Cómo doblar sábanas

Un mejor sueño en el dormitorio y menos desorden en los armarios son dos beneficios por lo que se debe saber cómo doblar sábanas de cama correctamente. Unas sábanas nuevas y frescas son más cómodas para la mayoría de durmientes, que la ropa de cama arrugada. Unas sábanas bien dobladas ocupan menos espacio en los armarios y cajones y se ven más limpias. Es importante aprender a doblar sábanas de cama, incluyendo la sábana encimera fácil de manejar y la complicada sábana bajera.

Dobla una sábana bajera

  1. Retira la sábana bajera de la secadora. Esta es la sábana con los bordes con elástico que abrazan al colchón.
  2. Dobla la sábana bajera al revés. Ponte de pie mientras sujetas la sábana delante de ti. Coloca tus manos en dos esquinas adyacentes (las partes elásticas) en uno de los lados más cortos de la sábana porque estarás doblando estas esquinas juntas.
  3. Junta tus manos. Dobla la esquina de la sábana en tu mano derecha sobre la esquina que está en tu mano izquierda.
  4. Dobla la otra esquina. Mantén las dos esquinas de la sábana bajera en tu mano izquierda. Alcanza tu mano derecha y sujeta la esquina que cuelga adelante. Levanta esa esquina y dóblala sobre las dos esquinas de tu mano izquierda. La esquina visible estará al revés.
    • Ahora agarra la última esquina y dóblala por encima de las otras tres esquinas en tu mano izquierda.
  5. Coloca la sábana bajera doblada sobre una superficie plana y enderézala. Dobla los dos extremos hacia adentro, de manera que la parte elástica quede en la parte superior de la sábana. Dobla los lados para que los bordes elásticos queden ocultos, luego sigue doblando en forma de rectángulo que es el tamaño que se quiere.
    • Plánchala mientras la vas doblando, si fuera necesario.

Dobla una sábana plana

  1. Sujeta la sábana plana por las dos esquinas superiores a lo largo. Probablemente tus brazos no sean lo suficientemente largos como para sujetarla de manera que quede tirante, en cuyo caso puedes pedirle a alguien que te ayude o puedes colocar la sábana en el piso para que esté plana.
  2. Dobla la sábana por la mitad. Lo que se quiere es doblarla de manera que las esquinas adyacentes coincidan y la vas a doblar por los lados largos. Alisa la superficie una vez que la hayas doblado para evitar que se formen arrugas.
  3. Dobla nuevamente. Vas a doblar por el primer doblez, de manera que termines con un rectángulo largo y angosto. Alisa nuevamente.
  4. Haz el último doblez. En realidad, solo deberías tener que doblar tu sábana plana 3 o 4 veces, dependiendo del tamaño de la sábana. Esta vez vas a doblar la parte superior hacia abajo y la línea hacia arriba donde están las esquinas. Puedes doblarla una vez más, lo cual te dará una sábana doblada más cuadrada.

Dobla una funda de almohada

  1. Agarra la funda delante de ti. Debes doblarla desde la parte inferior (lo cual hace que la funda esté menos arrugada), por el lado más corto.
  2. Dobla por el lado más corto una vez. Ahora tendrás una forma larga y rectangular, la cual necesitarás alisar.
  3. Dobla dos veces más. Alisa cada vez que termines de doblar para que la funda de almohada no quede arrugada. Deberías terminar con un pequeño bulto rectangular.

Consejos

  • Al tender la cama, coloca la sábana encimera con el lado decorativo mirando hacia abajo. Esto hará que se luzca el lado estampado más bonito cuando jales la sábana y la dobles por encima de la frazada.
  • Saca las sábanas de la secadora mientras aún esté tibia. Las sábanas recién salidas de la secadora no tienen arrugas y no necesitarán plancharse. Si te perdiste lo último del ciclo de secado y las sábanas están frías, humedece un paño y colócalo en la secadora. Seca las sábanas y el paño por 15 minutos para eliminar las arrugas.
  • Crea un juego de sábanas para simplificar el hecho de encontrarlas en el armario. Coloca la sábana bajera y las fundas de almohada dobladas dentro de la sábana encimera doblada.
  • Guarda las sábanas en un estante o cajón del armario. El lugar donde las guardes debe estar seco y fresco.

Advertencias

  • Nunca guardes sábanas dobladas en plástico. El plástico puede hacer que se forme moho al hacer que la humedad se quede atrapada ahí.
  • Nunca pongas sábanas dobladas en el armario o en el cajón mientras aún están húmedas. La humedad puede llevar a que se forme moho.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página