuden a expandir y contraer las cuerdas vocales. Si los practicas con regularidad, podrás controlar mejor la voz y evitarás los gallos.
  6. Mantén el diafragma abajo todo el tiempo. Si desentonas quiere decir que haces un esfuerzo excesivo para alcanzar las notas y eso no es bueno.
  7. El calentamiento es bastante útil. Busca calentamientos de la voz en YouTube y encontrarás diversos tipos, como el clásico “Do mi sol do sol mi do”. Sube o baja medios tonos o tonos enteros.

Consejos

  • ¡No dejes de practicar! Si no, nunca alcanzarás la meta.
  • Utiliza mucho aire, aunque cantes melodías no clásicas (música pop). Mientras más aire pase por tus cuerdas vocales, más sencillo será cantar.
  • Si estás resfriado o te quedaste afónico, descansa la voz. Bebe mucho líquido y evita cantar o hablar en exceso.
  • Beber té con miel (agua, té y miel) puede ayudarte con la voz, pero también puede resecarte la garganta.
  • Otra opción es beber una mezcla de agua, limón y miel. La regla general es poner una cucharada de jugo de limón y dos cucharadas de miel en una taza de agua caliente.
  • Si el problema se debe a la pubertad, trata de esperar para que se solucione. Volverás a cantar muy pronto.
  • Si la nota es demasiado alta para cantarla con tu voz normal, haz la prueba usando un falsete.
  • Evita hablar después del calentamiento. Tus cuerdas vocales están preparadas para cantar y si hablas revertirás el proceso.
  • Siempre calienta antes de cantar. Les darás a tus cuerdas vocales la opción de eliminar desechos y evitarás los gallos.
  • Prepárate para cambiar el tono de la canción si fuese necesario. En caso de que tu voz se canse antes de empezar a cantar, no trates de alcanzar un tono alto. Es mejor bajarlo para no forzar demasiado la voz y terminar desentonando.

Advertencias

  • Los productos lácteos pueden provocar la acumulación de flema en la garganta y pueden dificultar mucho el canto. La mayoría de cantantes no toman ningún tipo de leche 24 horas antes de una presentación.
  • Si te has quedado afónico, no trates de cantar. Podrías terminar con un daño permanente en tus cuerdas vocales.
  • Si cantar empieza a provocarte dolor y el agua o el aire no reducen la incomodidad, detente de inmediato.
  • Evita consumir productos azucarados, dulces, o ácidos. Por ejemplo: Leche, jugo, café, helado, dulces. Evítalos, en especial durante el entrenamiento y los días de tu presentación.
  • Evita gritar o hablar fuerte antes de una presentación o, de preferencia, nunca, ya que podrías lastimarte seriamente las cuerdas vocales.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página