Cómo manejar a una persona que besa mal

Así que el chico, o la chica, que acaba de entrar en tu vida es perfecto. El único problema es que besa mal. El chico que parece que te va a extraer sangre cada vez que te besa o la chica que hace bastante ruido al besar, son dos ejemplos de personas que besan mal. Para muchas personas, besar es una parte importante de la relación y, por desgracia, la incapacidad para ofrecer un beso apasionado (o peor aún, la capacidad para dar un mal beso) puede ser un factor decisivo, a veces. Por suerte, en la mayoría de los casos eso se puede arreglar si tienes un poco de paciencia, tacto y valor.

Entender el problema

  1. Averigua qué es lo que no te gusta. Antes de que puedas instruir sobre el arte de besar, tienes que averiguar qué es un buen beso para ti. Esto puede ser un poco difícil porque generalmente nos gustan diferentes tipos de besos en diferentes momentos. Si tienes una dificultad para definir qué es un buen beso, probablemente no tendrás demasiado problema para determinar qué no te gusta del modo de besar de tu pareja. Si piensas en hablar con esa persona sobre este problema, no le digas solamente “¡Tu besas muy mal!”. Debes ofrecer una opinión constructiva.
  2. No asumas automáticamente lo peor. Y tu pareja puede tener diferentes gustos o estilo y puede ser fácilmente “entrenado”. No asumas en un primer momento que no hay nada que puedas hacer.
  3. Mira tu historial de besos. ¿Esa persona besa mal o estás acostumbrado a otras cosas? Cuando la gente tiene una relación a largo plazo, solo se sienten cómodos con la forma de besar de su novio. Cuando eso se acaba, se piensa que todos los besos tienen que ser iguales a los que tenías con tu ex pareja. Solo porque una persona no te bese igual que tu viejo amor, no significa que él o ella no esté bien. Mantén una mente abierta y dale un poco de tiempo. Puede que con el tiempo te guste la forma en la que te besa tu nueva pareja.
  4. Determina tu atracción hacia esa persona. ¿Te gusta él o ella? Si no sientes una pasión por una persona, todo lo que hagas puede parecer mal. Si todavía te sientes atraído o atraída por tu anterior pareja, tienes un gran problema que afrontar.

Corregir el problema

  1. Averigua aquello que le gusta a tu pareja. Podrías ser tu parte del problema. Por ejemplo, si eres más pasivo que tu pareja, puede ser que él o ella esa de manera demasiado agresiva.
  2. Comunica lo que te gusta. Tu pareja no puede ayudarte si no sabe qué ocurre. Habla con tu pareja en el momento adecuado. Intenta decirle que le quieres, que te gustan sus besos pero que tu prefieres otra cosa. Dile a tu pareja aquello que podría mejorarse a la hora de dar un beso.
  3. Da un buen ejemplo. Trata de besar a esa persona como a ti te gustaría que te besaran. El beso es una experiencia interactiva y cada pareja tiene que seguir el ritmo de la otra persona. Cuando sea tu turno de llevar la iniciativa, hazlo. Esta técnica puede ser muy sutil sobre todo si tu pareja no tiene mucha experiencia besando o no está seguro de que lo haga bien.
  4. Baja la velocidad. Recuerda que el placer de besar es hacer que la otra persona se acerque mucho a ti. Reduce la velocidad y da besos simples con la boca cerrada. Poco a poco, trabaja en tu zona de confort y observa si hay algún cambio.
  5. Experimentad juntos. Probar cosas nuevas hace que la relación sea saludable. Si ve un gran beso en una película, por ejemplo, dile a tu pareja que quieres que te bese de esa forma. Debes ser tan específico como creas necesario. Es posible que los dos estén atrapados en una rutina y necesiten experimentar cosas nuevas. En ese caso, podrían encontrar algo nuevo con lo que disfrutar.
  6. Emite señales. Cuando tu pareja te besa de una manera que no te gusta, no tengas miedo a alejarte. Utiliza el lenguaje corporal, y él lo entenderá rápidamente. Aún es más importante, cuando tu pareja hace algo que no te gusta, házselo saber. Gime en voz baja, manténte cerca y dale un abrazo. Las personas que besan mal no son malos besando todo el tiempo, por lo que debes darle más oportunidades para recompensar el esfuerzo. Sigue trabajando en lo que te gusta y no le desalientes, esa persona puede llegar a besar muy bien sin ni siquiera decir una palabra al respecto.
  7. Sé paciente. A sólo hace falta un poco de práctica. Siempre y cuando hayas sido sincero y honesto acerca de lo que deseas, puedes seguir practicando hasta obtener el resultado deseado.

Aléjate del problema

  1. Inventa una razón para escapar. No tienes que hacer esto con alguien con el que tienes una relación o con aquellos que quieres tener una relación. No obstante, si buscas algo casual y el chico o la chica te dio un beso horrible, no pierdas el tiempo. Dile que estás cansado o que has quedado con tus amigos. Siempre puedes decir: “qué asco”, pero probablemente ofenderás a la otra persona.
    • Como alternativa, puedes alejarte cuando te vayan a besar. Mira a la persona a los ojos y dile algo como: “Esto es como me gusta que me besen”. Besa a esa persona como quieres ser besado. Podrías ofender a la otra persona, por ello deberías demostrar algo más de paciencia, sobre todo si tienes una relación con él o ella. Sin embargo, esta es una forma efectiva de conseguir lo que deseas o de deshacerte de esa persona.
  2. Charla con esa persona. Cuando las indirectas sutiles no funcionan, es el momento de sacarlo a la luz. Ésta puede ser una conversación incómoda, pero es lo que hay que hacer si de verdad te importa la relación. La comunicación es esencial en cualquier relación, así que no tengas miedo de decirle a la persona lo que sientes. No hagas declaraciones generales. En su lugar, aborda cuestiones específicas, de manera que tu pareja sepa que no es lo más importante y que realmente puede trabajar para mejorar su forma de besar.
  3. Piensa en los ultimátum. En el peor de los casos, tienes dos opciones: bajar el listón o romper con esa persona. Si la persona es una maravilla en todos los sentidos y los besos no son tan importantes para ti, puedes vivir con ello. Si tratas de comunicar tus necesidades y la persona no se adapta, es probable que no responda a tus necesidades en otras áreas tampoco y no será un buen compañero de viaje. Es difícil romper con alguien, pero recuerda que estarás mejor y, con suerte, esa persona también puede tomar nota y mejorar en ese sentido en un futuro.

Consejos

  • Sé proactivo. No esperes meses o años para abordar el problema. Cuanto más esperes, más difícil será manejarlo y más difícil será que tu pareja se adapte a tus necesidades.
  • El primer beso puede dejar una gran impresión, y algunas personas no están dispuestas a relacionarse, incluso a iniciar una relación, con una persona que no besa bien. Si eres una de esas personas, ten en cuenta que un mal beso no tiene porqué ser una enfermedad para toda la vida si estás dispuesto o dispuesta a darle unos consejos. Si ignoras a una persona por este motivo, puedes estar perdiendo una gran oportunidad. Dicho esto, a veces un beso mal dado puede ser un síntoma de que esa persona puede no ser un buen compañero, observa el conjunto, de todos modos, y saca tus propias conclusiones. Considera la experiencia que tiene esa persona a la hora de besar. Un mal beso puede ser debido a la falta de experiencia. Si es así, puede que haya esperanzas, pero si la persona lleva tiempo actuando así y no corrige su forma de besar, puede que estés en una calle sin salida.
  • La próxima vez que estés delante de tu ordenador con tu pareja, busca algunos artículos en WikiHow. Echa un vistazo a varias cosas, y luego a los artículos que existen sobre los besos, como besar o el beso francés. Es una buena oportunidad para hablar de lo que les gusta o no les gusta.
  • La calidad de un beso puede variar en función de la situación que tú o tu pareja atraviese. Si tu pareja es tímida en público, un beso en público puede no ser tan satisfactorio como uno en un espacio privado. Otras acciones (incluido el sexo) pueden hacer que la atención de tu pareja a la hora de besar se aleje, y por lo tanto causar el deterioro de la calidad de éste. En cualquier caso, decide qué es lo más importante y céntrate en mejorar en ese aspecto.
  • Una buena forma de iniciar la comunicación es preguntarle si hay algo que puedas hacer mejor o algo que le gustaría que intentaras. Puedes aprender algo sobre sus gustos. Dilo educadamente y con cariño. Puedes decir cosas como: “Amor, al hacer esto… pero estoy seguro de cómo me siento sobre…”.
  • Aunque juguetonamente, dale a tu pareja una versión exagerada de cómo besa para ayudarle a darse cuenta de lo que hace mal. Esto se debe realizar en un momento de mucha intimidad, que puede ser agradable y para nada tenso.
  • Ayúdale. El o ella no podría saber que besa mal, pero probablemente no querrá saberlo en público.

Advertencias

  • Actúa con discreción y sé agradable a la hora de decirle a la otra persona lo que te gusta y aquello que no te gusta de sus besos. Este tema puede ser sensible y tu pareja puede llegar a sentir ansiedad o, incluso, sentirse amenazada o herida –en ocasiones muy excepcionales, puede que deseen terminar la relación.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página