Cómo aplicarse aceite de almendras en el pelo

El aceite de almendras tiene distintas propiedades beneficiosas para el pelo, como el ácido graso omega-3, la vitamina E y el magnesio. El aceite de almendras nutre, fortalece y repara el pelo dañado, además de ser perfecto para evitar su caída. Unas cuantas gotas cunden bastante y aportan brillo y suavidad. Si quieres aprender a utilizar el aceite de almendras, empieza leyendo el paso 1.

Utilizarlo como acondicionador

  1. Mójate el pelo y péinate. El aceite de almendras se absorbe de forma casi inmediata cuando se aplica sobre el pelo mojado. Utiliza un peine para desenredarte el pelo antes de aplicarte el tratamiento de aceite de almendras.
  2. Frótate el cuero cabelludo con el aceite de almendras. Échate una pequeña cantidad de aceite de almendras en la palma de la mano y aplícatelo sobre el cuero cabelludo, extendiéndolo bien por las raíces del pelo. Masajéate el cuero cabelludo con los dedos, repartiendo bien el aceite de almendras. Esto ayudará a estimular el crecimiento del pelo, a acondicionarlo y a protegerlo.
  3. Utiliza un peine para extender el aceite. Péinate desde las raíces hasta las puntas. Asegúrate de que todo el pelo quede cubierto con una pequeña cantidad de aceite.
  4. Cúbrete el pelo. Ponte un gorro de ducha y deja que el aceite se asiente en el cuero cabelludo y en el pelo durante unos 30 minutos. Si tienes tiempo, lo mejor es dejar que actúe durante varias horas o durante toda la noche.
  5. Lávate el pelo con champú. Utiliza champú para eliminar el aceite del pelo. Si te enjuagas sin aplicarte champú, se te quedará el pelo grasiento.
  6. Enjuágate el pelo. Enjuágate el pelo para eliminar los restos de champú y sécatelo con una toalla. Cuando se te haya secado del todo, tu pelo estará brillante y sedoso.
  7. Haz esto una vez a la semana. Con este tratamiento, tu pelo ganará fuerza, suavidad y brillo. Al masajearte el cuero cabelludo con regularidad, favorecerás el crecimiento y la regeneración del pelo.

Utilizarlo sobre el pelo seco

  1. Péinate. Empieza peinándote con el pelo seco, hasta que quede brillante. El aceite de almendras es especialmente adecuado para el pelo grueso y seco, o para el pelo dañado por el sol o por el tinte. Además, este tratamiento ayuda a definir los rizos.
  2. Frótate las manos con unas gotas de aceite de almendras. Con solo unas cuantas gotas de aceite de almendras (menos de media cucharadita) será suficiente para cubrir todo el pelo. No debes aplicarte demasiado aceite si no quieres que llevar el pelo grasiento durante todo el día.
  3. Pásate los dedos por el pelo. Empieza por la mitad del largo y pásate los dedos hasta las puntas. Al cubrir la mitad inferior del largo del pelo con aceite de almendras, eliminarás el encrespamiento y los mechones rebeldes, además de conseguir un toque extra de brillo.
    • Evita aplicártelo demasiado cerca de las raíces para que el pelo no quede grasiento.
  4. Péinate como de costumbre. Ahora que has tratado tu pelo con aceite de almendras, péinate como quieras. Aplícate más aceite de almendras a lo largo del día si es necesario.
  5. Aplícatelo en las puntas cuando quieras. El aceite de almendras es estupendo para evitar la sequedad y las puntas abiertas. Échate unas gotas en los dedos y aplícate el aceite en las puntas varias veces al día para mantener tu pelo fuerte y bonito.

Consejos

  • Utilízalo regularmente como tratamiento natural.
  • Aplícatelo como un tratamiento con aceite caliente.
  • También puedes probar a comer unas cuantas almendras a diario, con los cereales, como aperitivo al medio día o en la ensalada.

Advertencias

  • No calientes demasiado el aceite.

Cosas que necesitarás

  • Aceite de almendras
  • Gorro de ducha
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página