Cómo cuidar patitos

Los patitos que acaban de salir del cascarón necesitan un ambiente cálido y seguro para crecer fuertes y saludables. Si creas un hogar libre de peligros y les provees suficiente alimento y agua, tus patitos bebés curiosos y juguetones podrán andar libremente y podrán nadar por su cuenta antes de que te des cuenta. Aprende a que se sientan en casa, aliméntalos con lo que les gusta comer y mantenlos seguros de los peligros.

Hazles un hogar

  1. Busca una caja incubadora. Después de que los patitos salgan de sus cascarones y pasen 24 horas acostumbrándose a su nuevo entorno, estarán listos para cambiarse a una incubadora. Tanto un recipiente plástico de almacenamiento, una caja de cartón resistente como un acuario grande de vidrio pueden servir para este propósito.
    • La caja debe tener un muy buen aislamiento térmico, puesto que los patitos necesitan estar calientes. No elijas una caja con demasiados agujeros en los lados o en la parte inferior.
    • Cubre la parte inferior de la caja con virutas de madera o con toallas viejas. Evita utilizar papel periódico u otro material resbaladizo. Los patitos aún tambalean en las primeras semanas después de salir del cascarón y pueden resbalarse fácilmente y lastimarse en superficies como el plástico o incluso en las hojas de periódico.
  2. Instala una lámpara incubadora. Los patos bebés necesitan mantenerse muy calientes en las primeras semanas después de salir del cascarón para darles la oportunidad de acostumbrarse al aire fuera de sus huevos. Compra una lámpara incubadora en la tienda de alimentos o en la ferretería y sujétala en la parte superior de la incubadora.
    • Usa un bombillo de 100 vatios para comenzar. Para patitos muy jóvenes, creará la cantidad correcta de calor.
    • Asegúrate de que parte de la incubadora esté localizada lejos del calor para que tengan un lugar para refrescarse si lo necesitan
    • Asegúrate de que el bombillo no esté muy cerca de los patitos. Puede causar que se sobrecalienten o si tocan el bombillo, podrían quemarse. Si vas a usar una incubadora poco profunda, apoya la lámpara en alto usando bloques de madera u otro apoyo fuerte.
  3. Revisa la ubicación de la lámpara incubadora. Revisa periódicamente la ubicación de la lámpara para asegurarte de que los patitos obtengan la cantidad adecuada de calor.
    • Ajusta el calor y el voltaje según el comportamiento de los patitos.
    • Si se acurrucan juntos bajo la lámpara, quizá tengan mucho frío y deberás acercar la lámpara o comprar un bombillo de mayor voltaje.
    • Si están dispersos y respiran con dificultad, es muy probable que estén sobrecalentados, por lo que tendrás que alejar la lámpara. Los patitos a gusto deben estar calientes y quietos.
  4. Regula la lámpara incubadora a medida que vayan creciendo. A medida que crezcan, necesitarán menos calor. Eleva la lámpara o cambia el bombillo a un calor más bajo cuando dejen de dormir debajo de la misma.

Provéeles agua y alimento

  1. Bríndales a los patitos mucha agua. Usa un tazón muy poco profundo donde los patitos puedan sumergir el pico, pero no toda la cabeza. A los patitos les gusta poder limpiar sus fosas nasales mientras beben, pero si les das acceso para sumergirse en el agua podrían subirse y ahogarse.
    • Cambia el agua todos los días para asegurarte de que los patitos no se enfermen por beber agua sucia.
    • Si temes que el tazón que tienes es un poquito profundo, cubre el fondo con piedritas o canicas para hacerla más segura.
  2. Alimenta a los patitos con pienso. Los patitos no comen en las primeras 24 horas después de salidos del cascarón, puesto que todavía están absorbiendo los nutrientes de la yema dentro del huevo del que salieron. Luego, gradualmente podrán comenzar con pienso, bolitas pequeñas de alimento para patos disponible en las tiendas de alimentos. Compra un comedero de plástico, llénalo y ponlo dentro de la incubadora.
    • Si los patitos parecen ser lentos para alimentarse, prueba añadir un poco de agua en su alimento para hacerlo más fácil de tragar. Puedes añadir una pequeña cantidad de azúcar en su agua en el primer par de días para ayudarlos a tener un buen comienzo y darles energía.
  3. A los patitos débiles dales yema de huevo de pato. Los patitos muy débiles necesitan un poco más de nutrición de la yema antes de que estén listos para el pienso. Aliméntalos un poco con yema de pato machacada hasta que estén más interesados en el pienso.
  4. Asegúrate de que los patitos siempre tengan acceso al alimento. Deben alimentarse cada vez que tengan hambre, ya que crecen muy rápido en esta etapa de la vida. También necesitan agua para ayudarles a tragar su alimento, así que mantén lleno el tazón en todo momento.
    • Después de 10 días, los patitos estarán listos para las bolitas de crecimiento, que son lo mismo que el pienso solo que más grandes.
  5. Cuando los patitos sean adultos, luego de 16 semanas aproximadamente, estarán listos para el alimento para patos adultos.
  6. Evita alimentar a los patitos con alimento que no esté hecho para patos. Los seres humanos comen muchos alimentos, como el pan, pero no les proveen con la nutrición que necesitan y algunos incluso pueden enfermarlos.
    • Aunque se interesen por alimentos como el pan, no es bueno para su salud.
    • Puedes darles frutas y vegetales finamente picados como merienda, pero asegúrate de que su alimento principal sea el alimento para patos.
    • No le des a los patitos alimento hecho para pollitos, porque no tiene los nutrientes compuestos adecuados para los patitos.
    • Nunca uses alimento medicado para los patitos, porque puede causarles daño a los órganos.

Cria patos saludables

  1. Ayuda a los patitos a nadar. A los patitos les encanta y comenzarán los primeros días de salidos del cascarón si los dejas. No los dejes nadar sin supervisión. Los patitos bebés están cubiertos por la parte de abajo, pero no es impermeable, y sus cuerpos todavía son muy frágiles para nadar solos en esta etapa.
  2. Haz una piscina pequeña con una bandeja de pintura de rodillo. La pendiente en la bandeja creará una rampa para ayudar a los patitos a entrar y salir de manera segura.
    • No dejes nadar a los patitos por mucho tiempo, sino se enfriarán. Cuando terminen de nadar, sécalos y regrésalos a la incubadora para que puedan calentarse.
    • También puedes dejar que se sienten una almohadilla eléctrica cubierta con una toalla limpia por algunos minutos.
  3. Deja que los patos adultos naden solos. Cuando los patos estén emplumados con sus plumas adultas impermeables, podrán nadar sin supervisión. Dependiendo del tipo de pato, las plumas completas les saldrán a los 9 a 12 meses de edad.
  4. Ten cuidado con los patos más viejos. Asegúrate de que los patos estén supervisados en todo momento mientras aún les crezcan sus plumas de adulto y estén aprendiendo a nadar. Los patos adultos más viejos que puedan compartir el mismo estanque o fuente de agua pueden intentar ahogar o matar a los patos más jóvenes.
  5. Mantén a salvo a los patitos de los depredadores. Estas aves, en especial cuando son jóvenes, pueden ser presa de otros animales. Deberás esforzarte mucho para mantenerlos alejados de ellos.
    • Si vas a criar patitos en el garaje o en el exterior del granero, asegúrate de que ningún otro animal pueda acercarse a ellos. Los lobos, los zorros o incluso las aves rapaces grandes pueden hacerles daño a tus patitos si no tienes cuidado.
    • Incluso los patitos criados dentro de casa necesitan mantenerse a salvo de los perros y gatos.
    • Una vez que los patos pasen de la incubadora a un gallinero más grande, asegúrate de que no haya manera de que los depredadores puedan entrar.
  6. No te apegues demasiado a ellos. Es tentador abrazar a los dulces y tiernos patitos, pero si te apegas demasiado podrían dejar huella en ti de manera muy fuerte. Para asegurarte de que tus patitos crezcan y se hagan adultos independientes y saludables, disfruta mirándolos jugar uno con el otro, pero no te unas demasiado a la diversión.
  7. Muda los patos a un espacio más grande. Una vez que los patos estén muy grandes para la incubadora, múdalos a una perrera grande o a un cobertizo con puerta enganchable. Aliméntalos con alimento para patos adultos y déjalos pasar sus días nadando y salpicando en un estanque. Asegúrate de llevarlos de vuelta a su refugio por la noche para mantenerlos a salvo de los depredadores.

Consejos

  • Después que los patos estén en el estanque o la fuente de agua, puedes darles alimento flotante para pescado o para perro en cantidades muy pequeñas. Cambia su dieta básica a una ración de buena calidad sin medicamentos de aves acuáticas o aves de corral, que generalmente se venden en la mayoría de las tiendas de alimentos.
  • Si tus patitos se enferman, llama al veterinario o consulta una fuente en línea para encontrar una solución de inmediato
  • No les des a los patitos cebolla, semillas para aves silvestres o enjauladas ni ningún tipo de pan. Puedes darles pienso para patos, guisantes, maíz, judías verdes, habas, zanahorias cocidas, huevos duros, tomates, grillos, gusanos, peces pequeños para alimentar, hierba, leche, alimento de pavo.
  • No intentes alimentar a los patitos con bayas o uvas.
  • Si tienes otras mascotas más grandes como perros o gatos, mantén a los patitos alejados de ellos.
  • ¡Dales mucho amor!

Advertencias

  • Ten siempre agua limpia cerca de la fuente de alimento, porque los patos no pueden tragar el alimento apropiadamente sin agua.
  • ¡Nunca les des a tus patitos alimento medicado para aves de corral!
  • Nunca dejes a tus patitos afuera desatendidos, porque un animal salvaje puede hacerles daño.
  • Nunca dejes nadar a tus patitos sin supervisión.

Cosas que necesitarás

  • Caja incubadora
  • Lámpara incubadora y un bombillo de 100 vatios
  • Heno o ropa de cama como toallas limpias
  • Pienso, bolitas de crecimiento con un plato alimentador
  • Plato para agua poco profundo
  • Bandeja de pintura de rodillo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página