Cómo instalar una línea de gas

Probablemente, instalar una línea de gas, no sea la tarea más indicada para un primer proyecto de “hágalo usted mismo”. Los riesgos de cometer un error exceden los costos del trabajo de un profesional. A pesar de esto, una persona experimentada en los proyectos de “hágalo usted mismo” puede instalar una línea de gas de manera tan segura como lo haría un profesional. A pesar del estrecho margen de error, los pasos para instalar una línea de gas no son más exigentes que los necesarios para instalar una tubería de agua o una línea eléctrica.

Pasos

  1. Compra las tuberías y conectores de gas adecuados para el trabajo. La mayoría de las líneas de gas domésticas utilizan tuberías negras de 1.27 centímetros de diámetro (1/2 pulgada), mientras que los grandes centros comerciales utilizan instalaciones de mayor diámetro. Tú deberás comprar alrededor de medio metro más de tuberías de lo que necesitas, ya que más vale que te sobre a que te falte.
  2. Cierra la llave de gas de tu casa. La válvula estará cerca del medidor de gas a un lado de tu casa y deberás cerrarla completamente dando solo un cuarto de vuelta. La llave deberá estar en una posición perpendicular a la tubería, lo que confirmará que está cerrada, pero deberás cerciorarte comprobando que las agujas o cifras del medidor no se estén moviendo.
  3. Extiende la línea de gas existente ajustando las válvulas y los tubos necesarios para agregar la línea nueva y que esta llegue hasta el nuevo dispositivo o artefacto que lo necesite.
    • Envuelve las roscas de los extremos de los tubos usando pegamento para tubos o cinta. Esto es esencial para lograr un ajuste completamente hermético. Asegúrate de envolver las roscas en la dirección de las agujas del reloj.
    • Puedes hacer esta tarea más sencilla si ensamblas algunos tubos en la cochera o en el taller para luego llevarlas al lugar por donde pasará tu nueva línea de gas. Ten cuidado con las curvas de 90 °C en caso de que las haya, ya que es mucho más difícil ajustar completamente las tuberías estando en esa posición.
  4. Utiliza un tubo flexible para conectar el extremo final de la línea de gas con el artefacto. Une los extremos de la línea de gas usando pegamento para tubos o cinta. Sin embargo, este procedimiento no es necesario para la unión entre el final de la línea de gas y el acoplamiento del artefacto.
  5. Esparce una mezcla de agua y detergente líquido en iguales proporciones sobre las uniones en la línea de gas. Si aparecen burbujas quiere decir que hay una fuga. Si la hay, desenrosca esa sección, quita el pegamento para tubos y vuelve a colocarlos aplicando otra vez un nuevo sellador.
  6. Gira de nuevo la llave del gas, regresando la válvula a una posición paralela a la tubería nueva. Prueba tu instalación hasta asegurarte de que el gas fluya correctamente.

Consejos

  • Nunca aflojes el tubo de gas una vez que ya has empezado a ajustarlo. Si lo haces, el sellador para unir los tubos se arruinará y tendrás que empezar el procedimiento desde el principio.

Advertencias

  • Este no es un trabajo para principiantes. Si nunca antes has trabajado con líneas de gas, pídele a un amigo experimentado que te dé algunos consejos antes de empezar a intentarlo.

Cosas que necesitarás

  • Tubos y conectores para gas
  • Llave inglesa
  • Pegamento para tuberías o cinta adhesiva
  • Detergente líquido
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página