Cómo reparar el cabello dañado

¿Tu cabello está seco, sin brillo, o tienes las puntas abiertas y mucho frizz? El cabello se daña con facilidad, pero toma un poco más de tiempo el repararlo. La buena noticia es que puedes empezar a usar técnicas y formar nuevos hábitos que harán que tu cabello se vea mejor por fuera mientras vas mejorando su salud con el tiempo. Aprende a rescatar el cabello dañado inmediatamente, usando productos que mejorarán la salud de tu cabello y hábitos que mantendrán tu cabello sano por más tiempo.

Rescatar el cabello dañado

  1. Despunta tu cabello. Si tu cabello tiene una textura como de popote y las puntas abiertas, lo primero que puedes hacer para mejorarlo es ir al salón de belleza y despuntarlo. Cortar tu cabello hará que se vea inmediatamente mejor y saludable.
    • Corta tanto como puedas. El cabello tiende a estar más dañado en las puntas, ya que esa parte del cabello ha estado más tiempo bajo los efectos dañinos del calor, cloro, etc.
    • Pide a tu estilista que no lo seque ni use ningún producto de estilizado, pues dañará todavía más tu cabello.
  2. Deja de usar calor para estilizarlo. Ahora que tienes un corte nuevo, intenta cuidarlo y tratarlo gentilmente hasta que mejore. Esto significa nada de calor en cualquier forma (secadoras, planchas, tenazas, etc.).
    • Permite que tu cabello se seque al aire libre pues es mucho menos dañino que usar una secadora.
    • Si debes alisarlo o rizarlo, usa un método más suave que no necesite calor, como usar rulos o envolver tu cabello en un tipo turbante.
  3. Deja de teñirlo y procesar tu cabello de cualquier forma. Al aclarar o teñir tu cabello lo dañas demasiado, y si lo haces en un cabello que ya está bastante afectado, puedes terminar con el cabello muy frágil, pérdida de cabello, etc.
    • Los procedimientos químicos como bases o alisados permanentes también son muy dañinos y debes evitarlos.
    • Incluso los tratamientos intensivos que están hechos para reparar la humectación de tu cabello tienen químicos que pueden no ser buenos para el mismo. Es mejor controlar exactamente lo que pones en tu cabello, así que aléjate de los salones que te ofrecen tratamientos muy costosos.

Empieza a usar productos saludables

  1. Usa champú y acondicionador libre de sulfatos. Los champús y acondicionadores hechos con hierbas y aceites naturales repararán tu cabello. Compra en una tienda de productos naturales y busca que los ingredientes ayuden a reparar el cabello dañado y seco.
    • Evita los champús y acondicionadores hechos con lauril éter sulfato de sodio. Este es un agente limpiador industrial que se agrega a muchos jabones y champús; limpian tu cabello, pero al mismo tiempo le quitan los aceites naturales que protegen tu cabello.
    • Cuando empieces a usar champús y acondicionadores naturales puede que tu cabello se vea un poco grasoso. Esto es porque tu cuerpo se ha acostumbrado a producir más aceite del necesario para mantener la salud de tu cabello. Espera un poco y en unas cuantas semanas tu cuerpo se acostumbrará a producir sólo la cantidad necesaria de aceites.
  2. Usa productos para estilizar que sean naturales. La mayoría de los fijadores, geles, mousses y otros productos de estilizado disponibles en farmacias y tiendas contienen químicos que dañan tu cabello a la larga. Evita estos productos y mejor busca en tiendas naturistas el mismo tipo de producto pero hecho con ingredientes naturales que ayuden a fortalecer el cabello.
    • Puedes hacer tu propio fijador con frutas cítricas, y es una excelente alternativa a los fijadores con químicos que venden en las tiendas.
    • También puedes hacer tu propio gel usando una sencilla mezcla de agua y gelatina.
  3. Ponte un tratamiento de aceite. Puedes usar aceite de oliva y otros aceites naturales para regresar la humectación a tu cabello. Simplemente masajea tu cuero cabelludo con el aceite, deja en tu cabello por 15 minutos y enjuágalo con agua tibia.

Practica el mantenimiento a largo plazo

  1. No te laves el cabello muy seguido. Lavar tu cabello todos los días lo seca, ya que no permite que tu cuero cabelludo genere los aceites naturales que necesita para mantenerse sano. Intenta lavarlo dos o tres veces a la semana en lugar de todos los días.
    • Arregla tu cabello en una cola de caballo, moño, o con una gorra o sombrero el último día antes de que lo laves.
    • Usa champú en seco o un poco de bicarbonato en tus raíces y fleco para absorber el aceite.
  2. Lava tu cabello con agua tibia-fría. Si usas agua caliente dañas el cabello, pero el agua tibia o fría hace que tu cabello se desestrese y le da una apariencia brillante y sedosa.
  3. Usa una gorra para nadar cuando vayas a la alberca. ¿Alguna vez tu estilista te ha preguntado si eres un nadador? Eso es porque el cloro de las albercas causan un daño reconocible en el cabello que va aumentando con el tiempo. Dale un descanso a tu cabello del cloro usando una gorra cada vez que vayas a nadar.
    • Si nadas sin gorra, asegúrate de enjuagar el cloro con un buen champú natural..
    • No te sientes en el sol después de nadar con una gorra, pues los rayos del sol se mezclarán con el cloro y harán el daño más grave. Lava tu cabello antes de tomar el sol.
  4. Ten buena salud en general. Igual que con otras partes de tu cuerpo, tu cabello es afectado dependiendo de lo que tomes y comas. Asegúrate de tomar suficiente agua, vitaminas y nutrientes esenciales.
    • Los ácidos Omega-3 son conocidos por ser buenos para tu cabello y piel. Come salmón, nueces, linaza y otros alimentos con omega-3.
    • Las frutas y vegetales como espinaca, col, zanahorias y aguacates ayudan a mejorar la salud de tu cabello.

Consejos

  • Agrega sombreros y bufandas a tu guardarropa. Protegen tu cabello del sol y la contaminación y hacen que te veas genial entre lavadas.
  • Puedes tomar pastillas anticonceptivas para acelerar el crecimiento de tu cabello.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página