Cómo curar los pólipos nasales

Los pólipos nasales son crecimientos blandos y benignos que se forman al interior de los senos nasales y la nariz. Si bien no son dolorosos, pueden crecer y obstruir las vías respiratorias, lo cual dificulta la respiración y el olfato. En general no existe una cura definitiva para los pólipos, debido a que tienden a regresar si estás predispuesto a ellos. Sin embargo, puedes adoptar diversas medidas médicas y de estilo de vida para reducir o eliminar los pólipos y disminuir el riesgo de que vuelvan a formarse.

Curar los pólipos con intervención médica

  1. Acude al doctor si presentas síntomas de pólipos nasales. Estos con frecuencia no manifiestan síntomas y podrías vivir toda tu vida sin saber que los tienes. Sin embargo, si los pólipos crecen, puedes experimentar complicaciones que requerirán asistencia médica. Si presentas los siguientes síntomas, debes acudir al doctor para determinar si sufres de pólipos nasales. Si te examina y confirma su presencia, el doctor puede recomendarte una serie de tratamientos médicos.
    • Nariz mocosa o tapada en exceso
    • Disminución del sentido del olfato y el gusto
    • Presión en la frente o el rostro
    • Sensación de tener la nariz obstruida cuando no hay moco
    • Dolores de cabeza
    • Dolor en los dientes superiores
  2. Usa un espray de esteroides. Los espráis de esteroides permiten reducir el tamaño de los pólipos nasales. Si son lo suficientemente pequeños, pueden desaparecer por completo al tratarlos con estos espráis. Algunos están disponibles sin prescripción médica en las farmacias, pero las variedades más fuertes se venden con prescripción. Consulta con tu doctor respecto al uso de un espray de esteroides y determina si es adecuado para ti.
    • Algunos espráis nasales más comunes son: beclometasona, budesonida, fluticasona, mometasona y triamcinolona. Nasonex es la marca más conocida para los espráis nasales de esteroides.
  3. Prueba las gotas nasales con esteroides. Al igual que el espray nasal, las gotas nasales reducen los pólipos. También pueden acabar con la congestión nasal, lo cual permite que respires con más facilidad mientras los pólipos se reducen. La mayoría de las gotas nasales tardan de 7 a 14 días para reducir los pólipos y normalmente se recomienda que sigas usándolas 4 a 6 semanas más.
    • Al momento de administrar las gotas nasales, debes inclinarte hacia adelante y hacia abajo por completo. Debes sentir casi como si trataras de pararte de cabeza. Introduce las gotas en la nariz mientras cuelga la cabeza. Mantén la cabeza hacia abajo por 3 o 4 minutos después de colocarte las gotas para garantizar que lleguen a las fosas nasales.
  4. Toma prednisona. Se trata de un corticosteroide oral que disminuye la hinchazón. Ayuda a tratar la inflamación de la nariz y por ende, reduce el tamaño de los pólipos nasales. Solo está disponible con prescripción médica. Por lo general, se toma 7 a 10 días.
  5. Toma antibióticos orales. Si bien los antibióticos no reducen los pólipos, tratan las complicaciones que surgen a causa de los pólipos. Si estos obstruyen los senos nasales, pueden provocar sinusitis debido a la multiplicación de las bacterias acumuladas. Si tienes sinusitis a causa de los pólipos, es probable que el doctor te prescriba antibióticos para combatir la infección.
  6. Considera la cirugía. Si bien los tratamientos descritos anteriormente ayudan a reducir los pólipos, normalmente la única forma de eliminarlos por completo es mediante la extirpación quirúrgica. Si persisten y producen una incomodidad considerable, tu doctor te sugerirá esta opción. Para extirparlos quirúrgicamente, lo más probable es que debas someterte a una cirugía endoscópica de los senos nasales. Te insertarán un endoscopio (un tubo largo con luz y cámara de video incorporada en el extremo) en una de las fosas nasales y retirarán los pólipos nasales con varios instrumentos. Te pondrán bajo anestesia general durante esta operación. Por lo general, te darán de alta el mismo día de la cirugía.
    • Ten en cuenta que en algunos casos, los pólipos nasales vuelven a formarse después de dos o tres años.

Evitar la aparición de más pólipos con el uso de remedios caseros

  1. Enjuágate con una solución salina para despejar la nariz y los senos nasales. La solución salina (o agua salada) permite bajar la inflamación de la nariz y seca el moco que obstruye los pasajes nasales. La sal reduce la producción de adiponectina en el organismo, un químico relacionado con la inflamación.
    • Mezcla 1/2 cucharadita (o menos) de sal de mesa en 1 taza de agua hirviendo y déjala enfriar a la temperatura del cuerpo. Vierte esta mezcla en una botella limpia que puedas apretar o en una olla neti y enjuaga los pasajes nasales.
  2. Prueba la inhalación de vapor. Inhalar vapor por la nariz abre los pasajes nasales y diluye la secreción de moco espeso que causa la congestión. Existen varios métodos para hacer inhalaciones de vapor.
    • Cierra todas las puertas y ventanas del baño y deja correr agua caliente de la ducha para crear tu propio baño de vapor personal.
    • Hierve una olla de agua para crear tu propio inhalador de vapor. Echa el agua hirviendo en un bol grande. Cubre la cabeza y el cuello con una toalla y coloca tu rostro por encima del bol de agua de modo que la nariz se encuentre sobre el vapor. La toalla debe cubrir la cabeza y el bol para que el vapor no se escape. Inhala profundamente para que puedas sentir el vapor en la nariz. Continúa con este proceso hasta que el agua se enfríe.
    • Si deseas, agrega aceites esenciales como la menta y el eucalipto para potenciar los efectos de limpieza nasal.
  3. Come una mezcla de rábano picante y miel para despejar los senos nasales. Consumir rábano picante es una forma natural de despejar los senos nasales. El rábano picante posee propiedades antibacterianas. Además, su olor y sabor ayudan a abrir los pasajes nasales y reducen el tamaño de los pólipos. Trata de comer un poco de rábano picante. Pero si no te gusta su sabor intenso, mézclalo con miel.
    • Mezcla 200 mg de rábano picante (más o menos 2 tazas) con 2 tazas de miel. Guarda la mezcla en el refrigerador. Come 1 cucharadita en la mañana y otra en la noche diariamente, hasta que los senos nasales se despejen y sientas que los pólipos empiezan a reducirse.
  4. Consume más ajos y cebollas. El ajo y la cebolla son famosos por sus propiedades antimicóticas y antibacterianas, las cuales permiten aflojar las glándulas nasales y disminuir el tamaño de los pólipos. La razón es que ambas verduras de raíz contienen quercetina, antioxidante que ayuda a reducir la inflamación.
    • Come dos dientes de ajo crudo y unos pedazos de cebolla cruda dos veces al día por una semana. Si no te gusta su sabor, puedes tomar suplementos de ajo y cebolla.
  5. Toma el suplemento herbal de xanthium. Es una planta nativa de Asia Oriental. También se le llama "fructus xanthi" en la antigua medicina china tradicional. Desde hace siglos, ha servido para tratar los pólipos nasales y la congestión nasal. Esta hierba causa un efecto antiinflamatorio en los pólipos nasales. Se cree que actúa suprimiendo parte del sistema inflamatorio.
  6. Prueba los suplementos de sello de oro (o hydrastis canadensis). Es una planta originaria de América del Norte que tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Esto es debido a que contiene químicos como la berberina y la hidrastina, las cuales disminuyen la inflamación.
    • Si estás embarazada, no debes tomar esta hierba porque puede causar efectos negativos en el útero.
  7. Usa un espray de capsicum annuum (o pimentón dulce) diluido. Esta hierba se usa en la medicina tradicional para fortalecer los capilares y aumentar la circulación sanguínea, además de reducir los pólipos. Puedes comprar un espray de capsicum annuum para reducir el dolor en la nariz y disminuir el tamaño de los pólipos.
    • Verifica que el espray esté diluido o de lo contrario, puede irritar la nariz. Además, debes asegurarte de que esta hierba no entre en contacto con los ojos o las heridas abiertas (si tienes una).
  8. Diluye el moco con magnolia. Es un árbol de hojas temporales cuya corteza y flores pueden reducir los pólipos. La corteza tiene una acción mucolítica, es decir, diluye el moco que obstruye los pasajes nasales. Las flores también tienen una acción astringente: estrechan la membrana mucosa de la nariz para reducir el tamaño de los pólipos.
    • No debes usar la magnolia si sufres de estreñimiento o tienes problemas digestivos.

Fortalecer el sistema inmunológico para impedir la aparición de más pólipos

  1. Duerme bien cada noche. Cuando le permites descansar al cuerpo, está más preparado para combatir las enfermedades e infecciones que cuando está cansado y ha trabajado mucho. Debes saber cuáles son tus límites. Aunque tal vez crees que puedes mantenerte despierto toda la noche para terminar un informe, ten en cuenta que tu sistema inmunológico probablemente sufrirá las consecuencias. Trata de dormir 7 a 8 horas cada noche. Incluso hacer una pausa para tomar una siesta cuando estás cansado puede contribuir al funcionamiento adecuado del sistema inmunológico.
  2. Lleva una dieta equilibrada. Otra parte esencial para mantener saludable el sistema inmunológico es asegurarte de obtener todos los nutrientes que necesitas. La cantidad de cada nutriente que debes consumir depende de tu peso, edad y estado de salud. Consulta con tu doctor sobre un plan alimenticio o haz clic aquí para aprender más respecto a lo que debes comer.
    • Incorpora a tu dieta diaria proteínas magras, carbohidratos integrales, grasas insaturadas, productos lácteos descremados y muchas frutas y verduras.
    • Toma entre 500 mg y 1000 mg de vitamina C por día. La vitamina C permite mantener un sistema inmunológico fuerte y activo. Si no obtienes suficiente vitamina C diariamente, el sistema inmunológico puede verse afectado, lo cual aumenta el riesgo de enfermarte o desarrollar una infección. Los alimentos ricos en vitamina C son: naranjas, limón, guayaba, kiwi, fresas y papaya.
  3. Ejercítate a diario. Debes tratar de ejercitarte mínimo 30 minutos, tres a cinco veces por semana, para mantener tu cuerpo y sistema inmunológico saludables. El ejercicio acelera el metabolismo y refuerza el sistema inmunológico. Trata de hacer ejercicios cardiovasculares, levantamiento de pesas y ejercicios de flexibilidad.
    • Los ejercicios cardiovasculares incluyen actividades como correr, hacer senderismo, montar bicicleta, nadar y caminar.
    • Los ejercicios de fuerza y flexibilidad incluyen prácticas como yoga, levantamiento de pesas y estiramientos.

Consejos

  • Es importante recordar que si te han extirpado un pólipo quirúrgicamente, existe la probabilidad de que vuelva a formarse. Por lo tanto, es indispensable fortalecer el sistema inmunológico y probar remedios caseros para evitar la formación de futuros pólipos.

Advertencias

  • Si los pólipos dificultan tu respiración, debes acudir a un doctor de inmediato.
  • Siempre debes consultar con el doctor antes de probar nuevas hierbas o realizar cambios en tu estilo de vida.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página