Cómo aceptar ante tu pareja que te excitan sus pies

No te avergüences por sentir una atracción por los pies seductores y sensuales de tu pareja. Hay una forma de decirle a esa persona especial que te excitan sus pies sin causar furor. Si quieres saber cómo confesarle tu obsesión por los pies, solo sigue estos sencillos pasos.

Sienta las bases

  1. No se lo confieses de inmediato. Si quieres que tu pareja acepte que te excitan sus pies, lo peor que puedes hacer es contárselo de forma impulsiva. Si están justo a la mitad de la primera cita o incluso besándose por primera vez y le dices: "¡Me excitan tus pies!", probablemente la cita girará en la dirección equivocada. Si quieres contarle a tu pareja de tu obsesión por los pies y obtener los mejores resultados, tienes que esperar a que llegue el momento perfecto, cuando se conozcan un poco mejor.
    • Lo ideal es que esperes hasta que tengan una experiencia sexual antes de discutir sobre tu obsesión por los pies. De lo contrario, puede ser demasiado y muy pronto.
    • Por otro lado, no debes esperar demasiado tiempo. Si caminas hacia el altar antes de admitir la obsesión por los pies que has tenido toda la vida, es posible que te metas en serios problemas.
  2. Empieza tocando los pies de tu pareja cuando estés listo. Una vez que te sientas más cómodo con tu pareja, es el momento de tantear el terreno. Si han estado en la cama a diversos grados de desnudez, puedes tratar de besar el vientre de tu pareja, las piernas y luego llegar hasta los pies. No vayas directamente a los pies porque puedes asustar a tu pareja. También puedes simplemente empezar tocándole los pies si están viendo la televisión y quieres darle un masaje sensual en los pies.
    • Aún no empieces a lamer o a chupar los pies de tu pareja, ya que podría ser demasiado y muy pronto también.
  3. Observa su reacción. ¿Cómo reacciona cuando le acaricias los pies? ¿Escuchas susurros de aprobación, te dice que se siente bien y ves una buena sonrisa relajada en su rostro? De ser así, entonces las cosas van por el camino correcto. Si tu pareja se aleja o incluso te dice abiertamente que no le gusta que le toques los pies, entonces es momento de abandonar la misión.
    • Si tu pareja reacciona de forma negativa, no te desanimes. Aún puedes cambiar las cosas. Sin embargo, esto significa que no debes intentar tocarle los pies otra vez hasta que hayan hablado al respecto.
  4. Si tu pareja reacciona de forma positiva, elogia sus pies. No exageres, simplemente dile: "Tus pies son sensuales" o "Me encantan tus pies". No hagas que parezca una obsesión todavía; simplemente dile a tu pareja que sus pies específicamente son increíbles. Esto hará que sea más fácil para tu pareja entender la noticia, que si le confesaras rotundamente que te encantan los pies de todo el mundo antes de prestarle atención especial a los suyos.
    • Además, si eres hombre y realmente sientes que necesitas decirle algo de sus pies, puedes elogiarla al salir una noche. Puedes decirle: "Tus pies lucen muy bien con esos zapatos". Pero no exageres o sabrá que tienes una obsesión por los pies y pensará que es lo único que te interesa de ella.

Admite que te excitan sus pies

  1. Elige el momento adecuado para hacerlo. ¿Cuándo es el momento adecuado para aceptar ante tu pareja que te excitan sus pies? No hay una regla de oro, pero probablemente no deberías hacerlo a la mitad de una relación sexual. En lugar de eso, elige un momento en el que ambos estén pasando el rato, se sientan bien con el otro y además tengan un poco de privacidad. Puedes decírcelo a tu pareja al regresar a tu casa y cuando creas que puedan estar a punto de tener un momento sexual otra vez.
    • Admitirlo a la mitad de un momento sexual o de abrazos puede ocasionar una reacción inesperada y puede afectar el ánimo (¡aunque no arruinarlo para siempre!).
  2. Actúa un poco nervioso. Aunque tu obsesión podría ser algo que has tenido durante años y te parece perfectamente normal, debes tenerle consideración a tu pareja. Por supuesto que piensas que los pies son excitantes; muchas personas comparten ese sentimiento. Sin embargo, a una persona que no siente lo mismo, esta noticia le parecerá un poco inesperada, así que no deberías hacer el comentario simplemente como si estuvieras anunciando que piensas que va a llover.
    • Dile: "Hay algo que tengo que decirte..." y permite que tu pareja vea que tienes algo importante que decirle para atraer su atención.
    • No actúes demasiado nervioso o tu pareja también se pondrá nerviosa. Simplemente actúa con suficiente nerviosismo como para demostrarle a tu pareja que realmente te importa lo que piensa.
  3. Sácalo a la luz. Sé honesto. Simplemente dile: "Escucha, tengo una obsesión por los pies" o "Quiero que sepas que tengo una obsesión por los pies". Eso es todo. No es necesario que le digas por qué, por cuánto tiempo la has tenido o lo mucho que te encantan los pies sensuales y atractivos. Solo díselo a tu pareja, sácalo a la luz y siente el alivio de que por fin lo confesaste. Haz contacto visual con tu pareja, mira a su rostro y espera su reacción.
    • Si no te dice nada, puedes preguntarle: "¿Qué piensas?". Pero en general, es buena idea darle a tu pareja un poco de tiempo para que procese la noticia.
  4. Reacciona de forma adecuada a los sentimientos de tu pareja. Hay algunas formas en que se puede tomar esta noticia. El mejor de los casos sería si tu pareja te dijera: "¿En serio? Eso es sexy. ¡A mí no me molesta en absoluto!". Sin embargo, es más probable que tu pareja quiera más información o no sabrá muy bien cómo reaccionar. El peor de los casos sería si tu pareja rechazara por completo tu obsesión y pensara que los pies son completamente asquerosos. Pero tú has cumplido con tu parte y ahora es el momento de tener madurez y hacerle frente a la reacción de tu pareja de forma tranquila y adulta. Pase lo que pase, debes estar orgulloso de ti mismo por ser honesto.
    • Si tu pareja acepta tu obsesión por los pies en el mismo momento, genial. Prepárate para una noche de diversión atrevida.
    • Si tu pareja necesita un poco de tiempo para lidiar con el asunto, toma las cosas con calma. No trates de tocarle los pies demasiado durante su próxima sesión de besos. Espera a que tu pareja te dé su consentimiento.
    • Si tu pareja está completamente en desacuerdo, no tienes que tratar de forzar las cosas. Eso solo las empeorará. Ahora te toca a ti decidir si puedes llevar una relación que no te permite satisfacer tu obsesión por los pies. También existe la posibilidad de que con el tiempo llegue a entusiasmarle y a sentir curiosidad después de un rato.

Consejos

  • Trata de ofrecerle un masaje en los pies después de un largo día en el trabajo o en la escuela.
  • Si a tu pareja le gusta usar esmalte de uñas, dile que debería probar usar cierto color o que un color determinado luciría bien en sus pies. Esto funciona como amuleto. Más adelante se dará cuenta de que siempre te fijas en ellos y empezará a preguntarse. Esperemos que no le parezca extraño.
  • No le arranques los zapatos y empieces a acariciarle los pies en cuanto regrese a su apartamento o casa. En la mayoría de los casos, esto causará problemas.

Advertencias

  • Tu pareja podría aprovecharse del asunto y empezar a obligarte a olerle, lamerle o besarle los pies durante largos períodos de tiempo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página