Cómo hacer refrescos

¿Estás cansado de beber los mismos sabores viejos de refrescos? Es fácil elaborar los tuyos y mezclar un lote para ti y tus amigos. Este artículo te explica dos maneras de hacer tus propios refrescos: la forma más rápida con sodas compradas en la tienda o la forma experta mediante la elaboración de tu propia bebida carbonatada.

Refrescos rápidos y mezclados en casa

  1. Compra soda. Ve a la tienda y compra un litro o dos de soda regular. Busca una marca que no contenga azúcar o cualquier otro aditivo. Todo lo que necesitas es agua carbonatada regular.
    • Si tienes una máquina de carbonatación en casa, no es necesario que compres agua carbonatada en la tienda.
    • También puedes comprar "agua con gas", ya que a veces la soda recibe ese nombre.
  2. Decide cómo darás sabor a tu soda. ¿Te gustaría preparar un sabor afrutado o algo un poco más rico? El cielo es el límite cuando se trata de preparar tu propia soda. Elige uno de estos sabores deliciosos o haz el tuyo propio:
    • Lima limón. La combinación de sabores clásica es refrescante y mucho más cuando la creas con limas y limones frescos.
    • Crema de vainilla. Otro favorito entre los mostradores de soda: esta soda suave y rica es deliciosa en cualquier época del año. Necesitarás crema de leche y extracto de vainilla.
    • Chocolate. La soda de chocolate es sorprendentemente fácil de hacer porque solo necesitas un poco de jarabe de chocolate y listo.
    • Ponche tropical. Compra algunos mangos, piñas y kiwis o sáltate la fruta entera y compra una variedad de jugos para hacer tu soda tropical.
  3. Elige un dulcificante. Lo genial de preparar tu propia soda es que puedes elegir qué tan dulce hacerla. Puedes quedarte con el azúcar regular o elegir un sabor distinto como la miel, el néctar de agave o incluso la melaza. Escoge un dulcificante que coincida con el sabor de la soda que diseñaste.
    • La soda hecha con fruta no necesita tanto dulcificante como los otros tipos porque la fruta en sí proporciona una gran cantidad de dulzura.
    • Para darle un giro interesante, empareja las sodas de vainilla y chocolate con jarabe de arce.
    • Prepara soda dietética con un sustituto del azúcar.
  4. Mezcla la soda. Vierte el agua carbonatada en una jarra grande o en un bol para ponche. Añade el sabor que elegiste, ya sea fruta recién exprimida, jarabe de chocolate o crema y vainilla. Mezcla con un poco de dulcificante y luego revuelve toda la mezcla con una cuchara grande. Sirve inmediatamente o guárdala en una botella con tapa para su uso posterior.
    • Prueba la soda mientras vayas añadiendo los saborizantes y el dulcificante para determinar cuánto más quieres agregar.
    • Sirve la bebida en vasos transparentes con pajitas para destacar sus colores bonitos y las burbujas chispeantes. Los refrescos caseros son increíbles como sorpresas de fiesta.

Refrescos expertos elaborados en casa

  1. Compra ingredientes destinados a la elaboración casera de cerveza. Preparar refrescos desde cero en realidad significa comprar los ingredientes que se usan para hacer que ocurra una carbonación en el agua. Estos están disponibles en las tiendas de elaboración de cerveza casera o en línea. Necesitarás lo siguiente:
    • Un cubo de 18,9 L (5 galones)
    • Botellas plásticas con tapas para almacenar los refrescos terminados
    • Una olla grande
    • Una cuchara grande para revolver
    • 8 tazas de azúcar
    • Saborizante de tu elección
    • 1 paquete de levadura cervecera de champán
    • Extracto de soda
    • Termómetro de cocina
  2. Hierve el agua y el azúcar. En la olla grande, vierte 7,6 L (2 galones) de agua y 8 tazas de azúcar. Haz que la mezcla hierva y revuelve hasta que el azúcar se haya disuelto en el agua.
    • En este punto, puedes añadir cualquier especia o saborizante que quieras, como jengibre (para hacer ginger ale) o cáscara de limón. Deja que las especias se cocinen con el azúcar. Una vez que esta se haya disuelto, cuela las especias de la mezcla antes de proceder.
  3. Vierte el agua azucarada en el cubo. Para que esté menos concentrada, agrega 7,6 L más de agua fría a la mezcla. Deja que la mezcla se enfríe un poco, pero no demasiado; debe estar entre 70 y 80 F°.
    • Antes de proceder, prueba con el termómetro de cocina para asegurarte de que esté a la temperatura correcta.
    • Si la mezcla está demasiado fría, tendrás que calentarla de nuevo antes de añadir el extracto de soda y la levadura.
  4. Agrega el extracto de soda y la levadura.
  5. Mezcla bien hasta que ambos se hayan disuelto.
  6. Vierte la mezcla en botellas. Si tu cubo tiene un grifo, utilízalo para llenar las botellas; de lo contrario puedes colocar un embudo en una botella y repartir la soda en ella una taza a la vez. Cuando estén llenas, cierra las tapas herméticamente.
  7. Guarda las botellas a 21°C (70° F). A esta temperatura, la levadura consumirá el azúcar y comenzará a fermentar, lo que creará dióxido de carbono. Espera 2 a 3 días para que el agua se carbonate.
  8. Prueba la carbonación. Aprieta las botellas de plástico. Si se sienten firmes al hacerlo quiere decir que el agua está carbonatada. Si dejas marcas en las botellas con facilidad, entonces necesitan más tiempo.
  9. Refrigera las botellas. Cuando las botellas estén listas, colócalas en el refrigerador para que se enfríen. Cuando estén frías, abre una y disfruta tu soda hecha en casa.

Consejos

  • Siéntete libre de usar el sabor que quieras, no solo frutas cítricas.
  • Fue muy interesante.
  • Puedes emplear una gran cantidad de estos ingredientes si quieres.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página