Cómo usar artículos del hogar y de baño para eliminar el acné

Si padeces de acné, puedes ir al doctor o dermatólogo para pedirle un consejo sobre los tratamientos disponibles. Debes tener un buen régimen de limpieza para tu rostro, con el fin de que te ayude a eliminar el acné. Estas son las mejores maneras para lidiar con el acné y son más eficaces que los remedios caseros. Debes combinar tu tratamiento con un estilo de vida saludable y activo para conseguir mejores resultados. Sin embargo, si quieres usar algunos tratamientos para el acné en casa, hay varias posibilidades.

Usar artículos de baño

  1. Usa el tratamiento de peróxido de benzoílo. El peróxido de benzoílo es el ingrediente activo de muchos de los tratamientos para el acné más eficaces que puedes comprar en las tiendas o que los doctores recetan. Si tienes un producto con peróxido de benzoílo en tu baño, ese debe ser tu primera opción para tratar el acné.
    • Es probable que encuentres peróxido de benzoílo en los productos para la limpieza del rostro, como los exfoliantes y limpiadores faciales.
    • Revisa los ingredientes de un producto de limpieza facial que encuentres en tu baño para ver si contiene peróxido de benzoílo.
    • Estos productos tienen un efecto antibacteriano y de secado, y como tal podría irritar o secar la piel sensible.
  2. Exfolia tu piel. Usar un limpiador o exfoliante facial puede ayudarte a limpiar y purificar tu piel. Encuentra uno que esté diseñado para tu tipo de piel y póntelo siguiendo las instrucciones de la botella. Después de lavar tus manos y de mojar tus rostro, masajea suavemente el exfoliante en tu rostro antes de enjuagarte con agua tibia.
    • Un exfoliante puede ser muy fuerte, así que tu piel es propensa al acné, debes exfoliarla completamente una o dos veces por semana.
    • Hacerlo con más frecuencia podría irritar tu piel y empeorar el acné.
    • Huméctate y exfóliate para volver a hidratar tu piel.
  3. Usa un poco de aceite de árbol de té. El aceite de árbol de té ha demostrado ayudar a reducir los efectos del acné. Al igual que el peróxido de benzoílo, el aceite de árbol de té funciona al limitar la producción de aceite y al combatir las bacterias. Si tu piel es sensible, podría causar efectos secundarios, incluyendo escozor, ardor o descamación. Úsalo con cuidado al inicio para ver cómo reacciona tu piel.
    • Coloca algunas gotas de aceite en una bolita de algodón o hisopo y frótalo suavemente en tu rostro.
    • No tomes el aceite de árbol de té por la vía oral.
  4. Considera usar un producto tópico antibacteriano. Los antibióticos tópicos pueden funcionar de manera eficaz para combatir la cantidad de bacterias que se desarrollan en la superficie de tu piel. Por lo general, un doctor o dermatólogo receta ese tipo de tratamientos. Consulta con un doctor antes de ponerte una crema o gel antibiótico en tu rostro.
    • No uses un jabón antibacteriano simple (el que tienes en el baño) en tu rostro.
    • Este tipo de jabón contiene químicos que no están diseñados para el rostro y pueden resecarlo e irritar tu piel.
  5. Investiga los derivados de la vitamina A (retinoides). El doctor receta estos tratamientos. Funcionan sacando los comedones para que otros medicamentos tópicos pueden entrar en los folículos y ser más eficaces. No debes intentar duplicarlo al tomar bastante vitamina A por vía oral, ya que no tiene el mismo efecto y puede causarte otros problemas de salud, incluyendo un daño potencial en el hígado.

Usar artículos del hogar

  1. Usa una solución de sal marina. La sal marina puede tener efectos antiinflamatorios para tu piel, así como mejorar la función de barrera en tu piel. Encontrarás muchos productos para el cuidado de la piel que contengan sal marina, pero también puedes preparar tu propia mezcla con artículos del hogar. Sin embargo, recuerda que una solución hecha en casa no será tan eficaz como una preparada en condiciones adecuadamente esterilizadas.
    • Si decides preparar una solución en casa, mezcla una cucharadita de sal con dos tazas de agua.
    • Masajea suavemente el exfoliante en tu rostro y enjuágate con agua tibia.
    • Si tu piel es seca o sensible, o si tu acné es moderado o grave, primero consulta con un profesional de la salud.
  2. Considera usar el zumo de una fruta cítrica. El ácido natural, el alfa hidroxiácido, se encuentra en las frutas cítricas. Cuando lo pones en tu piel, puede ser eficaz para eliminar las células de piel muerta y para abrir los poros. También puede disminuir la aparición de cicatrices causadas por el acné. Agrega un poco de agua a un poco de zumo de limón y coloca un poco en tu rostro con un hisopo de algodón.
    • Uno de los efectos secundarios del alfa hidroxiácido es una mayor sensibilidad al sol.
    • También podría causarte rojez, escozor e irritación.
  3. Coloca miel en tu rostro. La miel se ha usado por mucho tiempo como un tratamiento tópico para los problemas de la piel. Tiene poderosas propiedades antibacterianas, pero no es tan confiable para usarla como un medicamento. Colocarla en tu piel como una mascarilla y dejarla entre 20 a 30 minutos antes de enjuagarte puede ayudarte a combatir el acné.
    • La miel orgánica o de Manuka son las mejores opciones.
    • Busca miel de Manuka con un factor mínimo de 10 UMF.
  4. Limpia tu rostro con aceite. El limpiador de aceite está convirtiéndose en una manera cada vez más popular de combatir el acné. Los estudios indican que usar aceite disolverá con más eficacia y ayudará a eliminar el exceso de sebo en tu rostro, el cual contribuye al acné. Puedes usar el aceite que tienes en la cocina. Como no es un método completamente científico, las fórmulas no son precisas, pero son un punto de partida.
    • Si tu piel es grasosa, mezcla 30 % de aceite de ricino con 70 % de aceite de girasol.
    • Si tu tipo de piel es más equilibrado o mixto, agrega más aceite de girasol. Usa 20 % de aceite de ricino y 80 % de aceite de girasol.
    • Si tu tipo de piel es seca, usa hasta 90 % de aceite de girasol con 10 % de aceite de ricino .
    • Masajea el aceite en tu rostro en la noche antes de enjuagarte con una toallita húmeda y tibia.
  5. Considera usar bicarbonato de sodio. Para muchas personas, las mascarillas de bicarbonato de sodio son una manera comprobada de combatir el acné. No tiene un valor médico demostrado, pero las cualidades alcalinas del bicarbonato de sodio pueden combatir los irritantes ácidos de la piel. Asimismo, las mascarillas de bicarbonato de sodio pueden tener un efecto relajante en tu piel.
    • Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio con suficiente agua para preparar una pasta delgada.
    • Coloca la mascarilla en tu rostro, evitando las áreas sensibles alrededor de los ojos.
    • Déjala de 15 a 20 minutos, antes de enjuagártela y secarte con palmaditas.

Consejos

  • Toma de 6 a 8 vasos de agua al día.
  • Es posible que tengas que realizarte algunos tratamientos.
  • Siempre debes lavar tus manos primero.
  • Evita la tentación de apretar o estrujar tus granos.

Advertencias

  • No realices los tratamientos demasiado cerca de tus ojos.
  • Algunos tratamientos podrían causarte escozor y rojez.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página