Cómo ser generoso con un presupuesto limitado

Los regalos hechos a mano suelen ser más apreciados que los comprados. Muchos de nosotros deseamos hacer regalos a los demás. Vemos a alguien necesitado y tenemos un profundo deseo de acercarnos y ayudarlos. Queremos donar a la caridad que nos interesa y a otras causas. Mucha gente quiere donar también a su iglesia u organización religiosa, usando eso como un medio de ayudar a la comunidad y al mundo. Ese deseo suele verse contrabalanceado por la realidad económica. Cuando se trata de la dura realidad de llegar a fin de mes, muchos de nosotros sentimos la presión de hacer elecciones difíciles que no querríamos tomar.   Todo lo que se puede hacer es dar lo que se tiene. Nadie espera o quiere que entres en una profunda crisis personal para dar. En vez de eso, contribuye de otras formas. Aquí hay unas formas muy efectivas para donar de un modo que no te fuerce a tomar elecciones financieras difíciles y dolorosas.  

Pasos

  1. Da cosas que puedas hacer tú mismo. Tal vez estés tan apretado que no puedas poner un cheque en la bandeja de recolección, pero puedes tomar las peras de ese peral que hay detrás de tu casa, y hacer varias docenas de dulce de pera. Toma esos frascos y dónalos a la organización que querrías ayudar, para ayudarlos con un remate, o entrégalos a los necesitados. Otra opción: Cultiva muchas verduras en tu jardín, y da una buena cantidad de la recolección a los demás. ¿Qué podrías cultivar o hacer que resultara valioso para los demás? Piensa bien qué sería, toma los pasos necesarios, y dona el fruto de tu trabajo.
  2. Regala tu tiempo. ¿Tentado por donar a la radio pública pero con miedo de que te deje en una posición económica difícil? Ofrece donar tu tiempo haciendo tareas sencillas, como atender el teléfono en época electoral. Ofrécete para trabajar como recepcionista unas horas y trabaja para ellos. El regalo de tu tiempo muchas veces puede resultar más valioso que el poco dinero que podrías llegar a juntar.
  3. Regala tu paciencia. Muchas obras de caridad tienen trabajos tediosos que nadie quiere hacer. En vez de poner tu dinero en sus manos, pon tu paciencia. A veces hay alguna tarea que requiere mucha paciencia y obstáculos que sortear para que todo salga perfecto. Tal vez puedas mostrar tu paciencia haciendo trabajo voluntario para ayudar con la catequesis preescolar, o como asistente un día a la semana.
  4. Regala tu compasión. Los hospicios suelen necesitar desesperadamente gente compasiva para que dé un paso al frente y ayude a las personas en el término de sus vidas. Si eres una persona muy compasiva, esta es otra excelente forma de dar algo especial de ti mismo, un regalo que otras personas con mucho dinero en los bolsillos muchas veces no pueden o no quieren dar.
  5. Regala tu experiencia. Mucha gente tiene experiencia en una determinada área: programación de computadoras, tareas paralegales, enseñanza, etc. Estas cualidades tienen un gran valor para los demás, y es por eso que muchas veces te ayudan a ganar un buen dinero. Aplicar estas habilidades en una organización de caridad puede ser más valioso -si puedes ofrecer tus conocimientos de programación para que hagan su propio software, has regalado lo que cuesta que alguien los asesore con ese producto de software, y eso puede ser una gran cantidad. ¿Eres bueno con la contabilidad? Ayudar como auditor gratuito en las obras de caridad que te interesan puede llevarles un tremendo valor. Esto además puede ayudarte a rellenar tu currículum profesional. Todo lo que hagas en tu campo es experiencia, sea paga o voluntaria. De hecho, tal vez recibas un proyecto realmente desafiante que realmente te ayude a probar tu valor dentro del mundo profesional.
    • Sea cual sea tu área de experiencia, puedes ayudar a mucha gente a ser más eficiente en sus actividades caritativas, o directamente a manejar y disfrutar sus propias vidas, haciendo que tu conocimiento esté disponible para el mundo a través de Internet. Sitios como WikiHow (para tutoriales), Wikipedia (para conocimiento general) y, para programación de computadores, muchos sitios de Software Libre, ayudan a que tus conocimientos beneficien a tanta gente como sea posible. Y si requieres que quienes lo reciben lo compartan libremente, te asegurarás de que todos, incluido tú mismo, se beneficie de lo que ayudaste a crear.
  6. Regala tu entusiasmo. Considera ser mentor o tutor de un niño o joven a través de una caridad reconocida.

Consejos

  • “Da lo que puedas” no necesariamente significa exprimir unos centavos de una roca. Prueba tener una mirada más amplia. ¿Qué puedes dar en realidad? Cuando encuentres formas de dar, encontrarás mucha realización personal en la vida, incluso de maneras que nunca imaginaste.
  • Dar lo que más se necesita es una excelente forma de marcar una gran diferencia con muy poco, ya que tiene el impacto más grande. En la mayoría de las circunstancias, dar lo que sea será siempre de ayuda y apreciado.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página