Cómo superar tu miedo a hablar en público

¿Sabías que hablar en público es el temor #1 en Norteamérica? ¡El segundo temor más grande es a la muerte! Si tú tienes miedo a hablar en público, no estás solo. Primero debes reconocer lo que es el “miedo”. El miedo es la anticipación al dolor. ¿El miedo es real o imaginario?  

Pasos

  1. Encuentra el origen. El origen de tu miedo es este: no saber qué pasará cuando estés enfrente de la gente, dando tu discurso o haciendo tu presentación. El miedo no es porque no conozcas de lo que hablas, es que no sabes qué pasará cuando pises el estrado.
    • El miedo a ser juzgado, de cometer un error, de no estar a la altura, de lastimarte ya se mental o físicamente; todo esto puede llevarte a no realizar una buena presentación (discurso, seminario, presentación de ventas, etc.). Recuerda que la gente de la audiencia realmente quiere que tú tengas éxito. Nadie está ahí esperando que seas aburrido o malo. Si tienes un material auténtico y cubres todos los puntos con claridad, ya llevas ganado ¾ de tu batalla contra el miedo.
  2. Confronta tus miedos. Si sientes que las rodillas seden ante el miedo, recuérdate a ti mismo que el miedo se mantiene de evidencia falsa que aparenta ser real. Es casi seguro que cualquiera que sea tu miedo, no pasará. Si hay una preocupación real, por ejemplo que se te olvide algo importante, haz algo acerca de ello y deja de preocuparte. Recuerda, siempre puedes perder el miedo si utilizas la razón.
  3. Respira profundo. Practicar un ejercicio de respiración antes de seguir adelante te ayudará a relajar tu cuerpo y tu mente. Aquí un ejercicio que puedes hacer donde sea, incluso en bastidores. Párate y siente el suelo que toca tus pies. Cierra tus ojos e imagínate suspendido del techo por un cable delgado. Sólo escucha tu respiración y hazte saber que no hay prisa. Respira lentamente hasta que puedas tomar aire por 6 segundos y exhalar por 6 segundos. Ahora podrás seguir adelante totalmente relajado y con confianza.
  4. Relájate. La relajación es el arte de dejar ir. Hay muchas formas de dejar ir. Puedes imaginar que estás hecho de hule y que todo te rebota. O puedes sentarte enfrente de un espejo y tratar de imitar el ruido que hacen los caballos con tus labios.  ¿Por qué no recostarte en el suelo y pretender que flotas? O, sólo colapsar en el suelo como una muñeca de trapo. Dejar ir las cosas hace que el cuerpo esté menos tenso y hace que tú estés más tranquilo y relajado.
  5. Aprende como hacer que la audiencia se enganche y te siga. Si aún no has tomado un curso de desarrollo profesional para hablar en público, considera encontrar un curso de entrenamiento para hablar en público que sea apropiado para tus necesidades. Aprender el arte de hablar en público puede mejorar tus resultados en una sala de juntas, en una presentación de ventas e incluso acelerar tu ascenso en la escalera corporativa. Es una habilidad necesaria para cualquier ejecutivo y/o dueño de un negocio.
  6. Haz uso de las flexiones de pared. Las flexiones de pared era una técnica usada por Yul Brynner, estrella del musical “El rey y yo”. Esto es lo que debes hacer. Párate a unas 18 pulgadas de separación de la pared y pon las palmas de tus manos planas sobre ella. Empújate en contra de la pared. Conforme empujes, tus músculos abdominales se contraerán. Conforme exhalas, sisea y contrae los músculos debajo de tu caja torácica como si estuvieras remando contra la corriente. Haz esto unas cuantas veces y todos tus miedos al escenario se desvanecerán.
  7. Reconoce que tu nerviosismo no se puede ver. Cuando estés caminando hacia el estrado, nadie sabrá que estás nervioso. Tu estómago puede estar hecho un nudo y puedes sentirte como que te vas a enfermar, pero tú realmente no estás mostrando ningún comportamiento nervioso. Algunas veces, al hablar en público, tú piensas que las personas pueden notar que estás nervioso y esto te pone aún más nervioso. Sólo hay unos cuantos indicios sutiles que muestran que una persona está nerviosa y son tan poco notables, que las personas ordinarias no le prestarán más de un segundo de su atención, así que no te preocupes tanto. Las personas no ven a la persona extremadamente nerviosa que está dentro de ti.  
    • Fanfarronea. Párate erguido, con los hombros hacia atrás y saca el pecho. Sonríe, aún cuando no te sientas feliz ni confiado, hazlo. Te verás confiado y tu cuerpo engañará a tu cerebro al hacerlo pensar que tienes confianza.
  8. Debes saber que la adrenalina envía el flujo sanguíneo a las centrales de defensa de tu cerebro que se encuentran en la base del cráneo. Pon tu mano en tu frente y presiona gentilmente en los puntos óseos. Esto traerá la sangre a las partes del cerebro que la necesitan para hacer una mejor presentación de tu discurso.
  9. Practica. Encuentra organizaciones de negocios, redes y clubes en tu área (tal como grupos internacionales) que puedan brindarte la oportunidad de practicar. Recuerda elegir temas en los que ya eres experto. Hablar de un tema con el que no estás familiarizado incrementará tu estrés y obstaculizará tu presentación.
  10. Compra algún software para grabar y graba todo en tu laptop. Revísalo para ver donde puedes mejorar. Invita a oradores profesionales a tu presentación en vivo para que te den su opinión. Date la oportunidad de aprender más cada vez que sales.
  11. Prepárate. Asegúrate de conocer el material que vas a cubrir, haz un esquema detallado y resúmelo en puntos básicos para memorizarlos. Incluye los incisos y el título del discurso. Aquí una idea que te ayudará a elaborar tu discurso para que fluya bien:
    • Asocia cada parte del esquema con un “cuarto” de tu casa. Tu primer punto es la entrada principal. El segundo punto es tu pasillo/cocina/sala (y así vas a través de tu casa con tu imaginación), etc.
    • Asocia cada inciso con los cuadros de la pared. Haz que los cuadros te muestren algo que te ayude a recordar el punto. Entre más ridícula sea la idea más lo recordarás (siempre y cuando no te distraiga).
    • La mañana de la presentación, camina a través de “la casa” en tu mente para “descifrar” la técnica de memorización.  

Consejos

  • Recuerda, ¡incluso los profesionales aprenden algo nuevo cada vez que salen!
  • Recuerda que cuando se te pide que hables, si vienes de un puesto de servicios, no te puedes equivocar. Recuerda, no es acerca de ti, es acerca de ellos – tu público. Tú no eres la estrella, son ellos.
  • Sé auténtico.
  • Si vas a la escuela, ofrécete como voluntario para leer el texto cuando la clase este leyendo libros de texto.
  • No te tomes nada personal.
  • Recuerda, no te ves tan nervioso como te sientes.
  • Cada vez se vuelve más fácil. Practicar es algo bueno.
  • Sólo tú sabes lo que se supone que vas a decir o hacer, así que está bien cambiar las cosas durante la presentación (está bien no decir palabra por palabra, según lo escribiste).
  • Confía en ti.
  • Dite a ti mismo, “Uno es admirado cuando ve por encima del hombro”.
  • SONRÍE y trata de hacer algunas bromas para tratar de ocultar tu nerviosismo. La audiencia se reirá (¡pero en el buen sentido, por supuesto!) y pensará que eres realmente gracioso. No trates de ser gracioso en situaciones serias como en funerales o en una reunión importante, ¡o puede que te metas en grandes problemas!
  • Si piensas que las personas con las que estás hablando te juzgarán demasiado, piensa que no son ellas mismas. Piensa que son tus familiares o amigos. Personas que te respetan y que no te juzgarían si te equivocas.

Advertencias

  • Si no tienes la respuesta para una pregunta, pregúntale a la audiencia si alguien de ellos sabe la respuesta (no necesitas admitir que no la sabes… sólo pregúntale a la audiencia).
  • No des respuestas erróneas o desinformadas. Pospón la respuesta para después y pregunta, “está bien si regreso en un momento contigo. Quiero estar seguro de cubrir bien el tema y darte la respuesta correcta”.
  • Evita pararte detrás de un podio, mesa o cualquier barrera física entre tú y tu audiencia.
  • ¡Evita aburrir al público con el uso de diapositivas!, ¡Abusar de PowerPoint pondrá a tu audiencia a dormir!

Cosas que necesitarás

  • Materiales opcionales para las presentaciones:
  • Rotafolio, papel rotafolio, marcadores, material promocional, micrófono, atril (para poner tus notas en él), mucha agua (toma mucha) y confianza de que lo harás genial en la presentación.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página